La paliza contra el imperio es irreversible

La paliza contra el candidato del imperio, apoyado por la ultra derecha venezolana (MUD) es irreversible. Y es irreversible porque precisamente los líderes de la llamada Mesa de Unidad Democrática o Mesa de la Ultra Derecha (MUD) no han entendido, no han aceptado y no han internalizado los cambios que se han suscitado en la sociedad venezolana y mientras persistan en esa estupidez, sus posibilidades serán inciertas, no frente a Hugo Chávez, sino frente a un proyecto de país, que ha instalado nuevos códigos en la cultura política venezolana.

El pueblo venezolano ya no es el de los 70 – 80, que concurría a las urnas electorales con el chip, del color de una tarjeta y la imagen de un candidato, sin detenerse a ver que ofrecía ese color y ese sujeto, que le pedía el voto. Simplemente cada cinco años ese “manso pueblo” iba, depositaba su voto sin ninguna oferta a cambio y lo único que ocurría era que luego de otro lustro, volvía a las urnas, casi siempre para “castigar”, a quien se portaba mal. Pero no había propuestas enfrentadas, era únicamente el estilo de como conducir ese modelo de país, que se consumía a la población, mediante el hambre, las epidemias y la represión policial, para acallar las tímidas protestas pacíficas, que se daban pero que generalmente terminaban con estudiantes, obreros y habitantes de los barrios, muertos.

Era la época del bipartidismo, donde confrontaban la socialdemocracia, representada por AD y la Democracia cristiana, representada por COPEI. La tercera posición en la arena electoral, era la izquierda venezolana, satanizada y perseguida a sangre y fuego por los “Cachorros del Pentágono” y los títeres de turno en Miraflores. Esa izquierda ofrecía el proyecto de la Venezuela socialista, pero sus seguidores apenas si representábamos 16 o 17 por ciento de la población electoral. Esa minoría por lo general residía en las grandes ciudades y en el mundo intelectual y de la academia y pese a los esfuerzos permanecía desconectada de las masas populares, que atosigadas por la propaganda imperial, veían en la propuesta socialista una amenaza. Porque ciertamente, en esa sociedad, lo democrático era lo meramente electoral, otra forma de participación como las de ahora era oficialmente subversiva y perseguida como tal.

Los “Chamosaurios” de la MUD, pretenden ignorar los cambios históricos. Pretenden volver a los esquemas de los 80, cuando los candidatos se vendían como detergentes y los Joe Napólitan y demás asesores norteamericanos, se metían la bola de billete, creando estereotipos. Descalificando por la edad,origen étnico y paremos de contar. Seguramente alguien recordará aquella confrontación fotográfica en anuncios publicitarios en la campaña del 78, donde mostraban al candidato de COPEI,(Lorenzo Fernández) dormido en el asiento de un avión y el de AD (Carlos Andrés Pérez) saltando un pozo, con la leyenda: “Compare y juzgue: Democracia con energía”. Son tan creativos que están reviviendo esos momentos. Porque ahora el “Chamosaurio”, pretende descalificar al Comandante Chávez, porque tiene 58 años. Ahí demuestra su capacidad de análisis, ahí, demuestra su capacidad comunicacional y de coeficiente mental. Cualquier ser humano después de los 50 años es cuando está en plenitud de su producción intelectual, de reflexión, de corregir rumbos y trazar caminos de éxito.

El Chamosaurio, es tan iluso que llegó a insultar la inteligencia de la mujer venezolana, cuando en una de esas parcas intervenciones dijo: Ustedes saben por quién van a votar las mujeres en octubre? Por Chocolate nuevo. Como si el voto de nuestras mujeres fuese vaginal y no de conciencia y análisis.

Por esa estulticia política y por la ausencia de un proyecto de país, que confrontar, al socialista presentado por Chávez, desde hace seis años, es que no tiene vida, este ciudadano, que no es capaz de mantener una conversación de manera coherente, más allá de quince minutos, mientras el “viejito decrépito”, como él calificó al Comandante Hugo Chávez, es capaz de mantener a un público cautivo por más de seis horas, a través de un programa como “Aló Presidente”, que ciertamente por su formato y temática, nos atreveríamos a sostener que es un fenómeno en la historia de la comunicologia.

No es lo mismo un programa de variedades, con frivolidades y espectáculos diversos, que puede ser kilométrico, donde la gente se cambia de canal y vuelve cuando le interesa; a un programa con solo un actor sosteniendo el escenario, sin distracciones, más que los chistes y anécdotas que se le ocurren a lo largo del programa, que ha durado hasta nueve horas. Aló Presidente, la gente se lo cala. Es interesante ver, como los parroquianos se reúnen el domingo, alrededor de su mesa para la parrilla, el refresco o la cerveza, sentados cómodamente frente al televisor que muchas veces lo instalan en el patio, bajo una mata de mango o cualquier otro árbol, para disfrutarlo, sin cambiar de canal.

Tenemos que admitir, que tantos los asesores, como los actores de la MUD, está enfermos, han adquirido, a través del onanismo mental, el síndrome que los especialistas denominan “Infofrenia”, según el cual el cerebro humano se convierte en un campo de batalla, porque los hemisferios del cerebro no se ponen de acuerdo en la percepción de la realidad y de ahí que no aceptan nada que se parezca a cambios.

El proyecto de país que el Comandante Chávez, oferta al pueblo venezolano, trasciende más allá de un hombre y, así deben entenderlo para digerir la derrota del 7 - O, que ya está firmada y decretada. Es un proyecto, un modelo de país, que no un estilo de gerenciar un modelo. Son dos cosas diferentes y no lo quieren entender. El modelo de país socialista bolivariano, no es un hombre, es un pueblo y eso

ha quedado demostrado en Argentina, donde Néstor Kirschner, inicio el modelo de cambios y su fallecimiento no fue barrera, para que su esposa Cristina, lo continuara y sale Cristina y habrá otra u otro, que lo continué, igualmente ha ocurrido en Brasil con Aula y Dilma.

El bolivarianismo, que ha encendido la pradera del continente y se extiende a Europa, es un modelo alternativo al capitalismo salvaje, ladrón y depredador, que tiene de rodilla a pueblos como los de España, Portugal, Grecia, Italia y otros, donde la directora de la orquesta es la señora Ángela Merkel, creadora de la receta para el salvataje de la banca estafadora y el castigo al pueblo trabajador y productivo, sobre quien caen todos los sacrificios exigidos por el FMI.

Ese modelo no volverá a pisotear a nuestros pueblos y menos al de Bolívar, que ha hecho buen uso de la justicia histórica y ha decretado que: La paliza contra el imperio, es irreversible.

Periodista*

CNP 241 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1865 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: