Banco del BRICS: una luz en el túnel de la crisis financiera mundial del dólar

Esta semana se firmó en Brasil el acuerdo para la creación del Banco de Desarrollo BRICS lo cual marca la apertura de una alternativa para los países para obtener créditos sin necesitad de imponer medidas devastadoras sociales como lo ha hecho y hace el BM y el FMI.  Pero más que eso, marca el inicio de la salida del dólar como divisa mundial del comercio y la aparición de una futura nueva divisa más sólida que el dólar.  El banco de desarrollo del BRICS podrá financiar a los países en problemas económicos sin las draconianas medidas del FMI y BM que ha castigado y castiga a los pueblos para mantener las hegemonías de monetarias del dólar y euro frente a los países emergentes y en vías de desarrollo. La reciente experiencia de los países europeos así lo demuestra.

El Banco de Desarrollo del BRICS con sede en Shangai y con un capital inicial de 100 mil millones de dólares, estaría apoyado por los países miembros del BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sur África.  Me atrevo a decir sin jugar posición adelantada que este Banco del BRICS es la plataforma ideal para crear una moneda alternativa al dólar estadounidense como divisa de pago en el comercio mundial.  Posiblemente esa moneda se llame BRICS y constituiría una salida alternativa al caído dólar estadounidense que tiene sus días contados como divisa. 

El Banco de Desarrollo BRICH estaría respaldado por el yuan chino, el rublo ruso y la rupia india. Los bancos que respaldan al dólar como divisa del comercio mundial no han presentado una alternativa de facilitar créditos que eviten hegemonizar más aún las economías de los países prestatarios sacrificando sus soberanías y mejoras sociales.  Ni el Banco Mundial (BM), ni el Fondo Monetario Internacional FMI), ni el Banco Internacional de Pagos (Bank for International Settlements o BIS) que es el banco central de bancos centrales con sede en Basilea (Suiza), han presentado alternativa de facilitar créditos a las naciones que lo necesiten para salir de sus respectivas crisis económicas, sin exigirles grandes sacrificios sociales aunque si protección a los bancos y grandes capitales en ellos alojados..

Dentro de este panorama es perentorio que Venezuela venda su petróleo en bolívares y no en dólares, para estabilizar su economía tan maltrecha por la injusta guerra económica donde el arma empleada ha sido las devaluaciones del bolivar..  Por tanto vender el petróleo en bolívares estimula el ahorro nacional estabilizando nuestra economía al necesariamente fortalecer nuestro bolívar ahora tan devaluado.   El bolivar-divisa petrolero que hemos propuesto para Venezuela desde hace un año se revaluaría a la paridad del dólar de los EEUU para luego flotar frente a otras divisas mundiales de acuerdo al precio del barril de petróleo en el mercado. 

Claro, si ahora el gobierno de Maduro decreta el bolivar divisa, el sistema del Banco de Pagos Internacional (BPI) o Bank for International Settlements (BIS), se negaría a aceptar validar el bolívar para que nuestros clientes puedan comprarlo para así pagarnos el petróleo que venderíamos. El BPI o BIS que es el banco central de bancos centrales con sede en Basilea (Suiza), nunca aprobaría validar internacionalmente el bolivar para que vendamos nuestro petróleo en nuestra moneda venezolana.  ¿Entonces cómo hacemos para que nos validen nuestro bolivar en todos los bancos del mundo?

La salida es usar otro sistema de validación de los cheques y transferencias en bolívares para otras divisas en los bancos del mundo.  Ese sistema de verificación de pagos internacionales alternativo al actual sistema SWIFT del Banco de Pagos Internacional o  Bank for International Settlements es el sistema ruso MER de validación de los pagos en monedas diferentes al dólar.  Para eso es necesario hacerlo a través del reciente creado Banco de Desarrollo del BRICS, que integrará el yuan, el rublo, la rupia y el real en un fondo de 100 mil millones de dólares.  Para ello es  necesario una nueva moneda divisa.  Esa nueva moneda me atrevo a anunciarla sin jugar posición adelantada sería el BRICS o el nombre que quieran darle.

El Banco de Desarrollo del BRICS puede acordar con el Banco de Rusia especialmente con el The Bank of Russia Payment System (BRPS), validar tanto la nueva moneda divisa que hemos llamado BRICS como otras divisas como el yuan, el rublo, la rupia, el real y los bolívares en los bancos mundiales y corresponsales de estos grandes bancos de China y Rusia. El Banco Central de Venezuela puede acordar con el Banco Industrial y Comercial de China, y con el Banco de Desarrollo de China, y el Banco de Rusia, la validación de las transferencia electrónicas de todas estas divisas mediante el MER o System del BRPS de Rusia en vez del sistema SWIFT del BIS de Basilea.

Vamos a hacer un recuento histórico de las variaciones del cambio bolivar versus el dólar desde el siglo pasado hasta el presente. Desde 1918 se inauguró Venezuela petrolera con un (1,00) bolivar oro igual a un (1,00) dólar oro. Con el pasar de casi 100 años, hemos podido observar que siendo Venezuela un país petrolero generando ingresos entre el 95% al 97% de nuestras divisas dólares estadounidenses solamente por venta de petróleo, y gastos de 95% de nuestras necesidades en importaciones de alimentos, bienes y servicios pagados con dólares, hemos concluido lo siguiente: la empresa privada nunca ha demostrado eficiencia ni eficacia en la producción de bienes y servicios para exportar; también el empresariado venezolano ha demostrado ineficacia para producir y autoabastecernos totalmente de productos que consumimos.

Tengo que significarle que en estos 100 años de producción petrolera hemos tenido toda suerte de gobiernos: del tipo autoritario con dictaduras militares, del tipo centralista cívico militares, del tipo derechistas neoliberales, del tipo izquierdista socialista cívico-militaristas.  En todos estos gobiernos hemos observado una constante: la devaluación del bolívar.

No obstante en este lapso de 100 años estas devaluaciones del bolívar se mantuvieron 45 años con cambios fijos, a pesar de las devaluaciones del dólar y de otros signos monetarios de países del mal llamado primer mundo.  De estos 45 años con cambio fijo bolivar dólar,  durante 23 años (1938-1961) el cambio era fijo a 3,35 bolívares por dólar; luego durante 22 años (1961-1983) se mantuvo fijo a 4,30 bolívares por dólar.  Quiero significar que la UNICA REVALUACIÓN del bolivar en 100 años fue en 1936 que cuando el General Lopez Contreras que llevó el cambio de 3,90 a 3,35 bolívares por dólar, debido a la gran fortaleza de nuestro bolívar petrolero frente al dólar.  En 1983 Luis Herrera Campins devaluó el bolívar a 4,30 por dólar.  Desde 1983 hasta el presente han ocurrido muchas devaluaciones y macro devaluaciones como todos sabemos.  La revolución bolivariana siendo el único gobierno de izquierda en la historia republicana de los siglos XX y XXI también cayó en la trampa devaluacionista de nuestro signo monetario. Las consecuencias las estamos sufriendo los venezolanos con inflaciones record en el Latinoamérica. Los controles de cambio y precios han estimulado la fuga de capitales al dólar que han agudizado la crisis económica ocasionando escases y pérdida de la capacidad adquisitiva de nuestros salarios e ingresos.

Recientemente publique “Devaluación: arma de destrucción financiera masiva usada contra Venezuela” http://www.aporrea.org/contraloria/a190618.html donde expuse a todos las consecuencias nefastas de las devaluaciones de nuestro bolívar y las propuestas para salir de la crisis. Expuse en ese artículo que la única solución es establecer soberanamente la venta de nuestro petróleo en bolívares.  Evidentemente el bolivar petrolero sería una moneda no fiduciaria como el dólar, el bolivar petrolero estaría respaldado por las reservas más cuantiosas de petróleo del mundo que están en Venezuela.  Igualmente el bolivar petrolero estaría respaldado por el gas que es un hidrocarburo gaseoso y del cual Venezuela ostenta el 5to lugar en reservas certificadas más grandes del planeta. Aspirar que nuestro petróleo se convierta en un precio marcador regional (benchmarker) expresado en bolívares, es una necesidad regional suramericana, compartiendo con otros precios marcadores petroleros de otras regiones como el West Texas, el Mar del Norte, el OPEP.  Cada transacción comercial petrolera es única y diferente.  El mercado físico de petróleo, por sí solo  no suministra una serie continua de precios, es por ello que existen agencias de información como Platts y Argus que realizan evaluaciones independientes y reportan series de precios que puede ser utilizado como benchmarker o marcadores regionales. 

Resumiendo, la creación del Banco de Desarrollo del BRICS representa una luz al final del túnel a la crisis financiera mundial del dólar, que abre una vía de salida del dólar a otra divisa más sólida para el comercio internacional.  Esa divisa BRICS contaría con el respaldo de las naciones emergente del BRICS.  Si en el ámbito latinoamericano este banco BRICS establece alianza con UNASUR entonces la necesaria nueva divisa BRICS tendría el respaldo de la mitad de la población mundial (3500 millones de personas).  Contaría con el respaldo de las mayores reservas petroleras y gasíferas del mundo.  Contaría con las mayores  reservas de agua potable del planeta y la mayor cantidad de tierras cultivables del mundo. Contaría con un PIB de producción equivalente a más de la mitad del PIB mundial.  En otras palabras, eso equivaldría al fin de la hegemonía del dólar de los EEUU en el mundo y al comienzo de una nueva era del comercio mundial con orientación a la multipolaridad..

Estas palabras no son cuentos de camino, es la realidad presente y perspectiva futura para el mundo ante la quiebra del sistema económico neoliberal del dólar, quiebra del euro y quiebra por ende de todas aquellas otras monedas referidas y dependientes de las dos primeras mencionadas.  Por tanto, si Venezuela sabe mover sus alfiles, caballos, torres y peones, podremos salirnos del dólar vendiendo nuestro petróleo en bolívares para así recuperar el justo valor a nuestros salarios y sobretodo la mejora del poder adquisitivo del bolivar petrolero. La industria petrolera venezolana tiene más de 100 años, habiendo llegado a ser los productores más grandes del mundo durante varias décadas del siglo XX.  Acabar con las devaluaciones y fugas de capitales generará más confianza a los inversionista extranjeros. Ahora en el siglo XXI Venezuela puede recuperar su  salud financiera para beneficios de todos quienes vivimos en ella y orgullosamente tenemos el gentilicio de esta bella y rica tierra de gracia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3325 veces.



Jairo Larotta

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: