Premio nobel de la paz o señor de la guerra

La loca carrera guerrerista de Barack Hussein Obama, el Premio Nobel de la Paz, que desde la Casa Blanca se ha convertido en el Señor de la Guerra, pareciera que nos conduce al exterminio de esta civilización, tal y como lo ha venido denunciando en sus reflexiones, el Comandante Fidel Castro Ruz. Obama, no es un patán, como George W Bush y por tanto está demostrando que es mucho más peligroso que todos los halcones juntos.

Desde siempre hemos sostenido, que ese relacionista del Complejo militar, financiero y comunicacional, que dirige los destinos de Estados Unidos y amenaza al mundo; con sus delicados y académicos modales, es mucho más frío y calculador, que sus antecesores. De hecho ha estrenado un nuevo sistema intervencionista, tan criminal, como los que históricamente ha puesto en boga ese imperio, pero con la particularidad de que el lodo que antes ensuciaba la fachada de la Casa Blanca, ahora va a caer a otros vecindarios. En el caso del Medio Oriente, la mayor carga la está llevando la mafia que pisotea la dignidad del pueblo hebreo en Israel, asentamiento que actúa como sicario del coloso del norte y de Europa, con sus intervenciones directas plagadas de crímenes de guerra, como en los casos de Gaza y Líbano. Pero además tiene la misión de operaciones encubiertas para desestabilizar a gobiernos, como ocurrió con Libia y ahora lo intentan en Siria, donde cuentan con quintas columna, comprados para desestabilizar internamente y con mercenarios,introducidos a través de las fronteras de los países vecinos.

La escalada contra Siria que tiene su principal soporte en las monarquías del mundo árabe, que están de rodillas ante el imperio y el sionismo internacional, tiene como finalidad sacar del poder por la vía que sea a Bashar al Assad, instalar allí un gobierno de “transición”, para luego ir por Irán. Una vez sometida la nación persa, si es que esto llegara a ocurrir, la vía estaría expedita para repetir la receta con China y Rusia. Esa es la estrategia occidental, para imponer su hegemonía en el mundo, pero he allí el peligro de la conflagración mundial, porque Siria, Iran, China y Rusia, no son Libia, Irack, ni Afganistan. Tanto China, como la Federación Rusa, han comenzado a mover sus peones en la geopolítica mundial, mientras que Iran haciendo caso omiso a las amenazas conatinúa construyendo su piso de resistencia, el pueblo sirio, con su gobierno no se rinde y está dando la pelea, contra la criminal intervención.

Por su lado el Señor de la Guerra, a la calladita continúa concentrando poder para cuando llegue el momento de ejercer su condición de dictador.

De acuerdo a las investigaciones realizadas por especialistas en la materia, entre ellos Atilio Borón, Obama, prepara a Estados Unidos, para una guerra de proporciones inimaginables y para ello se apoya en las revelaciones de Kenneth Schortgen Jr., del periódico digital Exáminer.com, quien publicó que

el presidente Barack Obama firmó el 16 de Marzo de 2012 una nueva Orden Ejecutiva que amplía considerablemente los poderes presidenciales conferidos por la Orden Ejecutiva para la Preparación ante desastres emitida por Harry Truman en 1950. Con este nuevo instrumento legal el presidente Obama está facultado para asumir el control absoluto de todos los recursos de Estados Unidos en tiempos de guerra o emergencia nacional y, será él, como presidente de la primera potencia mundial, quien elegirá el momento para hacer uso de esos poderes supremos.

Mediante este documento, que lo faculta para la preparación de recursos para la defensa nacional, el Premio Nobel de la Paz, tiene en sus manos poderes inmensos que lo facultan para controlar y distribuir vía decreto, la energía, la producción, el transporte, la alimentación, incluyendo el agua, en caso que considere, que está en peligro la defensa y seguridad nacional. Igualmente quedan bajo esa orden los contratistas y proveedores, los materiales, los trabajadores calificados y el personal profesional y técnico. Los ejecutores de esa disposición, serían los secretarios de: Defensa, Energía, Agricultura, Comercio, Trabajo y demás instancias del poder ejecutivo.

Esta decisión de Obama, que no tuvo mayor cobertura por la prensa, le extiende esas facultades al señor Obama, no en tiempos de guerra, sino también en tiempos de paz, que unilateralmente puede convertirlos en bélicos.

Antes de Harry Truman, habían hecho uso de este recurso legal, que pone en manos del ocupante de la Casa Blanca, poderes extraordinarios, los presidentes: Abrham Lincoln, que durante la guerra civil, suspendió las libertades de expresión y prensa, revocó el Habeas Corpus y el derecho a un juicio justo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el presidente Woodrow Wilson, solicitó al Congreso nuevos y más extensos poderes para colaborar en el esfuerzo de la guerra, pero los legisladores se negaron a la petición. Wilson, como respuesta a la posición legislativa emitió una Orden Ejecutiva, que le permitió tener el completo control sobre: los negcios, la industria, el transporte, los alimentos, así como poderes especiales para dictar políticas económicas. De acuerdo a las investigaciones de Schortgen Jr, los poderes constitucionales fueron devueltos al pueblo norteamericano, solo después de la muerte de estos dos presidentes.

Este nuevo zarpazo a la institucionalidad norteamericana, revela la verdadera cara del país que se proyecta al mundo, como adalid de la democracia y cuna de los derechos humanos, cuando en realidad, no es más que un instrumento con un marco jurídico, que permite al mandatario convertirse en dictador, cuando así lo crea necesario, o mejor dicho, cuando el sionismo mundial, se lo imponga, como en este caso la amenaza bélica de Israel contra Irán, obligó a Obama a emitir la orden, que deja a su discreción poner a la orden de una aventura militar toda la maquinaria económica, tecnológica y demás recursos de Norteamerica.Esa locura no se le ocurrió a ninguna de las administraciones estadounidenses, ni siquiera durante la comprometedora guerra de Vietnam.

De todo esto se deduce, que el Lobby sionista, pasó de la pasividad a la acción y ya no son apéndices ni protegidos del coloso del norte, sino que están jugando con sus propias cartas y tienen al imperio bailando al son de Jerusalem. Esto ha convertido al Premio Nobel de la Paz, en el señor de la guerra.

Periodista*

CNP 241 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: