Obama inaugura la misión paja

La oposición venezolana una vez más, queda desnuda y el "Yo no fui", "No estuve allí" y "No sabemos de que golpe habla el gobierno", como excusa para escurrir el bulto de la conspiración y actividades criminales en contra del pueblo venezolano y la patria bolivariana, la volvió polvo el amo del norte que le paga y ordena la conducta que debe seguir para desestabilizar la democracia venezolana. La proclama de Obama la dejó con el trasero al aire expuesto a la llama bolivariana.

Barack Hussein Obama, con la orden ejecutiva que presentó ante el Congreso Norteamericano, en la cual declara la emergencia nacional y a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos de Norteamerica, por el mero hecho de que la justicia haya sometido a juicio a los cabecillas de la violencia que dejó más de cincuenta muertos en menos de un año con las acciones violentas dirigidas a derrocar el gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro Moros, no ha hecho otra cosa que desenmascarar a sus cobardes lacayos, que lanzan la piedra y esconden la mano.

La grosera injerencia del presidente norteamericano, en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela y la amenaza a nuestra paz y soberanía, lo único que deja bién sentado, es que Antonio Ledezma, Leopoldo López, María Corina Machado y Julio Borges, son sus agentes en nuestro país y a los cuales está dispuesto a defender a cualquier precio, sin descartar ninguna posibilidad.

La grotesca posición de Obama, tiene varias vertientes y todas desembocan en la misma fuente, salir de Maduro y enterrar la revolución bolivariana. Esa orden ejecutiva que solo es usada por el presidente en escenarios de guerra, le da la posibilidad de atacar militarmente a nuestra patria. Pero en honor a la verdad y tomando en cuenta la dinámica de la geopolítica mundial, creemos que se trata de un escenario remoto, debido a la situación que atraviesa el imperio, cuyas bases cada día se debilitan, en primer lugar por los movimientos internacionales que pujan por el mundo pluripolar y multicéntrico, en segundo lugar por la delicada situación económica y financiera que amenaza con llevarle a una peligrosa depresión y lo más importante la llama interna de la rebelión de los descamisados, que cada día se aviva con la violencia racial en las calles de la diversas ciudades de la "Unión", que mas temprano que tarde volará en pedazos, peor que la URSS.

Sin embargo la propaganda antivenezolana puesta en boga por el premio nobel de "La Paz", tiene un objetivo inmediato. El objetivo no es otro que sembrar terror en el pueblo chavista y tratar de inmovilizarlo, para que no concurra a los comicios para renovar la Asamblea Nacional, lo cual pudiera favorecer al fascismo venezolano, con una mayoría parlamentaria que propiciaría el golpe legislativo, como ocurrió con Mel Zelaya en Honduras y con el Obispo Fernando Lugo en Paraguay.

Afortunadamente la pedagogía chavista educó a este pueblo para identificar y rechazar estas maniobras rastreras de la derecha nacional e internacional y por el contrario con el pajonal que sobre el lomo de la oposición lanzó Barack Hussein Obama, las posibilidades de triunfo son más remotas y hasta ahonda las diferencias en la escena parlamentaria de la MUD. Es así como pudimos observar en las imágenes de TV, ante el asombro y rabia de sus compañeros de bancada a un Ricardo Sánchez, aplaudiendo al presidente Maduro durante su intervención en la Asamblea Nacional, a la cual acudió a solicitar una Ley Habilitante, para enfrentar la agresión imperial.

No hay duda que pese a la guerra económica, a las dificultades existentes, y a los errores que como humano haya cometido Maduro en la conducción del país, el chavismo está cada día mas cohesionado y al lado del presidente obrero y del legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, frente a la agresión extranjera.

La guinda que le faltaba al cocktail de la traición a la patria y que ratifica la subordinación de la MUD al imperio; la puso el Chuo y sus secuaces, cuando en rueda de prensa de manera tácita salió en defensa de la posición del imperio, al banalizar la denuncia del gobierno nacional y señalar que la única amenaza contra el pueblo venezolano es Nicolás Maduro y sus políticas. Esa pose Malinche de la MUD, obliga a quienes hasta hoy creían en sus prédicas a rectificar y a retirarle el apoyo, a quienes no son más que marionetas humanas, asalariadas y manejadas por la Casa Blanca, en contra de la dignidad de la patria bolivariana, como lo demuestra la posición del imperio en defensa de los guarimberos. La declaración de Washington aclaró el panorama para quienes estaban siendo engañados por la oposición. No hay duda que Obama inaugura la misión paja.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1409 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: