En honor al Foro Social Mundial de Porto Alegre 2012

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

El CONSENSO del SUR

el ALBA

y el

Socialismo del MMM1

Ponencia frustrada escrita para el

FSM Belém 2009

(Para presentación dentro del programa de CADTM)


“Dos tendencias opuestas están actuando en América Latina.

De una parte, el gobierno de los Estados Unidos y los países de la Unión Europea

logran sellar con los países de la región acuerdos bilaterales de libre cambio

que son favorables a sus empresas (...)

De otra parte, las numerosas movilizaciones populares de los últimos años

se traducen en la elección de gobiernos algunos de los cuales intentan invertir

el curso histórico de los treinta últimos años y enfrentarse(...)”

“La deuda externa pública de América Latina se ha multiplicado por 25 entre 1970 y 2006. Mientras tanto, América Latina ha sin embargo reembolsado 91 veces el montante debido en 1970. Desde 1983, cada año, los gobiernos de América Latina y del Caribe han reembolsado mucho más de lo que los diferentes acreedores les han prestado. La amplitud y la velocidad de la transferencia han aumentado a partir de 1997. En 2006, los gobiernos de los países de América Latina han tomado prestados 50,5 millardos de dólares y han reembolsado ¡97! En definitiva, la hemorragia financiera prosigue.”

25 de junio de 2008

La deuda, el Banco del Sur y la construcción del socialismo del siglo XXI

Eric Toussaint, CADTM

“(...)La suerte, entonces, está echada.

A tono con el vértigo de la revolución, en las próximas horas, días y semanas,

quedará a la vista cómo se instala cada partido, cada organización social,

cada intelectual o cuadro militante no organizado, frente a este desafío sin parangón

sobre el cual reposa buena parte del futuro de América Latina y el mundo.”

Luís Bilbao

4.03.07

Desde Caracas se expande un debate de trascendencia mundial
¿Qué es el socialismo del siglo XXI?


“(...)Dejad que los capitalistas se entierren con el capitalismo:

la humanidad no debe sepultarse con él.
Es hora de vivir:

estamos en el umbral de la mayor ofensiva revolucionaria

que haya protagonizado la Humanidad.”

Luís Britto García

4.01.09

Milenio nuevo, nueva ofensiva revolucionaria

Nuestro eminente satírico, jurista, polemista, filósofo y otras muchas fecundas hierbas que nutren su inagotable talento al servicio de la lucha revolucionaria por un mundo y un ser humano que se merezcan mutuamente en un plano superior de dignidad, armonía y felicidad, es también un sabio oráculo: este Belém amazónico es el umbral de nuestra “ofensiva revolucionaria” definitiva que él nos predijo y en la que nos acompaña literal e integralmente, pues está aquí, a nuestro lado, predicando también con el ejemplo.

No es la suya una predicción gitana basada en la esperanza y la necesidad, sino claramente científica, obra de la aplicación de la metodología marxista de análisis en base a un literal cúmulo de evidencias económicas con implicaciones sociales profundas, seguidas de naturales e inevitables consecuencias políticas... que es nuestra responsabilidad asegurar aprovechando militantemente al máximo la amplia ventana de oportunidad revolucionaria que la actual macro-mega crisis global del capitalismo nos presenta. Como dice aquel sabio refrán – como todos los del “Pueblo Sancho” - “La ocasión la pintan calva”...

Los tres eminentes autores de cuyos respectivos trabajos hemos extraído nuestros epígrafes de cabecera (arriba) muestran estar de acuerdo en corroborar lo que estamos planteando. En palabras del eminente Luís Bilbao: “La suerte está echada”. Basándose en las evidencias de nuestra realidad histórica reciente y en curso, lo que ha venido expresando en un sinnúmero de muy calificados artículos recientes nuestro dilecto y respetado compañero Eric Toussaint, no deja lugar a dudas – pese a su proverbial prudencia – respecto a la singular oportunidad-responsabilidad histórica que hoy y aquí se nos presenta. El epígrafe usado, es sólo uno de los muchos posibles de naturaleza análoga presentes en su prolífica producción analítica reciente publicada.

En análogo tono se han manifestado prácticamente tod@s l@s conferenciantes que presentaron ponencias en los principales foros regionales recientes, notoriamente en la Conferencia Internacional de Economía Política “Respuestas del Sur a la Crisis Económica Internacional”, patrocinada por el Centro Internacional Miranda – CIM – de Caracas, Venezuela, en cuya página de Internet están disponibles las ponencias presentadas por reconocidos economistas e intelectuales progresistas como los mismos Eric Toussaint y Luís Bilbao, Claudio Katz, Jorge Marchini, Samir Amín, Marcos Arruda, Hugo Arias, Gladys Hernández, Julio Gambina, Olivier Bonfond, José Déniz, y un luengo etcétera de brillantes y respetad@s compañer@s de todas las latitudes de nuestro planeta; se puede también acceder a las grabaciones de los debates y, de requerirlo para fines docentes, formativos, etc., solicitar los registros de video de las sesiones. La declaración final de tan importante evento, en línea ideológica con lo que venimos expresando, se incluye al final del presente escrito como un addendum, si bien está también disponible y accesible por vía digital en el portal Internet del CIM. Empero, nos referiremos a él y reproduciremos algunos parágrafos relevantes, reiteradamente en lo largo del presente escrito.

La Deuda Externa en el contexto histórico

La Historia de Venezuela, como la de la casi totalidad de las naciones hermanas nuestramericanas, registra una prolongada y dolorosa historia asociada con la deuda externa, la cual fue la causal directa aducida por las potencias imperiales – europeas – del momento para que se nos impusiera, a principios del Siglo XX, un bloqueo naval de nuestros principales puertos y sufriéramos el vergonzoso embargo de nuestros ingresos aduanales. Tal temprana experiencia, asociada a nuestro traumático – y nefasto - nacimiento como potencia petrolera, actuó en lo sucesivo, prácticamente durante los siguientes ¾ del siglo, como un revulsivo contra la tentación del endeudamiento externo. Ciertamente, nuestra deuda pública externa es negligible o prácticamente inexistente durante la casi totalidad de la primera mitad del siglo y también durante las dos primeras décadas de nuestra vida democrática, o sea hasta mediados de los años setenta.

Tras su tímida resurrección bajo el primer gobierno de RafaelCaldera (1969-74), nuestra deuda externa moderna experimenta su primer ciclo vertiginoso en condiciones de “boom” de nuestro ingreso petrolero similares a las de los dos años pasados, durante el primer gobierno de CAP y su faraónico Quinto Plan de la Nación (1974.1979) y, tras una breve pausa de“enfriamiento de la economía”, siguió su destructivo curso durante la segunda mitad del período constitucional de Herrera Campíns (1979-1984), pese a haber declarado éste en su toma de posesión, el estar “recibiendo un país hipotecado”.

Pese a la enormidad de los ingresos petroleros más la deuda contraída, la enorme fuga de capitales (“reubicación de ahorro”, según el eminente Miguel -“Paquetico”- Rodríguez) permitida y hasta estimulada por el entonces Presidente del BCV, Leopoldo Díaz Bruzual, alias “El Búfalo” -, dejó a la nación prácticamente sin divisas operativas, lo que determinó la ruptura de una larga historia de estabilidad cambiaria y el comienzo de la perniciosa era devaluacionista que sigue erosionando el valor de nuestro trabajo. Aquel triste día 18 de Febrero de 1983, quedó registrado en nuestra historia como el “Viernes Negro”…, aunque fue obra de ladrones blancos… (En verdad verdad, una historia de blancos y verdes) El saldo de la Deuda Externa llegó entonces a los US$35.000MM (27.000 pública más 8.000 privada –Roseliano Ojeda,1983-), desde apenas mil millones diez años antes. Y la fuga de capitales (ahorro “yque” nuestro migrado a otras latitudes) para el período 1973-1983 se estimó en los US$60.000MM. (Para la misma fecha, que marca la caída histórica de nuestra divisa monetaria y el inicio de nuestra actual era devaluacionista, The Economist, la prestigiosa revista británica de economía, daba a conocer un estimado acumulado de nuestros capitales expatriados en el orden de los US$120.000MM).

Aquí llegó nuestra primera e ineludible gran negociación de la Deuda Externa, por

cuanto ante un natural reflujo cíclico del ingreso petrolero, al no haber invertido

productivamente la riqueza anterior (robada), la Nación colapsó financieramente al no poder soportar el servicio de la enorme deuda. Tal re-negociación (con 450 bancos acreedores), como era de esperar, resultó enormemente embarazosa, opaca y onerosa, resultando que por el replanteamiento de los vencimientos de US$20.000MM a doce años, acabamos pagando la bicoca de US$58.300MM…, pero lo peor era que… parecía haber constancia de que buena parte de la deuda que estaba negociando para pagar –casi toda la deuda privada incluida– era ilegal en origen, y que al incluirla en la negociación, de hecho se reconocía. Al propósito, expresó el Dr. Rafael J. Crazut en la Academia de Ciencias Económicas en un foro al efecto (1984):

“La Deuda Pública que se ha contraído ilegalmente tengo entendido que se va a

pagar, pero ¿No creen ustedes que en el momento en que el Congreso nacional

autorizó el re-financiamiento hizo legal esa Deuda?, es decir, le dio la bendición a la Deuda contraída ilegalmente?"

A principios de 1989 llega por segunda vez a la Presidencia de la IV República Carlos Andrés Pérez, del social-demócrata partido Acción Democrática, alternante en el poder con el social-cristiano COPEI – de Rafael Caldera – por obra del “Pacto de Punto Fijo”, una componenda pro-Washington de fuerzas conservadoras del statu-quo. Con la llegada de Carlos Andrés Pérez (CAP) al poder, llegó también la imposición del “Consenso de Washington” bajo la forma del “paquete” de ajustes estructurales que el pueblo bautizó con el mismo nombre dirisorio que apodó al ministro responsable de imponerlo: “Paquetico Rodriguez”.

La respuesta popular no se hizo esperar: el 27 de Febrero de 1989, a menos de un mes de la toma de posesión de la Presidencia de la IV República por CAP, se produjo la histórica explosión social de “El Caracazo”, pivotal levantamiento popular revolucionario que la historia nos permite marcar hoy en retrospecto como el enormemente cruento (caídos estimados en miles), trascendente y heroico bautismo de sangre del Proceso Revolucionario Bolivariano, padre del ALBA y del Socialismo del MMM (Tercer Milenio)

Durante el período 1990-1998, por préstamos de US$29.409MM, pagamos US$43.161MM, más US$7.600MM que aun seguíamos debiendo, o sea o sea US$50.761MM asumiendo que pagáramos el saldo deudor de una vez., lo que obviamente no sucedió.

En el informe de CADTM de Diciembre de 2003, podemos leer:

“La CNUCED sigue muy lucida en su informe de septiembre de 2002: “Después de casi 20 años de programas de ajuste estructural, la pobreza a aumentado, el crecimiento es en la mayoría de los casos lento y errático, las crisis rurales se han agravado y la desindustrialización a acabado con las perspectivas de crecimiento. Desde hace dos años la reducción de la pobreza se ha vuelto el objetivo fundamental de los programas y de las actividades de las instituciones financieras internacionales en África y en otros países de pocos ingresos. Este cambio de actitud merece ser saludado. Pero ha habido una evolución de las mentes?” O también: “Un examen detallado de las medidas macroeconómicas y de ajuste estructural que constan en los DSRP permite constatar que no hay ninguna evolución fundamental de los consejos formulados en el marco de lo que llamamos el Consenso de Washington.” Detlef Kotte, uno de sus dirigentes, no duda en escribir: “El FMI o el Banco Mundial han cambiado las palabras, las siglas, su modo de consultación, pero no han cambiado nada a sus creencias.” Lo comprobamos, hoy en día el problema de la deuda sigue entero.”

La Revolución Bolivariana naciente

La aplicación del “paquete” de ajustes estructurales impuestos por el Consenso de Washington, brutal e inhumana “terapia de shock” socio-económica iniciada con el macabro y bravo ritual revolucionario de“bautismo de sangre” de la Revolución Bolivariana que fue El Caracazo, fraguó por penuria social las condiciones pre-revolucionarias necesarias para el triunfo de una insurrección popular que se llevó a cabo en tres tiempos políticos:

a) Insurrección armada de Chávez y sus colegas militares agrupados en el MB200, fracaso y rendición “Por ahora”; b) Encarcelamiento de Chávez, re-educación política en la cárcel con la participación de prominentes personeros de la izquierda marxista y propaganda-construcción del héroe popular concomitante/contemporánea; c) Insurgencia democrática que, Chávez, aliado a y guiado por los principales líderes intelectuales de las izquierdas (Douglas Bravo, Francisco Mieres, etc.) amalgamadas en el MVR (Movimiento Va. República) al ser indultado/liberado Chávez, convirtieron en triunfo electoral en ejemplares elecciones democráticas el 6 de Diciembre de 1998. Toma posesión de la Presidencia de la IV República jurando sobre su “moribunda” Constitución. Por inspiración y consejo de sus mentores revolucionarios, se da inicio de inmediato a un Proceso Constituyente que había de culminar el 15 de Diciembre de 1999 con la votación del Referendum Constitucional mediante el cual nace la V República , o República Bolivariana de Venezuela. Las votaciones se llevan a cabo bajo lluvias torrenciales en la mayor parte del norte del país.

Las aguas acumuladas durante casi dos semanas de precipitaciones torrenciales continuas producen, los días 15, 16 y 17 de Diciembre los enormes y trágicos deslaves conocidos en conjunto como la “Tragedia de Vargas”, en la que perecen, desaparecen decenas de miles de personas y decenas de miles de familias pierden sus hogares.

Aquel luctuoso acontecimiento, coincidente con uno de los triunfos democráticos más importantes del Proceso Revolucionario Bolivariano como fue la aprobación popular y democrática de la CRBV, tuvo el efecto no anticipado de estimular positivamente el celo y la ejemplaridad revolucionaria del pueblo al servicio de la sociedad toda y preponderantemente, como es natural, en favor de las víctimas de la tragedia, lo que incidió marcadamente en el desempeño de los primeros pasos socio-económicos de la revolución naciente. El actual grupo de convenios conocidos hoy en su conjunto como “CONCUVEN” - una mutuamente generosa, factual y efectiva integración socio-económica entre Venezuela y Cuba en base a afinidades sociales y complementariedades económicas y tecnológicas ostensibles, nació en aquella oportunidad, como consecuencia de la vital ayuda humanitaria sin condiciones que entonces nos afrecieran generosa y fraternalmente aquel pueblo hermano y gobierno revolucionario martianos y bolivarianos.

En tal dramático ambiente de euforia revolucionaria nace la Red Venezolana Contra la Deuda, obra de una dispar agrupación natural de activistas y animadores/as sociales conducidos a la coincidencia militante contra la DEUDA por un proceso de convergencia natural en variadas labores de construcción revolucionaria en diversos sectores de la sociedad y la economía productiva, que luchábamos por transformar en “social”. Nuestra incidencia de participación en los bullentes ámbitos socio-productivos del sector petrolero - “Constituyente Petrolera” - resultó coincidentalmente ser marcada, de ahí que tal circunstancia, más la arriba expresada en relación con la Tragedia de Vargas, nos llevaran a usar como nuestro primer lema de campaña: “Petróleo para la vida, que no para la deuda”. Es adecuado refrescar a este punto que al comienzo de nuestro Proceso los precios del petróleo andaban – como el bitumen – por los suelos, y que cualquier bolívar de servicio de la deuda que pudiésemos ahorrar para comenzar a pagar la enorme deuda social acumulada en aquel momento en el pueblo – mayoritariamente marginal – era, literalmente, vida..., de modo que, si lográbamos tener éxito en denunciar la naturaleza ilegal, ilegítima, inmoral, etc. de nuestra Deuda y lográbamos someterla a auditoría institucional y social, el servicio que podíamos rendirle a la Revolución naciente no era nada trivial...

(Un debido pensamiento aquí de homenaje a nuestro querido maestro y compañero Francisco Mieres, hoy migrado a la eternidad y sembrado en su amado Golfo de Cariaco).



nos dedicamos con verdadero ahínco y entusiasmo juvenil, pese a que la mayoría ya estábamos bastante adentrados en la madurez...

El coincidente interés de la mayoría de los participantes en los medios de comunicación social alternativa y comunitaria, y reconociendo su potencialidad revolucionaria, logramos establecer el programa radial “Contradeudas”, en la Radio Alternativa de Caracas, en el Edificio Catuche del Parque Central, el cual mantuvimos hasta que la emisora fue allanada y sus equipos confiscados por una institución del gobierno revolucionario...

Pese a que el nacimiento de la Red Venezolana contra la Deuda es anterior al establecimiento en el poder de nuestro Proceso, es verdaderamente en el año 2000, coincidiendo con el Año Jubilar del Cristianismo que, bajo el ala de “Jubileo 2000”, comenzamos a tener real significación. Al poco tiempo, establecemos contacto formal con CADTM, el Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, que Preside el dinámico y respetado Eric Toussaint. Es a partir de tal contacto y con tal apoyo que comenzamos a tener participación continental y, en alguna medida, universal.

El Activismo Anti-Deuda en la Revolución Bolivariana

Quienes le dedicamos nuestra energía revolucionaria a las deudas (social, política, cultural, histórica, ecológica, etc.) centrando nuestra lucha en la deuda financiera, creíamos ahora (año 2000) habernos ganado revolucionariamente, desde una diversa gama de movimientos sociales ecuménicamente convergentes en el Proceso Bolivariano recién instalado en el poder político de la Nación, el derecho a enderezar los entuertos del pasado; sentíamos que hacerlo no sólo era nuestro derecho sino, además, nuestro deber revolucionario... y aun más: nuestra obligación. Nuestra campaña temprana refleja nuestra hermosa inocencia, nuestra persistente pureza... indespistable, pues distábamos de ser ya muchachos... El documento que sigue nos ayuda a obviar muchas explicaciones que él contiene implícitas:


“Compatriotas asambleístas:

Es innecesario abundar en explicaciones al referirnos a la Deuda que el Puntofijismo y el FMI nos impusieron a todos los venezolanos. Está demás extendernos en consideraciones relativas a su carácter de mecanismo de sometimiento a la globalización financiera y política y de liquidación de la soberanía de las naciones no integrantes del G7 o de la OCDE. Sería ocioso en ésta hablar a ustedes otra vez de su ilegitimidad y de su ilegalidad. De su ilegalidad a cuya demostración dignamente contribuyeron valiosos esfuerzos y aportes desarrollados por algunos de ustedes. De su ilegitimidad e injusticia e impagabilidad contra las cuales hemos clamado, el Mundo entero clama, claman los pueblos, mundialmente hasta el mismo Vaticano clama y nacionalmente clama la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV.

Esta iniciativa de dirigirnos a ustedes es de grupos de acción y movilización populares de base, siempre enfrentados al Puntofijismo, comprometidos con el cambio revolucionario; y de luchadores sociales y militantes progresistas que somos, identificados con la idea de que la posibilidad de salir de la crisis profunda en que estamos, en mucho y decisivamente, depende de que la Deuda no continúe succionando nuestros vitales recursos financieros y presupuestarios y de que no continuemos endeudándonos. Respondemos a nuestro compromiso ético y político de siempre y ejercemos el derecho a participar beligerantemente en relación a cuestiones relativas al interés nacional. Tomamos la iniciativa de impulsar masiva y nacionalmente el debate y la movilización para que la política que se trace ahora con respecto a la Deuda, exprese realmente la voluntad nacional y no siga siendo resultado solamente de la voluntad cupular del Gobierno.

Hoy la Deuda continúa siendo lo que siempre fue y que siempre denunciamos: instrumento de subdesarrollo y sometimiento, de destrucción social, injusta, tramposa, ilegal e impagable. Nada ha cambiando en el último año en relación a las razones y motivos del rechazo nacional popular a que se asumiera ante ella la posición pasiva y antinacional de pagarla por encima de todo, como prioridad absoluta y en las condiciones impuestas por el capital financiero mundial, que los gobiernos puntofijistas adoptaron.

Hoy, además, la Nación padece los anonadantes y desmesurados efectos del desastre acaecido. La cuantificación de sus costos financieros y materiales no se ha hecho aún; para algunos se acerca al mismo monto de la deuda que ya tenemos impuesta. Ello aparte de los daños humanos sufridos y sobre todo de las intangibles secuelas psico-sociales que en tiempo y profundidad indeterminados masivamente padecerá la población y que reclamarán prolongada y costosa atención social e institucional. Mencionemos igualmente que, además de los costos que inevitable y adicionalmente toca asumir para responder a las imprevistas secuelas del Desastre, deberán reformularse, reorientarse y aumentar los presupuestos, reducir o eliminar unas asignaciones y programar otras en función de las nuevas prioridades. Ello implicará arbitrar nuevos e inmensos recursos de algún origen; recursos que no se tie tienen, adicionales a aquellos con los que se contaba previo al Desastre. Para nosotros es claro que sí existe relación directa, determinante, entre éste, y la Deuda. Alguien pagará los nuevos costos. Sea cual sea la forma que se aplique, alguien se endeudará mas y/o dejará de pagar otros costos para asumir los nuevos. Ante la tragedia que la Nación vive y la incidencia que tiene en su endeudamiento, no hay mas que dos opciones: una, la de continuar con la misma política de los anteriores gobiernos puntofijistas de seguir pagando por encima de todo, endeudándonos y arruinándonos mas; y la otra, la de dejar de pagar la Deuda, al menos parte, o al menos de la forma y en los lapsos comprometidos.

No pretendemos que se imponga abruptamente un determinado criterio, aunque como siempre continuamos sosteniendo que debe cambiar la política puntofijista-fondomonetarista antinacional de privilegiar el pago de la Deuda por encima de todo. Nos proponemos promover un amplio debate nacional y una amplia movilización popular sobre la necesidad de redefinir dicha política; debate y movilización en relación a la política que la Nación a través del Gobierno debe asumir en la presente circunstancia en la que cambian importantemente las condiciones de nuestro endeudamiento. Esta no es una cuestión del Gobierno ni del Presidente. Es una cuestión de la Nación, de todos los venezolanos. Si los venezolanos repudiamos la pasividad antinacional que el Puntofijismo asumió en relación a la Deuda, antes del Desastre, hoy la continuamos repudiando y ahora aún mas. Ahora, bajo el impacto del Desastre, es aun mas necesario debatir nacionalmente, masivamente, las opciones que realmente tenemos, sobre la base que de que si siempre fue justo plantear la rediscusión y revisión de si pagarla o no, al menos de la forma de hacerlo, ahora lo sigue siendo y superlativamente.

Nos dirigimos a ustedes compatriotas constituyentistas para proponerles, que inicien el debate en cuanto a la necesidad y pertinencia de revisar el pago de la deuda venezolana. Les pedimos que planteen en Plenaria la discusión sobre ella, en el marco de las nuevas e inesperadas condiciones que nos afectan. No pasen por alto que su silencio sería anuencia y que su anuencia les acarrearía la responsabilidad histórica, igual a la de los renegociadores puntofijistas y parlamentarios que los avalaron, de lo que significará para muchas generaciones de venezolanos continuar igual: crecientemente endeudados y de endeudarnos aún mas.

Caracas, Agosto de 2000.

TITO VILORIA, sindicalista, sec. Gral. del SUTOEA. Aragua; EDUARDO SÁNCHEZ, sec. gral. de la AEA/UCV, DF; ORLANDO CHIRINOS dirigente sindical del FCT de Carabobo; RICHARD GALLARDO, sec.org. del UTOEA, Aragua; MARVIN MANTILLA, de la VOZ DE LOS TRABAJADORES; JUAN GARCÍA, trabajador de la salud; ORLANDO VEGA, trabajador bancario; ALI VALENZUELA, empleado universitario, USB, DF; CARLO CERECEDU, APUSB/USB; THONY NAVAS, sindicalista FENACOTAP; PAULINO NUÑEZ, del Colectivo PLUM, DF; RAFAEL GODOY, economista, "Fuerza del Cambio", Zulia; RAFAEL IRIBARREN, arquitecto, DF; GONZALO GÓMEZ, psicólogo, DF; ELISO MAGO BRITO, profesor, Turba Pedagógica, NAYIB AYAACH MAITA, economista, Compromiso Popular, DF; ALEXIS GONZÁLEZ, profesos UCV, Compromiso Popular; JOSÉ BONILLA, economista, DF; OSCAR RODRÍGUEZ, Ateneo de Antímano.”

Ello implicará arbitrar nuevos e inmensos recursos de algún origen; recursos que no se tienen, adicionales a aquellos con los que se contaba previo al Desastre. Para nosotros es claro que sí existe relación directa, determinante, entre éste, y la Deuda. Alguien pagará los nuevos costos. Sea cual sea la forma que se aplique, alguien se endeudará mas y/o dejará de pagar otros costos para asumir los nuevos. Ante la tragedia que la Nación vive y la incidencia que tiene en su endeudamiento, no hay mas que dos opciones: una, la de continuar con la misma política de los anteriores gobiernos puntofijistas de seguir pagando por encima de todo, endeudándonos y arruinándonos mas; y la otra, la de dejar de pagar la Deuda, al menos parte, o al menos de la forma y en los lapsos comprometidos.

No pretendemos que se imponga abruptamente un determinado criterio, aunque como siempre continuamos sosteniendo que debe cambiar la política puntofijista-fondomonetarista antinacional de privilegiar el pago de la Deuda por encima de todo. Nos proponemos promover un amplio debate nacional y una amplia movilización popular sobre la necesidad de redefinir dicha política; debate y movilización en relación a la política que la Nación a través del Gobierno debe asumir en la presente circunstancia en la que cambian importantemente las condiciones de nuestro endeudamiento. Esta no es una cuestión del Gobierno ni del Presidente. Es una cuestión de la Nación, de todos los venezolanos. Si los venezolanos repudiamos la pasividad antinacional que el Puntofijismo asumió en relación a la Deuda, antes del Desastre, hoy la continuamos repudiando y ahora aún mas. Ahora, bajo el impacto del Desastre, es aun mas necesario debatir nacionalmente, masivamente, las opciones que realmente tenemos, sobre la base que de que si siempre fue justo plantear la rediscusión y revisión de si pagarla o no, al menos de la forma de hacerlo, ahora lo sigue siendo y superlativamente.

Nos dirigimos a ustedes compatriotas constituyentistas para proponerles, que inicien el debate en cuanto a la necesidad y pertinencia de revisar el pago de la deuda venezolana. Les pedimos que planteen en Plenaria la discusión sobre ella, en el marco de las nuevas e inesperadas condiciones que nos afectan. No pasen por alto que su silencio sería anuencia y que su anuencia les acarrearía la responsabilidad histórica, igual a la de los renegociadores puntofijistas y parlamentarios que los avalaron, de lo que significará para muchas generaciones de venezolanos continuar igual: crecientemente endeudados y de endeudarnos aún mas.

Caracas, Agosto de 2000.

TITO VILORIA, sindicalista, sec. Gral. del SUTOEA. Aragua; EDUARDO SÁNCHEZ, sec. gral. de la AEA/UCV, DF; ORLANDO CHIRINOS dirigente sindical del FCT de Carabobo; RICHARD GALLARDO, sec.org. del UTOEA, Aragua; MARVIN MANTILLA, de la VOZ DE LOS TRABAJADORES; JUAN GARCÍA, trabajador de la salud; ORLANDO VEGA, trabajador bancario; ALI VALENZUELA, empleado universitario, USR, DF; CARLO CERECEDU, APUSB/USB; THONY NAVAS, sindicalista FENACOTAP; PAULINO NUÑEZ, del Colectivo PLUM, filósofo, EM; RAFAEL GODOY, economista, "Fuerza del Cambio", Zulia; RAFAEL IRIBARREN, arquitecto, DF; GONZALO GÓMEZ, psicólogo, DF; ELISO MAGO BRITO, profesor, Turba Pedagógica, NAYIB AYAACH MAITA, economista, Compromiso Popular, DF; ALEXIS GONZÁLEZ, profesor UCV, Compromiso Popular; JOSÉ BONILLA, economista, DF; OSCAR RODRÍGUEZ, Ateneo de Antímano.


Durante el mismo año 2000, al calor del Año Jubilar católico y la campaña de Jubileo Sur, bajo el lema “Rompiendo Cadenas 2000” (Ver logo) participamos decisivamente en la organización del I Foro Social Nacional (venezolano), en el que se discutieron ponencas para ser llevadas al I Foro Social Mundial de Porto Alegre, Brasil, que había de celebrarse – como en efecto se celebró (expresión bastante apropiada para tan célebre evento) del 25 al 30 de Enero de 2001.

Para nuestro evento preparatorio, los compañeros Nagib Ayaach, economista, y Gonzalo Gómez, Psicólogo Social, junto con el suscrito, preparamos un memorable documento de análisis del que, infortunadamente, no hemos logrado obtener un ejemplar para incluir en el presente ejercicio, pero afortunadamente sí de la Declaración Final, que inscribimos a continuación.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.


Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

“RED VENEZOLANA CONTRA LA DEUDA

I FORO SOCIAL NACIONAL

- Taller Deuda –

DECLARACIÓN

L@S ABAJO FIRMANTES, VENEZOLAN@S y CIUDADAN@S DEL UNIVERSO, preocupad@s por el estado del mundo y, en particular por el estado de la Deuda Externa de los paises más pobres, especialmente por los de nuestra Región y particularmente por la de Venezuela, DECLARAMOS:

Que NUESTRA DEUDA ES Ilegítima hasta tanto no sea validada por una Auditoría Social de la misma;
Que aún aquella que resulte legítima después de validada, tendrá que someterse, en lo atinente a su cancelación y servicio, a un nuevo orden de prioridades socioeconómicas en el que la primera y absoluta prioridad sea asignada a las necesidades y derechos de las personas;

Que ante la realidad objetiva prevalente en Venezuela en relación con sus carencias socioeconómicas, las necesidades inminentes de la mayoría de sus ciudadan@s, y la situación de ilegitimidad potencial de buena parte de su deuda, el País DECLARE la SUSPENSIÓN DE PAGOS de la misma, como parte de una estratégia general de nuevas relaciones económicas y financieras con el mundo desarrollado y una nueva era de asociaciones y apoyos mutuos regionales y universales con capacidad para apoyar una actitud de relaciones dignas y simétricas entre las naciones del mundo y las personas;

Que este FORO promueva una plataforma regional Iberoamericana, para que toda la Región, en bloque, declare la SUSPENSIÓN DE PAGOS de su Deuda Externa;

Que este FORO promueva, mediante firma de los presentes, su compromiso, para que esta DECLARACION sea entregada a todas las instancias nacionales, regionales y universales pertinentes, en demanda de la Auditoría Social de la Deuda, tanto de Venezuela, como de todos los paises de la Región y del mundo menos desarrollado;

Que este FORO manifieste su apoyo a la aplicación de la Tasa Tobin, en forma universal e inmediata, para todas las transacciones monetarias; promueva una Ley Financiera que penalice la especulación monetaria y los ataques especulativos a nuestra moneda, y promueva leyes análogas a nivel Regional y Universal;

Que se declaren en nuestra Región al FMI, BM y la OMC, instituciones no gratas, a la vez que se manifieste apoyo a las Agencias Especializadas de las NN.UU., existentes, o a ser creadas ad-hoc para el caso, y se refuercen los recursos y el apoyo a FAO, UNICEF, OMS, UNESCO, UNPD, etc.;

Que se proponga el traspaso de recursos y responsabilidades del FMI, BM y la OMC a otras tantas agencias especializadas de las NN.UU., existentes o a ser creadas al efecto para atender tal vital problema de la Humanidad;

Que este FORO apruebe y respalde la defensa de las conquistas socioeconómicas hasta hoy logradas y las declare irreversibles, y también, ante la actual coyuntura de nuestro País, exprese clara y firmemente su rechazo a cualquier manifestación o intento empresarial o institucional que intente cancelarlas, cercenarlas o disminuirlas, bajo cualquier excusa o supuesta razón política, económica o de cualquier otra naturaleza;

Que este FORO se declare en sesión permanente y se constituya en el Consejo Popular Económico y Social Venezolano, eligiendo en este acto a sus Representantes Provisionales, responsables de su ampliación, documentación y perfeccionamiento, así como de invitar a formar parte de él, tanto al pueblo como a personalidades de probada probidad y calibre profesional para conformar el Gabinete Popular que habrá de presentarle a la sociedad y la Nación, tanto Estudios Críticos, como los proyectos socioeconómicos fundamentales que nuestra realidad requiere con urgencia.



Caracas, Liceo Andrés Bello, domingo 9 de Diciembre de 2000.

(Siguen firmas)


Infortunadamente, más que ignorarlo, el I FORO SOCIAL NACIONAL, ocultó este documento, el cual NO formó parte del Informe del Foro, ni fue llevado, como era el propósito, al

I FORO SOCIAL MUNDIAL de Porto Alegre (Brasil). Los compañeros Gonzalo Gómez, Nagib Ayaach y Rafael Iribarren, entre much@s otr@s, participaron en el taller de FSN que produjo esta memorable DECLARACION.

paulinon@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2425 veces.



Paulino Nuñez


Visite el perfil de Paulino Nuñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas