El último show de Juan Carlos de Borbón

A Rey Muerto: Rey puesto

A más de uno tomó de sorpresa la abdicación del tristemente célebre "rey de copas" quien con rostro golpeado y ausente y voz gangosa por los años, habló en un escenario previamente preparado, al igual que su alocución ensayada como la de un político cualquiera.

La conclusión era evidente: Un nuevo parásito borbónico se apresura a tomar la batuta del derroche, del apoyo al capitalismo salvaje, a las dictaduras abominables de los países árabes y las euroinvasiones que desembocan en gobiernos ilegítimos como el que padece Ucrania. Horas más tarde, el inefable Mariano Rajoy pretendió engañar a medio mundo que tiene acceso a Internet o que ha padecido la dictadura franquista, con el cuento manoseado de que el "rey de copas" pavimentó el camino a la democracia e inició las reformas y otros cuentos de camino. Los videos contradicen al caballero de marras y muestran cómo el borbónico "demócrata" alguna vez señaló que el maldecido dictador Francisco Franco Vaamonde, su padrino, era un "ejemplo viviente" por su "desempeño patriótico al servicio de España", al combatir ferozmente el comunismo, además de provocar aquella célebre matanza en el pueblo de Guernica, que inspirara al cubista Pablo Picasso. ¿Es que son montajes sus apariciones fotográficas con otros maldecidos hombres como Augusto Pinochet y el terrible Jorge Videla?.

Pero la empobrecida y otrora orgullosa España, a estas alturas del partido, debe conocer la verdad. Que sus ciudadanos no pueden estar orgullosos de inclinarse torpemente ante alguien que es tan igual y humano como ustedes y nosotros. Nunca el "borbónico majadero" tataranieto del cobardón de Fernando Séptimo, representó a ningún español de ninguna clase, salvo a la casta empresarial de la cual fue otro extraordinario "lobbista" y que hoy expolia y empobrece no solo a España, sino a cualquier otro país: los banqueros del Grupo Santander, los ladrones de Repsol y los saqueadores de Telefónica de España, tienen mucho que decir de bellezas de este maestro de las formas palaciegas decadentes.

No podré entender nunca como podía ser imagen de una "democracia parlamentaria", pasticho incongruente con la realidad, un individuo que siempre vivió de espaldas a su pueblo derrochando dinero de su pueblo en viajes costosos, para asesinar algún que otro elefante en algún país africano mientras le "falseaba los sudaderos" a su consorte. ¿Como puede ser orgullo de su patria disminuida un caballero que, en plena adolescencia asesinó a su hermano, cosa que le perdonó su padrino Francisco Franco?.

Basta de recordar el curriculum de este desvencijado señor, con quien solo se identifican los pendejos monarquistas como los señores del Noticiero Caracol y los miembros de la rancias oligarquías. El destacado profesor Juan Carlos Monedero, los cinco eurodiputados del partido español llamado "Podemos", la Izquierda Unida y, en fin, las fuerzas progresistas, independientemente de su ideario, ahora empujan al pueblo español para que decida por sí mismo su destino. Deben convencerlo de que sí tiene ventajas vivir en democracia, aunque ningún régimen es perfecto y que los ladrones de cuello blanco están en todas partes. Que no es rentable que, mientras los tontos trabajan, los protegidos del rey de copas expolien al pueblo y le quiten algo más que su dinero y sus viviendas, mientras que el renunciante y su familia se dan la gran vida, "luchando duramente". Que un monarca no es en modo alguno un mandatario, cosa que demuestra la existencia de los Primeros Ministros. Que la monarquía ni siquiera para cuentos infantiles puede servir. Que por eso fue que las revoluciones europeas triunfaron, porque eliminaron un sistema caduco, ajeno al sentir popular. Y que en fin, solo se puede arrodillar uno ante Dios, como dijera el Presidente Abraham Lincoln a un hombre que seguía creyéndose esclavo.

Esta presión que hacen los españoles que despertaron deberá ser eficaz, pese a los "sectores impíos" que esperan "con mano ajena" que el nuevo parásito les reafirme sus inmerecidos privilegios. Ojalá un día no muy lejano podamos hablar de la República de España, que sí es sinónimo de democracia verdadera.

¡Que viva la Tercera República Española!. Y que viva quien la puede inspirar mejor: El Libertador Simón Bolívar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1642 veces.



Ramón Jaramillo

Ingeniero Electrónico, creyente en el Socialismo y el Software Libre. Mis temas: Historia, Política, Matemáticas, Física y Música. buenomalo.blogspot.com/

 ramjar@cantv.net      @ramoningeniero

Visite el perfil de Ramón Jaramillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: