¡La batalla trasera!

Es sorprendente el apoyo que hemos recibido de más de 160 países del mundo en contra de la escalada injerencista del gobierno imperial de USA y el decreto de Obama declarándonos una amenaza inusual y extraordinaria para su imperio. Y es precisamente en ese marco que el proceso de recolección de firmas contra este aberrante decreto tiene que ver con un aspecto esencial de nuestra Constitución: la obligación que tenemos los venezolanos y venezolanas y quienes aquí residen de defenderla frente a cualquier amenaza. La oposición pitiyanqui ha querido banalizar este hecho declarando que el Decreto de Obama contra Venezuela es un ejercicio de disuasión o un hecho fortuito. No entienden que en la Cumbre de Panamá se decidirá el destino del mundo, porque el mundo, que ya había cambiado con la caída de la Unión Soviética para convertirse en unipolar, ahora está en crisis. Venezuela es la esperanza de libertad y justicia que cambió las relaciones de fuerza en el mundo y muy especialmente en nuestro continente, es el sueño bolivariano revivido por Chávez de unificar a toda América Latina y el Caribe que hoy recorre el nuestra tierra como una esperanza de libertad y soberanía.

Recientemente el Secretario General del PPT Rafael Uzcategui, afirmó: "Debemos preguntarnos por qué el Presidente Barack Obama, quien se niega a reunirse con la comunidad afroamericana de su país, que aún sigue siendo víctima de discriminación racial, se reúne ahora, directamente, en Jamaica, con las autoridades afrodescendientes de los países del Caricom. Todo responde a su deseo de torcerle el brazo a los países del mundo, ofreciéndoles su paquete energético neoliberal"

Es claro que el petróleo es el elemento disuasivo que ha encontrado el Gobierno Norteamericano para seguir atacando a Venezuela y sus aliados. Sin embargo, la repuesta internacional en apoyo a Venezuela frente a las amenazas injerencistas de los EE.UU son abrumadoras, tenemos el apoyo de Unasur, la OEA y hemos sido reiteradamente apoyados por los pueblos y los gobernantes de todo el globo. Las firmas son asumidas por la inmensa mayoría del pueblo como una responsabilidad que tenemos todos los venezolanos de comprometernos con la defensa de la Patria y de no convertirnos en otra Libia, Irak o Siria. Mantener nuestra determinación de ser libres y seguir nuestro propio camino es el desafío para avanzar en la construcción del Socialismo Ético, Critico, Productivo y Bolivariano.

Obama recibirá en la Cumbre una lección de lo que significa la solidaridad de los pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1053 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: