Ese petroleo es mío y lo demás, también: EEUU

Mientras el sonriente Obama pasaba pena con el protocolo ingles de su excelentísima majestad Elizabeth II, reina y señora de las comarcas británicas alrededor del mundo, los soberanos del imperio norteamericano y amos del mulato presidente gringo, emitían su sentencia condenatoria en contra no solo de la estatal petrolera PDVSA, sino en contra de nuestra patria venezolana. La sorpresa no es que lo hicieran, sino lo sorprendente es que hayan tardado mucho en hacerlo. Pero en fin, lo hicieron.

El imperio gringo, ahora mas que nunca está activo debido a que siente que Obama, los ha convertido en un poco blandengues y han descuidado “su patio trasero latinoamericano” y por allí se han “colado” los izquierdosos liderizados por Chávez. Los norteamericanos, han tratado de crear monigotes para retomar “democráticamente” su presencia invasora en nuestras tierras, como en el caso del beato Santos en nuestra “hermana” Colombia y el “divertido” ególatra de Piñera por allá en el estirado Chile y alguno que otro gobierno de izquierda “light”. Pero, la presencia de los gobiernos progresistas con inclusión de la clase trabajadora y con ese gran contenido social, ha impedido el actuar del imperio en la promoción de su hipócrita forma de imponer el mal llamado “mundo libre” bajo su tutela.

Pero esta estúpida sanción no es más que el recordatorio del imperio de que no nos tienen olvidados, de que están pendientes de nosotros y de que somos, de sus sumos intereses. Con este obsceno y arrogante (me gustaría semánticamente ser mas visceral o soez, pero…) actuar, los autoimpuestos amos del mundo pretenden crear un ambiente de amedrentamiento en nuestro país, como ingrediente adicional del pérfido ataque de nuestra derecha endógena. No es de extrañar, que este sea el inicio de los acuerdos que nuestros “embajadores del odio” y lacayos imperialistas de la MUD, convinieron en sus reiteradas visitas a la tierra del sonriente y maquiavélico ratoncito Mickey, como parte de la campaña de descrédito hacia nuestra Revolución y debilitar la permanencia del Camarada Chávez mas allá del 2012 y que refrendaremos voluntaria y masivamente.

Pero, a pesar del miserable accionar de nuestros criollos siervos del imperio y que muchas veces los vemos que van de torpeza en torpeza, no podemos dejarnos engañar con su aparente posición nacionalista cuando “critican” este acto de puro colonialismo norteamericano, ya que ellos son los que promueven todo este bagaje de acciones desestabilizadoras. Es parte de otro esquema de maniobrar, haciendo ver que no son tan hijos de p… al defender nuestro país, que Uribe tiene razón al aconsejarles que los programas sociales de Chávez hay que mantenerlos, que los gobernadores y alcaldes de la oposición quieren trabajar con el gobierno Revolucionario en la construcción de las viviendas y que en esta nación podemos vivir felices todos, si ellos son gobierno. Esta nueva “propuesta” de la derecha nacional es para crear confusión en nuestras huestes y si a ello le sumamos que algunos “servidores públicos” sabotean o no realizan su compromiso social, laboral y político y si “nuestra” autoproclamada y autoimpuesta dirigencia del PSUV maneja sectariamente este rompecabezas en que se está convirtiendo el partido (cada quien tiene la pieza que falta y no la suelta a cambio de), coño, el trabajo va ser duro, en convencer a los que se han ido, a los que se van y mantener a los que se quedan.

La ultraderecha nacional e internacional no solo atacará a PDVSA, sino a nuestras industrias básicas, nuestras importaciones y exportaciones, a nuestra CANTV como empresa estratégica para el estado y la Revolución, a nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, a nuestras instituciones de educación y formación y hasta nuestro núcleo familiar, con mensajes de “conciliación y progreso” y haciendo ver que Chávez representa la ineficiencia gubernamental y el odio entre los venezolanos. Es por eso, que hoy y mañana debemos defender nuestra presencia en cada institución que conforma el Estado con acciones que permitan fortalecer políticamente la revolución y sobre todo, la presencia del camarada Chávez de cara a los comicios del venidero año. Hay que mantener una vigilia constante de todos los programas y planes del Gobierno Revolucionario y de los encargados de ejecutarlos y denunciar (como está pasando en muchas partes del país) el uso de estos programas (como el de la Misión Vivienda) como logros de “lideres” parcelarios locales, para promocionar gobiernos “bolivarianos” municipales y regionales y “dirigentes” aspirantes a cargos de elección popular, dejando a un lado “por ahora”, la elección mas importante: la de Chávez.

Lo de PDVSA, solo fue un “avisito” de lo que se avecina, pero solo de nosotros depende que esta advertencia la tomemos como un consejo y le demos el justo valor de ataque que hay detrás de ella. No esperemos que nos lleguen por todos los frentes y nos atosiguen, debemos reaccionar combatiendo externa e internamente, pero tomando en cuenta al pueblo, no con imposiciones, porque el pueblo demostró el 13 de abril de 2002 que puede defender este proceso no como borregos, sino como valentía y orden y eso como que lo han olvidado de bando y bando. Del bando de la derecha no importa que lo hayan olvidado, lo lamentable es del nuestro y para estos dirigentes autoproclamados les dejo al Ché “Me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie” ¿Nos parecemos a el? Lo que pasa, es que al suspirar frente al espejo lo empañamos y no nos vemos bien. Es todo por hoy.

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución


cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx

cajucont@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2305 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: