¿Está lista la aplanadora Pentágono-OTAN contra el mundo?

El gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, en su exacerbada arrogancia o tal vez, para sembrar terror en la comunidad internacional, da por descontado, que está en capacidad de dominar al mundo sorteando olímpicamente todos los obstáculos que se le puedan presentar y para ello en el informe militar develado tiene marcados a todos los países importantes del hemisferio, como sus objetivos militares, para invadir y someter a los pueblos que se opongan a su plan criminal de dominar el planeta a través de una dictadura financiera, apoyada con la bota militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, sicario, que desde la última década del siglo XX y en lo que va del Siglo XXI, le ha hecho el trabajo sucio en todas sus incursiones terroristas en el mundo.

La filtración del proyecto guerrerista, quizás con intenciones bien delineadas, ha sido recibido por Rusia y sus aliados sin miedos, ni titubeos y la respuesta de Vladimir Putín, presidente Rusia, no pudo ser mas determinante cuando en rueda de prensa, prácticamente le advirtió que no ignore la mayor parte del mundo, que no apoya sus acomodaticios designios y sin poses ni voces altisonantes dejó bien claro que cualquier aventura occidental tendrá que contar con esa parte del mundo.

El escenario no es ni más ni menos que el de la guerra fría. Es evidente que el imperialismo norteño, está desesperado y busca de alguna manera a través de la siembra del terror tratar de frenar el acelerado avance de la Federación Rusa y China, en lo que en el pasado fue su patio trasero y que los dos gigantes orientales, han penetrado y están apoyando mediante alianzas estratégicas, para su desarrollo con políticas de amistad, de respeto a la soberanía y libre determinación de los pueblos.

Tanto Rusia, como China, no están creando órbitas de países satélites, sino tendiente puentes para hacer amigos y aliados en terreno, que va desde lo cultural, tecnológico, económico pasando por lo militar, en una demostración de que los proyectos hegemónicos cada día tienen menos cabida en un mundo que apuesta a la multipluralidad.

El coloso del norte ya no tiene el poderío que esgrimió durante la segunda mitad del siglo XX, cuando los foros mundiales los tenía a sus píes, arrodillados y se discutía y aprobaba lo que allí disponían sus voceros, como fue el caso de la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos, porque la indómita y aguerrida isla por mandato de su pueblo heroico, se independizó de las cadenas imperiales y colonialistas. Paralelamente fue impuesto el criminal embargo que a lo largo de 50 años ha privado al Caimán del Caribe de todo lo que pueda representar insumos para la subsistencia de ese pueblo, que bajo la batuta del Comandante Fidel Castro Ruz y el Che Guevara, echó de su territorio a los proxenetas, que habían hecho de la patria de Martí un casino y paraíso para el turismo sexual.

Pero ese oprobioso embargo ya no cuenta con el voto cipayo de los encomenderos del imperio, sino que de manera reiterada viene siendo condenado y denunciado y desenmascarando a los hipócritas del Pentágono, como lo que son: racistas, colonialistas, invasores, opresores y auspiciadores de los crímenes de lesa humanidad, contra los pueblos trabajadores del mundo.

Esa demostración de que el miedo que infundía el imperio, con sus invasiones y matanza de pueblos tomó otro rumbo, quedó rubricado con el resonante triunfo de Venezuela en la Organización de Naciones Unidas, donde obtuvo un escaño, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de ese forro, pese a las presiones y amenazas del único y solitario voto en contra de la República Bolivariana de Venezuela.

La guerra del coloso del norte y sus aliados de la Unión Europea,, contra el país suramericano fue bestial. En Venezuela, la CIA y demás agencias criminales del sionismo internacional, intentaron sembrar el terror y la desestabilización, incluso en busca de una guerra civil, con la siembra de paramilitares en su territorio, que durante los tres meses de guarimbas, creadas por la oposición derechista,cobijada en la MUD, asesinaron a soldados de la patria y civiles e incluso intentaron quemar vivos a 80 niños en un centro de educación inicial que funcionaba en una institución oficial., vandalizada y saqueada por los llamados “pacíficos estudiantes”. A través de la canalla mediática internacional estas acciones terroristas preparadas en laboratorios de Miami y financiadas por la casa Blanca, fueron utilizadas para sembrar la matriz de opinión de que en Venezuela se violan los derechos humanos. Los criminales convictos y confesos, que están sometidos a la justicia venezolana, han sido presentados ante el mundo como héroes, paladines de la libertad, como parte de la guerra sucia, contra la candidatura que dejó postulada el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, que cual Cid Campeador, sigue ganando batallas después de su desaparición física.

La determinación de los pueblos del mundo impregnados de la revolución bolivariana que aviva la llama libertaria en las praderas del mundo incluyendo a la Europa, pisoteada por el FMI y el Banco Mundial, a ser libres es inexorable y representa la piedra de tranca para el proyecto globalizador del imperio, que sin duda tiene en rechazo de todos los pueblos del planeta, incluyendo el norteamericano que está adquiriendo conciencia a cerca de la mafia que le gobierna. Los halcones, por muy fanfarrones que sean, saben que en una conflagración nuclear no sobrevivirán para continuar chupando petroleo. No hay duda la guerra es intentar sembrar terror. Pero los pueblos del mundo son otros, diferentes a los del siglo pasado. Para muestras un botón, Suramérica y el Caribe. Por eso la pregunta que dejamos en el aire ¿Está lista la aplanadora Pentágono -OTAN?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1483 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: