Debate Ideológico

Hoy, cuando Venezuela, nuevamente está siendo amenazada por fuerzas nacionales e internacionales, que obedecen ciegamente a los intereses imperialistas de EE.UU, sectores respetables de intelectuales e ideólogos de izquierda, pertenecientes a diferentes corrientes socialistas, piden una discusión seria sobre el futuro de nuestro país.
Esta situación se presenta por los últimos pasos que dio la Revolución, de conversar con los capitalistas. Ellos dicen que esto abrió el camino y desempolvó una teoría que permite justificar un pacto con la burguesía. “Aquello no fue una simple conversación, fue una concertación , se confeccionó un plan restaurador con la escusa de elevar las fuerzas productivas”. “No se puede construir el Socialismo con la ayuda del Capitalismo. Esta ingenuidad de pedirles que caven su sepultura está en el origen del problema de hoy”. El Che Guevara decía, no se puede construir el Socialismo con las armas melladas del Capitalismo.


La alarma se encendió, cuando se acordó enviar a miembros del PSUV, a capacitarse ideológicamente en China, pues consideran que China no es socialista pues escogió conscientemente (bajo Deng Xiao Ping) el camino de la modernización capitalista autocrática. Sin olvidar que China ha logrado espectaculares resultados, al combinar los tremendos avances hechos por la economía nacionalizada y planificada en el pasado medio siglo, con la participación del mercado mundial.
Dicen ellos, que aquellos que defienden la “vía china” para Cuba y Venezuela están defendiendo el Capitalismo. Adoptar el modelo chino en Venezuela supone detener la revolución, mantener la propiedad privada de los medios de producción y la destrucción de los elementos de control obrero y de democracia que se haya conquistado, para poner todo el poder en manos de una burocracia privilegiada con lazos orgánicos con el gran capital. Ese es el programa de la contrarrevolución en toda regla. Es un escándalo, que alguien asociado con el movimiento bolivariano pueda defenderlo, dicen ellos.

‘’Para Cuba es aún peor. Es el programa de privatización de la economía nacionalizada y la conversión de la industria del Estado en monopolios privados. Es decir, significa la destrucción de todas las conquistas fundamentales de la Revolución Cubana y todo esto se haría bajo la bandera del Partido Comunista, como en China. Los burócratas gobernarían, pero lo harían como si fueran capitalistas privados y multimillonarios, que pueden transmitir sus riquezas a sus descendientes como propiedad privada. El autentico peligro, para el Socialismo en Cuba, no es la intervención imperialista, sino la penetración de bienes extranjeros y baratos de mayor calidad que los productos domésticos. Si la clase dominante estadounidense fuera más inteligente abandonaría el bloqueo a Cuba y fomentaría el comercio. Esto socavaría la economía nacionalizada mucho más eficientemente que cualquier bloqueo. Pero los imperialistas norteamericanos son excepcionalmente estúpidos. Están demasiado cegados por el odio hacia “el régimen de Castro” como para comprender incluso cuáles son sus propios intereses. El aislamiento de Cuba, creó todo tipo de escaseces y cuellos de botella, que se expresan en los problemas diarios que experimentan los trabajadores y las amas de casa. Las condiciones de las masas han mejorado en comparación con el pasado, pero no siguen la marcha de las expectativas. Hay dificultades particulares con el transporte, el alojamiento y la alimentación. La situación se hace más insoportable por el hecho de que hay gente con más fácil acceso a divisas y bienes que otros”. Los EE.UU, han tratado de aislar a Cuba durante casi 60 años, y los aislados hoy en día son ellos. Esto lo vemos en los organismos internacionales, en las Naciones Unidas por ejemplo, permanentemente más de 170 países votan en contra del bloqueo a Cuba y tan sólo dos o tres votan a favor del bloqueo, EE.UU., Israel y cualquier otro país pequeño comprable. Si es en Latinoamérica, “Su antiguo patio trasero “, ocurre lo mismo, ya han perdido toda su hegemonía y prestigio. En cambio Cuba, pertenece a todos los organismos latinoamericanos y hoy ocupa la presidencia del Celac. En cuanto a los cambios que se están operando actualmente en Cuba. Fidel respondió, no se trata que estemos volviendo al Capitalismo, sino que estamos modernizando el Socialismo.

En cuanto a Venezuela debemos recordar, que nuestro Socialismo es el único en el mundo, que ha llegado y se ha mantenido en el poder por la vía pacífica y democrática. El de Chile con Salvador Allende llegó al poder, pero fue derrocado por el imperialismo Yanqui.

Chávez, inicialmente definía el proceso que encabeza como “revolucionario”, “humanista” y “bolivariano”, con el objeto de desarrollar una “democracia participativa y protagónica” del pueblo. Después del referendo revocatorio del año 2004, determinó que la Revolución había entrado en una etapa “antiimperialista” y puso el Socialismo en la agenda de discusión, no solo Nacional sino Internacional. Definió que su gobierno es Socialista, pues “pone lo social primero”, mientras que el Capitalismo, pone el capital primero, cuando debía ser al revés, lo social debe ser primero. También decía que había que inventar el Socialismo del siglo XXI, y habrá que ver cuál de las vías. Pero “¿Cuál de tantos?”, se preguntó el mismo y a la vez se respondió: “pudiéramos pensar que ninguno de los que han sido”: Hay que inventar el Socialismo del siglo XXI. “Estamos planteando al mundo revisar la tesis del Socialismo Cristiano. Si Cristo viviera aquí, fuera socialista”. “El Libertador Simón Bolívar iba directo al Socialismo”.

Yo, diría que nuestro Socialismo parte de las particularidades y peculiaridades venezolanas, de nuestras raíces históricas, idiosincrasia, estructuras económicas etc. No lo podemos encajar en ningún modelo, pues siempre ha fracasado la copia de otros países, pero si vamos asimilar críticamente lo mejor que tienen los otros modelos. No se puede decir, que será un Socialismo a lo Cubano, Chino, Coreano etc. El Socialismo no se decreta, es un proceso de desarrollo.

Es previsible, que exista una diversidad de opiniones, concurrentes y divergentes, sobre temas ideológicos y políticos en la definición teórico-práctica de un proceso que tiene sus propias peculiaridades. Pero también debemos tomar en cuenta la realidad actual de Latinoamérica y el mundo, que ha cambiado y sigue cambiando, con respecto al pasado, no hay que ser dogmaticos. El Socialismo del siglo XXI, no se puede construir con las armas melladas del viejo Socialismo. y si fallamos con este modelo, nos hundiremos todos, Trotskistas, Stalinistas, Reformistas y pare de contar. Con todas estas corrientes tiene que lidiar el Presidente Maduro, como lo hizo el Comandante Supremo de la Revolución Hugo Chávez. Por eso llamó a la Unidad y más Unidad. Unidad, Lucha, Batalla y Victoria, debe ser nuestra divisa.

Rauljoseramirez@hotmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1629 veces.



Raúl Ramírez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a168249.htmlCd0NV CAC = Y co = US