El mal gobierno ha convertido al neoliberalismo en una esperanza

Observo con preocupación como muchos revolucionarios en la calle me han manifestado su deseo de que el gobierno aplique una macro devaluación como salida a la profunda crisis económica que estamos atravesando (alta inflación y gran desabastecimiento). Esas expresiones incluso aparecen en aporrea, donde unos que se hacen pasar como más revolucionarios que el mismo Chávez, despotrican de Giordani (con el cual no tengo ninguna coincidencia) y piden al pueblo que respalde el “ajuste” que pronto decidirá Maduro para “solventar” nuestros graves problemas económicos.

El mal gobierno, los graves errores de implementación y ejecución que se observan en el proceso bolivariano desde hace años, y que el mismo Chávez caracterizara muy bien en su famoso discurso “Golpe de Timón” de octubre de 2012, han logrado el milagro de que una mala palabra en la Venezuela de hace 20 años, el neoliberalismo, se haya convertido en la esperanza de los pobres para salir del desespero existencial al que nos ha conducido la crisis de esta burocracia incapaz que nos gobierna.

El gobierno bolivariano que encabezó Chávez por 14 años diseñó un plan de desarrollo económico que se ajustaba a las necesidades y tareas históricas que se deben cumplir para superar la dependencia económica del capital foráneo y alcanzar la soberanía alimentaria y productiva. Esos objetivos se reflejaron en el Plan Simón Bolívar 2007-2013 y en el Plan de la Patria 2013-2019, pero no se han podido cumplir por una serie de fallas en el aparato administrativo del estado y en la concepción política predominante en la burocracia dirigente, que ha permitido que todos los errores acumulados por años exploten simultáneamente en la actualidad y pongan en peligro la estabilidad misma del gobierno de Nicolás Maduro.

Entre esos errores de la burocracia podemos mencionar (fallas en las cuales el mismo Chávez tendría responsabilidad, pero que no invalidan la justeza de los planes y objetivos diseñados originalmente):

  • La ejecución de un modelo de capitalismo de estado que desestimó el poder popular y la participación protagónica de los trabajadores. En vez de promover espacios productivos que consideraran la participación soberana de empresas controladas directamente por sus trabajadores, el estado se impuso como patrono exclusivo de todas las empresas constituidas, expropiadas y recuperadas, introduciendo un excesivo peso de la burocracia en la toma de decisiones, lo que facilitó la corrupción, el despilfarro de recursos y la inoperancia de muchas de estas empresas estatales.

  • La implementación de un modelo de conducción política que repite los errores del estalinismo-leninismo soviético, dándole un carácter “dirigente” al PSUV y al propio Estado, descartando la democracia participativa y persiguiendo-excluyendo a todos los que criticaran, cuestionaran o trataran simplemente de aportar sus opiniones sobre la conducción de las empresas e instituciones. Este modelo que ya fracasó históricamente en la URSS y demás países ex­socialistas, abre las puertas de la corrupción en las instancias dirigentes, pues las mismas no están sometidas a la contraloría popular sino que terminan  decidiendo por cuenta propia.

  • La ausencia de controles a la especulación financiera del capital bancario nacional y extranjero. Ausencia de controles en las instancias de otorgamiento de divisas (dólares). Ausencia de mecanismos que hagan pagar mayores impuestos a los ricos y permanencia de políticas antipopulares como el IVA, que pecha a los trabajadores. Los 20 mil millones de dólares desaparecidos de Cadivi, y las fabulosas ganancias de la banca privada (Banesco, BOD) en estos 15 años de revolución son la mejor prueba de estas graves fallas que han generado la presente crisis.

  • Haber mantenido el mismo mecanismo de transferencia de la renta petrolera hacia la parasitaria burguesía criolla, que se ejecuta desde la década de 1930. La burguesía venezolana no ha aportado nada en estos 15 años de revolución, a pesar de las decenas de miles de millones de dólares que el gobierno bolivariano les ha transferido sin mayores controles ni rendición de cuentas. Difícilmente esta burguesía va ahora a resolver la crisis económica en desarrollo, como erróneamente están creyendo los que dirigen actualmente la revolución.

  • La concepción de capitalismo de estado y de partido dirigente predominantes en Maduro y compañía ha conspirado a favor del fortalecimiento de una sólida burocracia, corrupta e ineficiente, que se ha apoderado de todas o casi todas las empresas e instituciones oficiales, que hace casi imposible que puedan funcionar las pocas medidas que se toman para intentar corregir los numerosos entuertos que  aceleran cada día el derrumbe económico del país.

El neoliberalismo es hoy, lamentablemente, la esperanza del pueblo venezolano, por culpa de una burocracia incapaz, corrupta, ciega, prepotente, que camina hacia el abismo creyendo que las tiene todas resueltas. Les recomiendo leer un artículo de aporrea que ha pasado desapercibido: “Bank of America, la voz de la injerencia externa” (http://www.aporrea.org/ideologia/a190291.html), del cual se concluye que es en PDVSA donde está el centro de la conspiración económica que está hundiendo la revolución, y que sus ramificaciones se extienden al BCV y a muchos centros del poder político-militar del proceso.

Pensamos que sólo una gran movilización popular puede impedir que termine de ejecutarse este paquetazo neoliberal del cual ya se han cumplido sus primeros tramos. Es hora de abrir los ojos, dejarse de fanatismos y falsas lealtades, y de darse cuenta en donde tenemos colado al enemigo.

Los peligros que hoy enfrenta la revolución no solo están en la MUD, o en el grupo guarimbero de López-Maria Corina-Ledezma. Parece que el principal peligro está actuando dentro del mismo gobierno, tal como lo delata el informe de las empresas Merrryll Lynch y Bank of América, que se alegran de la salida de Giordani del gobierno y del debilitamiento del ala “marxista radical” dentro del chavismo. Interpretemos mejor ese informe que proviene de los amos del capitalismo global y no sigamos pecando de inocentes.

Como dijera Chávez: ¡ COMUNA O NADA ¡

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 24 de junio de 2014



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4400 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a190368.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO