Acabemos con la pesadilla

La medidas tomadas por el gobierno bolivariano, contra el agresor gobierno imperialista del norte son aplaudidas por todos quienes llevamos sangre aborigen en nuestra venas, porque representan la dignidad de un pueblo, que desde 1492, cuando en mala hora llegó a nuestro continente la peor carroña del planeta se mantiene en resistencia contra los imperios que le han asediado y que de siempre han contado con “Malinches”, que les sirven de cabeza de playa para profanar la patria de Guaicaipuro, Miranda, Bolívar y otros tantos héroes que han entregado su vida por nuestra soberanía, siendo emblemático, el más reciente, Comandante Hugo Chávez Frías, que rescató la memoria histórica del país.

Desde el mismo momento en que nos sacudimos el sanguinario imperio español, que practicó el genocidio más espantoso que conoce la humanidad, como fue el exterminio de más de 90 millones de nativos que ocupaban estas tierras desde el Rio Grande hasta La Patagonia, vino el acecho de los nuevos imperios, ya no con el mosquete y el cepo para someternos, sino a través del poder económico, que responde a los intereses de la oligarquía apátrida y parasitaria que históricamente ha lamido las botas del cipayo de turno a lo largo de nuestra historia republicana, hasta 1998, cuando el pueblo dijo basta y llevó al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías a la presidencia de la república, con el mayor caudal de votos alcanzado por candidato alguno, en la historia electoral de Venezuela.

La llegada de Hugo Chávez al poder, partió la historia y deslindó con los gobiernos títeres cuyos presidentes apenas electos iban a Washington a ponerse de rodillas y a pedir instrucciones al gendarme de turno del sionismo en la Casa Blanca, para gobernar en Venezuela, que estaba sometida al consenso de Washington y en consecuencia renunciaba a su soberanía.

Chavez, hizo lo contario. Ignoró a Washington y apenas recibió el veredicto del pueblo se fue de gira por Suramérica y el Caribe, para comprometerse con sus homólogos a impulsar la unión latinoamericana y caribeña, para enfrentar las amenazas imperiales y luchar contra la pobreza y la miseria, producto de los saqueos imperiales de nuestra patria grande.

Esto ofendió a la mafia sionista que desgobierna al pueblo norteamericano y declaró al Comandante Hugo Chávez y su revolución, como enemigos del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica y mal ejemplo para el mundo, que necesario era destruir, para rescatar su patio trasero.

Desde entonces y a través de los 15 años de gobierno revolucionario la Casa Blanca y la Unión Europea, como perrito faldero del imperio, han estado aliados en la elaboración de actos criminales contra nuestra patria. La CIA, el MOSSAD y demás agencias criminales al servicio del sionismo internacional, han hecho de nuestro territorio, el escenario para poner en práctica sus libretos desestabilizadores, desde los asesinatos selectivos de dirigentes, las manifestaciones violentas con francotiradores para asesinar a inocentes y a funcionarios del orden público, la exacerbación de la actividad criminal, infiltrando sicarios extranjeros para potenciar el hampa común y con el apoyo de sus asalariados de la mediática necrofílica, vender a la República Bolivariana de Venezuela en el exterior, como un país violento y con la gobernabilidad en crisis.

Estas actividades criminales está demostrado hasta la saciedad, son dirigidas desde la embajada de Estados Unidos y financiados a través de la USAID y la NED, que actúan abierta e impunemente en nuestra geografía, al igual que sus lacayos que reciben el mendrugo a cambio de traicionar a la patria que les vio nacer.

Nos preguntamos: ¿Qué pasaría, si desde la embajada de Venezuela en Washington, se atizaran manifestaciones violentas en las diferentes ciudades de la Unión? ¿Qué pasaría si desde nuestra embajada se financiaran y dirigieran grupos violentos que salieran a las calles a matar policías y guardias nacionales en Washington, Nueva York y otras ciudades importantes? ¿Qué pasaría, si desde Miraflores y desde la Cancillería Venezolana, estuviésemos de manera permanente descalificando y criminalizando al gobierno de Barack Hussein Obama, asegurando que va cada día por el camino equivocado?

Imaginemos lo que sería la mínima reacción del gobierno de las EE UU y tomemos la mejor decisión.´ No podemos forzar la amistad de quien no nos odia y solo quiere ver rodar nuestra cabeza. Una sabia conseja venezolana reza, que: “Mejor solo que mal acompañado. Demos el paso definitivo y acabemos con la pesadilla.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1024 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: