La Revolución es un cuento (chino*)

La guerra es dura, la paz es cara: Mi inesperado encuentro con el Atamel

(*) En honor al compa y amigo Yolí José Núñez O.

Atamel Venezuela

"La pobreza ya no será sediciosa cuando la riqueza no sea opresiva."

Napoleón III (1808-1873) Emperador de Francia (Justo antes de la Comuna de París).

Las guarimbas tienen que seguir por obligación de contrato tácito mafioso entre sus capillos locales y los grandes cacaos y super capos globales de los medios de imbecilización y esclavización masiva a nivel global. La macro-farsa circense global tiene que seguir y NO puede hacerlo si nuestras guarrimbas de cada día dejan de alimentarlo con sus trágicas, dantescas y lamentables imágenes, buena parte de ellas tristemente ingeniosos montajes visuales del retorcimiento y la tecnología que, como se sabe, NO es neutra: está con el billete y las transacciones bancarias, digitales, instantáneas, impersonales y anónimas que puedan comprarla.

El objetivo es barrernos como obstáculo socio-político y mal ejemplo que somos - para el logro, conquista y sumisión total del planeta Tierra y todos sus pueblos al yugo del CAPITAL, renovado y requintado con saña imperial y tecnología de sumisión, emasculación, vigilancia y control nunca antes conocida ni sufrida, para irnos imponiendo y apretando incrementalmente la presión yugular y cervical del voraz nuevo capitalismo de jefatura financiera y su insensible e insensata Bancocracia [i] .

La imagen que ilustra la cabecera de este escrito [ii] servirá, más abajo, para ilustrar alegóricamente lo que groseramente se está transando hoy y aquí, guarrimbas y Conferencia de Paz mediantes (garrote y zanahoria), para imponernos sus remedios sin remedio. (Nada de extraño tiene, pues, que algunos políticos cristianos si son o se dicen socialcristianos principalmente [iii] estén acusando el llamado a las conciencias que Monseñor Bergoglio Papa Fracesco I les está haciendo, y se apresuren a desmarcarse o aparentar hacerlo de tales non sancti procedimientos de guarra pelea socio política, rayana ya en cruenta, destructiva y dolorosa guerra incivil y fratricida, lo que, providencialmente, es muy convenientemente coincidente con la gran estrategia de la salida negociada del Proceso revolucionario, del Chavismo, o sea con el marco estratégico esencial del golpe suave.

La fatalidad temporalmente aparente se va aclarando en la medida en que los humos de las guarimbas, lenta, muy lenta pero seguramente se van disipando. Habrá total claridad por el momento cuando el Capital se sienta seguro de que el Chavismo Maduro ha sido amansado.

Entonces, veamos una pequeña muestra farmacéutica de lo que viene; de lo que realmente ya está aquí: para nuestros dolores de cabeza

ATAMEL® Forte...

Dialécticamente, ATAMEL® NO es un remedio NI un medicamento, tampoco es un analgésico. Ya, sabiendo lo que NO es, entonces, ¿Qué es? Varias cosas, pero NO un producto farmacéutico, sino un producto mercantil.

ATAMEL® es sobre todo una muy exitosa marca comercial producto de mercadeo (marketing) de alto calibre cuya propiedad intelectual pertenece a la transnacional Pfizer Inc., un enorme conglomerado global de negocios del sector salud que opera en Venezuela por medio de su subsidiaria Pfizer Venezuela S.A. Bajo dicha marca Pfizer Inc. comercializa en Venezuela y otros países le América Latina y del mundo ATAMEL®, el cual contiene un ingrediente activo químico-farmacéutico denominado Acetaminofeno, también conocido como Paracetamol [iv] , un específico farmo-químico de dominio público (NO protegido por patentes vigentes) cuya molécula fue sintetizada en 1983 por el Dr. Harmon Morse [v] .

La empresa comercializadora de ATAMEL® poco o nada tuvo que ver con la investigación básica ni clínica que llevó respectivamente al descubrimiento, sintetización y posterior aplicación farmacéutica de su ingrediente activo (Acetaminofeno o Paracetamol).

En la actualidad, el Acetaminofeno (Paracetamol) es un commodity químico-farmacéutico de gran volumen comercial y bajo grado y precio. Su precio internacional a granel (bulk) está en el orden de los $9 el Kg., más barato que el bicarbonato de sodio Hay una cantidad de suplidores industriales del producto en el mundo: Pfizer Inc., lo adquiere de ellos. (NO le resulta económico el fabricarlo).

El ATAMEL® se vende en las farmacias sin receta, o sea que es un producto de mostrador (OTC Over the counter -). Su éxito comercial en nuestro mercado fue tan grande, que llegó a desplazar a la a la venerable aspirina como analgésico-antipirético de primera elección popular. (Suena a política). Su precio siempre fue relativamente asequible y nunca hubo escasez de él antes de la guerra [vi] .

Atamel Venezuela

La imagen y recuadro resumen la situación en consideración antes de la guerra, de nuestra peculiar guerra de neo-liberación La cajita lleva fecha de fabricación 5-13, o sea, hace un año.

Dadas las excelentes cualidades terapéuticas del Acetaminofén y el prestigio de calidad del fabricante y el precio razonable de la marca en consideración, siempre hay (perdón, había) Atamel® en nuestra despensa de primeros auxilios. Pero, la cosa cambió brusca, radical y arteramente durante la guerra y, principalmente, desde el inicio de las negociaciones de paz Veamos:

Durante el asueto de semana santa mi familia se fue a Oriente, donde reside nuestro hijo, Biólogo marino; por mi parte, preferí aprovechar la esperada calma chicha guarrimbera de la ciudad en esos días, para trabajar algunos asuntos un tanto complejos de mis investigaciones en finanzas nacionales y regionales nuestramericanas vís-á-vís el turbulento panorama internacional: todo un verdadero dolor de cabeza! Para colmo, un fuerte resfriado de naturaleza alérgica con síntomas concomitantes de gripe incipiente puso en jaque mis planes de trabajo en tranquilidad: tuve que recurrir a la despensa de primeros auxilios. Pero, ¡sorpresa!, el remedio necesario NO estaba allí, tuve salir e ir a la farmacia En la más cercana, Atamel® estaba agotado, también en las tres siguientes. NO tenían Atamel®, pero sí Atamel Forte®, lo mismo pero más potente, coincidieron en aconsejarme los respectivos (3) tres farmacéuticos o empleados asistentes de farmacia. Al final, no tuve más remedio que aceptar el consejo. ¿Cuánto cuesta?, pregunté cautelosamente, pues sabiendo que Atamel® costaba (5) cinco bolívares y céntimos, no llevaba mucha plata encima Sólo 54 bolívares fuertes, fue la sorprendente respuesta (dicha en tono de gran afabilidad vendedora). ¡Cará!, sólo cargo 50, tendré que ir a buscar el resto Afortunadamente, una vecina conocida me sacó del apuro y no tuve que regresar a buscar los (4) BsF que me faltaban (Soy bastante mayor y, aunque la farmacia estaba cerca, vivo en un (12°) doceavo piso y ese día el ascensor estaba fuera de servicio por falta de un repuesto, me informó nuestra amable Señora Conserje.

Esa es la pequeña historia de mi inesperado encuentro con Atamel Forte®, toda una sorpresa que me curó el catarro de un solo golpe y la consiguiente arrechera de consumidor abusado.

Atamel Venezuela

El pequeño ajuste fue de sólo el 1471%!!!

Y viene a coincidir en la conciencia de este iluso consumidor crónicamente engripado con la promulgación de la Ley de Costos y Precios Justos, toda una muestra farmacéutica [vii] de lo que nos depara económicamente el eventual éxito de la Conferencia de Paz en desarrollo entre la Mesa de la Unidad Democrática y el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, conferencia por cierto exenta de representación del sector trabajo y sus organizaciones sindicales, y de los sectores sociales organizados en movimientos sociales [viii] , sectores fundamentales ignorados también por el respetable ciudadano Ramón Guillermo Aveledo [ix] cuando protestó la ausencia, e indirectamente reclamó, la participación del estudiantado en la mencionada Conferencia por la Paz.

Aunque aun queda mucha tinta en el tintero en lo atinente a la industria farmacéutica, la muestra aquí usada, es razonablemente representativa para una generalización válida - y preocupante , también útil a la vez para sugerir indicativamente lo que está sucediendo en el resto de nuestra economía, lo que, no siendo no obstante el tema del presente escrito, me queda pendiente como una secuela obligada con la que me atrevo con la venia de Aporrea - a amenazarles para una próxima ocasión.

Con saludes [x] muy cordiales, hasta pronto y,

¡Matria Grande (Abya Yala), Socialismo y Vida!

En Chacao, (a mis 77) 24 de Abril, 2014


El autor ha sido en su juventud funcionario de la OMS/WHO, oficina internacional para la salud de la ONU, y fue durante más de (30) treinta años de su vida profesional, ejecutivo de negocios y asesor de empresas farmacéuticas nacionales y transnacionales en Venezuela, USA y América Latina.

i Bancocratie en francés es el título de un nuevo libro en prensa de Eric Toussaint en el que describe la naturaleza delictiva del Sistema Financiero Global que desde la crisis del 2008-2009, viene perfeccionando e incrementando aceleradamente su control agiotista y tramposo sobre el 99% de los pueblos del mundo.

ii Montaje fotográfico de la cabecera de un artículo reciente de Gonzalo Gómez e imágenes de dos variantes de un conocido analgésico de consumo masivo en nuestro mercado.

iii Pensando en el Dr. Eveledo (O Abeledo, si es cuan ego - de ancestros gallegos. En Galicia hay muchos pequeños centros poblados que llevan el nombre Abeledo, pero NO hay o NO conozco ninguno con el nombre Aveledo).

iv Otra marca muy conocida bajo la que se comercializa el paracetamol (acetaminofeno) es Tylenol.

v La patente sobre el paracetamol ha expirado en los Estados Unidos, y varios genéricos están ampliamente disponibles bajo el Acta de Competitividad de Precios y la Ley de Restauración de Patentes de 1984, aunque ciertos preparados de Tylenol estuvieron protegidos hasta el 2007. En los EE.UU., la patente número 6.126.967 del 3 de septiembre de 1998 fue concedida para la "liberación extendida de preparados de acetaminofén".

vi Antes de la guerra y después de la guerra o movimiento, son dichos muy populares en España aun hoy día.

vii Muestra médica se dice en la jerga de los visitadores médicos, principales promotores tradicionales de los productos llamados también en la jerga visitadora éticos, cuya publicidad en los medios ha estado siempre sometida a controles de limitación muy exigentes hoy ostensible y peligrosamente relajados.

viii Con la excepción del grupo denominado Los Tupamaros, más una milicia popular que un movimiento social, en la percepción de este escribidor y modesto promotor del poder popular y de la organización social.

ix El corrector ortográfico de mi procesador me vuelve a reclamar la ortografía incorrecta de la palabra Aveledo

x Plagio autorizado del escritor andino León Moraria y entrañable amigo Leonardo Mora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5287 veces.



Paulino Nuñez


Visite el perfil de Paulino Nuñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: