La revolución bolivariana ante la neo-expansión del neo-imperialismo

Nos encontramos ante una realidad incontestable como son las próximas elecciones del 08 de diciembre (8-D) del presente año para alcaldes y otros responsables del gobierno estadal-nacional venezolano. La oposición está tratando de implantar la matriz de opinión del plebiscito en función del resultado de las mencionadas elecciones ya que considera que el Gobierno de Maduro Moros es débil y “haciendo aguas” por las diferentes variables transitorias presentes, actualmente, en el normal desarrollo del gobierno revolucionario venezolano pero cuidándose de mencionar al propio proceso revolucionario aunque algún que otro supuesto líder de derechas “deja caer” la tesis del comunismo cubano rememorando las tesis sico-ideológico-políticas de la “Guerra Fría”.

En ese orden, tendríamos que suscribir las informaciones de José Vicente Rangel Vale cuando expresa en sus confidenciales sobre las contradicciones y serias diferencias en lo que califica como la MUD más por referencia que por existencia de la misma “mesa del diálogo democrático hobbesiano”. Razón tenía Eduardo Fernández sobre aquella impactante frase en escrito cuando expresó que “…los venezolanos no somos suizos…”; nos suponemos que sí se aplicara en estos momentos de transición de la democracia representativa hacia la democracia participativa, las sociedades revolucionario-nacionalistas y chavistas al considerar esa tesis eduardista, se sorprenderían por la incapacidad de esas derechas anquilosadas y “mudistas” cuales se sienten ubicadas en los tiempos pretéritos de la Historia republicana de Venezuela. Es evidente que la reflexión popular sobre la tesis eduardista nos lleva, inevitablemente, al concepto, realidad y praxis de la “lucha de clases” porque, por actitudes y comportamientos de los “mudistas”, se desprende la íntima comunión entre el inconsciente de clase burguesa, su correspondiente consciente en actitudes personales y colectivas cotidianas sustentadas en una antropología contra-natura, el disfrazar las tesis neoliberales con frases de corte fascista goebbelianas pero evitando expresar en concreción sus programas de gobierno, ni locales ni nacionales.

Por ejemplo, cuando leemos y releemos las frases expresadas por el señor Henrique Capriles Radonski sobre sus responsabilidades como Gobernador electo y en ejercicio del importante estado Miranda podemos extraer uno o dos conceptos sobre administración y economía estadal “caprilista” cuya lectura nos lleva a considerar que la Gobernación de Miranda no tiene presupuesto ni para la compra de lápices; en ese misma línea de desarrollo, al tiempo y sin necesidad de mayor demostración, el señor Capriles Radonski se desplaza por todo el territorio nacional sin demostrar de “donde provienen y están los reales” que sustentan esos gastos cotidiano-turísticos. Por cierto, los continuos viajes del señor Capriles Radonski, por todo el territorio nacional venezolano, a nos, nos “suena” como a aquellos viajes que mantuvo Adolf Hitler previo a elecciones alemanas. La verdad que nos gustaría conocer el desglose de los gastos del Gobernador Capriles Radonski “para nuestro conocimiento y fines consiguientes”.

Nos deseamos proponer un escenario pre-durante-post elecciones del 8-D. En nuestro criterio, por lógica evidente, los “mudistas” y los “falangistas-seudo-fascistas” (¿sic?) tienen, necesariamente, que profundizar matrices de opinión que les permita consolidar dentro de la siquis colectiva de sus allegados y tratar de penetrar en los objetivos y reales descontentos que se están expresando en las filas de los revolucionarios por la incomprensión e ignorancia de qué significan las “etapas revolucionarias” en el marco de un proceso de “cambios profundos” de realidades precedentes capitalistas y alienantes hacia realidades horizontales de bienestar social colectivo-nacional bajo las tesis boliviano-chavista conjugadas con el “ideario del socialismo siglo XXI” en proceso de desarrollo teórico-intelectual.

En ese proceso de toda lógica y en el marco de la democracia actual en ejercicio en Venezuela que se encuentra en el transito entre aquella democracia alienante de la no participación de los colectivos sociales hacia la educación popular del real significado de la democracia participativa y local, las derechas, necesariamente, están obligadas a desarrollar “mito-realidades” que les permitan demostrar las supuestas incapacidades del “gobierno de calle” y, en consecuencia, la supuesta inoperancia del Ejecutivo Nacional. Frente a este escenario, nos consideramos que todas las Comisiones de la Asamblea Nacional deberían activarse para confrontar las “supuestas denuncias” que expongan las derechas con las finalidades de contrarrestar y, al tiempo, colaborar con las funciones del Ejecutivo para exponer, no solo las “medias-verdades” sino el proceso perfectible continuado del golpe de estado, profundamente, necesario para el mantenimiento, particularmente, del imperialismo de los EEUU de América y su real-realidad como “imperio capitalista”.

¿Cuándo se activarán las denuncias de los “mudistas” y sus correligionarios fascistas? Aunque cotidianamente conocemos las “inquietudes” de las derechas nacionales, particularmente, los sectores políticos acompañados por algunos sectores empresariales, las “neo-tesis-golpistas” se tendrían que estar expresando hacia finales del presente mes de octubre y todo el mes de noviembre. Pero ¿Cuáles serían los contenidos de esas denuncias que sean, aparentemente, “sustantivas” como para impresionar la siquis colectiva venezolana? Los contenidos podrían estar sustentados en dos (2) variables: la profundización de la “guerra sicológica” y el saboteo de la “economía de bolsillo”. La “guerra sicológica” se tendría que concentrar en frases cortas pero con contenidos actuales tipo “nazi-goebbelianas”. Por ejemplo, tenemos el caso denunciado por las derechas de la “reactivación del caso Pudreval”. El entrevistado, Mayor General Hebert García Plaza, por José Vicente Rangel Vale en su programa dominical: “José Vicente hoy” informó con claridad prístina sobre la información obtenida por el órgano correspondiente en lógica razonada. Innecesario sería ir más allá de la explicación ofrecida por el entrevistado pero (siempre el pero) la duda queda y le permite a esas derechas seguir con “el temita”. En contrario, si los medios ideológicos del Gobierno bolivariano se trasladan hacia el lugar de la “mal-intencionada-denuncia” y presentan las realidades objetivas, se podría desmontar esa matriz de opinión goebbeliana. Por ello nos preguntamos también: ¿Por qué de tanta insistencia de las derechas al no reconocer ni el triunfo de Maduro Moros, de no reconocer al ente estatal responsable de las elecciones, ni aceptar el carácter nacionalista-revolucionario, bolivariano-chavista de la FANB, ni aceptar que el pueblo tiene derechos naturales de alcanzar la felicidad personal y social y, por último, cuál es la maldita manía de querer imponernos el capitalismo neo-liberal dependiente de los imperialismo mundiales en situación global?

Bien hemos colocado “…los imperialismos mundiales…” cuando, al muy estilo caribeño, solo nos concentramos en el denominado “imperialismo yanqui” por no solo su cercanía sino también por su influencia sobre el Caribe gracias a la “Doctrina Monroe” pero no debemos olvidar toda la Historia de la presencia europea y su impacto colaboracionista cuando el “Bloqueo de La Guaira”. Don Simón Bolívar fue preciso en carta sobre la presencia yanqui por aquellos lares sur-oriental del territorio venezolano como también lo expresó cuando Panamá; es decir, don Simón Bolívar tenía su propio análisis, reflexión y conclusiones sobre las “vecinales relaciones” con nuestro entorno norteño. Podríamos exponer que don Simón Bolívar propuso e implantó la “tesis anti-imperialista” en América continental por lo que es obligante el estudio y reflexión de sus escritos relacionados con su política anti-imperialista yanqui.

En ese entorno, durante la denominada como 4ta. República, el sector político venezolano se dividía entre los “euro-dependientes” y los “piti-yanquis” lo que desarrolló contradicciones sobre cuál modelo económico de desarrollo se debería imponer en la Venezuela rentista en una supuesta “reforma constitucional” dependiente y alienada; es decir, ¿se impondría el “modelo italiano” y/o el “modelo asiático-japonés”? En ese orden, es de toda lógica la propuesta de Carlos Andrés Pérez durante su primer gobierno cuando impulsó, parcialmente, el “modelo japonés” pero frente y con la efectiva presencia nacional de Washington en Venezuela, la democracia representativo-dependiente venezolana no tenía espacio para “moverse con cierta libertad” y es por ello y en consecuencia que la decisión de Hugo Rafael Chávez Frías no representó una equivocación cuando llamó a la Constituyente porque sabía y conocía que la Constitución-base de la 4ta. República no era la solución para la realidad venezolana que se encontraba en profunda crisis socio-económica, fundamentalmente, durante la década de los años 90. La tesis de realizar la reforma de la Constitución del 62 era no solo inconveniente sino , prácticamente, imposible por las contradicciones de clase del status quo burgués-dependiente sino que era imperativo imponer una nueva Constitución que rompiera con los paradigmas de la dependencia al imperialismo yanqui y al sector comunitario-europeo, que permitiera visualizar las crisis socio-económicas presentes que estaban más cercanas a una explosión total social que desarrollara la “crisis y el caos” hacia, objetivamente, camino a la “guerra civil al mejor estilo español pre-1936”, que era obligante alcanzar un “apaciguamiento tradicional adeco-copeyano” buscando un equilibrio de Estado para la “renovación nacional moderna pero socialista”, propuesta cual nunca fuera aceptada por el “Pacto de Punto Fijo” que en y por consecuencia se vieron en la imperiosa necesidad de desarrollar la “tesis del golpe de estado” cual se expresó y concretó con y en el “Golpe de Abril”. Es decir y es importante precisarlo, Hugo Rafael Chávez Frías produjo la implosión del “capitalismo de Estado en decadencia” venezolano cuya real-crisis comenzaría desde y durante el primer gobierno de CAP y cuyo desarrollo histórico llevó a la sociedad invisibilizada venezolana a expresarse en oposición a ese modelo capitalista-neodependiente-neoliberal en dos (2) expresiones explosivas sociales y militares tanto el 27 de febrero, la primera, como el 4 de febrero, en el segundo momento histórico de protesta profunda.

Elevamos la pregunta: ¿cuál es realmente el modelo de Estado que buscan alcanzar las derechas venezolanas en tanto y cuanto están, actualmente, rechazando en diferentes actitudes los cambios profundos que se vienen realizando en el marco de la Revolución Bolivariana del Estado burgués-capitalista-dependiente hacia el Estado social-participativo-nacional-bolivariano-chavista y socialista?

En ese orden, en las derechas, actualmente, se podrían estar presentando varias opciones: la tradicional que promueven Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López y María Corina Machado como voceros de las ultra-derechas fascistas; los adeptos al modelo neoliberal post-crisis del capitalismo de Wall Street donde podrían estar involucrados aquellos que se han beneficiado de los contratos gubernamentales en el paradigma de las “compras del Gobierno”; podrían estar presentes aquellos que se podrían estar acercando al “modelo japonés” vista el fracaso del “Golpe de Abril” tiempos cuando se hubiera podido haber impuesto el “modelo español-dependiente-aznarista” similar y/o igual a los modelos presentes, actualmente, en Chile, Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica y México.

En ese marco referente y orden ideario presente, nos vemos obligados a preguntarnos vista las realidades internacionales de la reingeniería del sistema capitalista en su etapa neo-neo-liberal-global: ¿en cuál modelo de las relaciones bilaterales podrían estar reflexionando los EEUU de América en función de sus objetivos intereses geopolíticos y geoestratégicos en referencia y para Venezuela si y solo si Washington acepta las realidades profundas en desarrollo en el proceso revolucionario bolivariano-chavista de corte nacionalista bajo los esquemas teórico-prácticos del “socialismo del siglo XXI”?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1743 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a174884.htmlCd0NV CAC = Y co = US