Hagamos de la propuesta Chávez la mejor causa por Libia

La propuesta lanzada al mundo por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, para una salida pacífica en la hermana república norafricana de Libia, debe convertirse en la propuesta del proletariado mundial y de todos los movimientos sociales con plataformas de avanzada ideológica, sigamos el ejemplo de los intelectuales, con la finalidad de parar las criminales intenciones del racismo fascista e imperialista representado por las hienas hambrientas de sangre y petróleo de Estados Unidos de Norteamérica y de sus aliados de la Unión Europea, que ya tienen listo el proyecto para llevar “La paz y la democracia” con la oprobiosa invasión para sembrar la muerte y el exterminio en el bravo pueblo libio tal como lo han hecho en Irak, Afganistán, Pakistan y demás territorios del tercer mundo, donde han hincado sus venenosas y mortíferas garras.

La política de la zanahoria y el garrote de Barack Hussein Obama, que no es otra que la traducción de aquella nefasta recomendación de uno de los forjadores del imperio norteño, Franklin Delano Roosevelt: “Habla suavemente y lleva contigo un buen garrote”, herencia de su padre Theodore Roosevelt. En otras palabras, graficar en la acción, la traición, la dominación y la cultura de la muerte, lo que ha sido el principal valor de la mafia que de desde hace cinco siglos sojuzga a la nación norteamericana, paradójicamente el pueblo más desinformado y menos politizado de la humanidad, debilidades que lo mantienen, en condición de esclavo feliz, prisionero – rehén del complejo militar, industrial, comunicacional, que cada cuatro años estrena un arlequín relacionista público que vende al mundo y al propio pueblo de USA, como un presidente constitucional, que de eso no tiene absolutamente nada, porque también es un rehén de esa maquinaria sembradora de muerte y destrucción que se conoce como PENTAGONO.

Es necesario que con decisión profundicemos las acciones en todo el globo terráqueo, para desenmascarar al monstruo. Ahora es el momento. Existen claras señales de un despertar de la clase obrera en USA, con la política del garrote que los republicanos están imponiendo contra los trabajadores en Wisconsin. Con tantos frentes externos y ahora los internos el imperio, no es el mismo, no tiene las mismas fortalezas de antes. Algo indica que atraviesa un síndrome parecido al del imperio español del siglo XVIII, con su expansión en el nuevo continente, la resistencia y rechazo de los aborígenes americanos, que hacía ingobernables las colonias, la guerra con Francia y las contradicciones internas de la corona.

El caso Libia, debemos abrazarlo a la luz de la propuesta Chávez, como la mejor causa a favor del pueblo libio y de todos los pueblos del Medio Oriente, que están en el alba de sus raíces, como mecanismo de defensa contra el sometimiento de siglos, ocasionado por la intervención imperial europea, que ha pugnado por lograr el exterminio de esa cultura milenaria, a lo cual se ha sumado el agresivo imperio norteamericano.

Es imperativo profundizar las acciones en el mundo para alimentar las contradicciones que se están gestando en el vientre del monstruo. Este es el momento y la oportunidad de enarbolar como nunca los principios de la autodeterminación de los pueblos, el respeto a la soberanía y la dignidad de los pueblos del mundo. Libia debe solucionar su situación puntual sin la intromisión grosera de la mano extranjera y manteniendo su integridad territorial, base fundamental para conservar su condición de república soberana, rechazando de plano los planes secesionistas del imperialismo euronorteamericano para repartirse sus riquezas naturales.

Si permitimos que sucumba Libia, bajo la ensangrentada bota imperial, estamos condenando a Palestina y al resto del mundo árabe a vivir amenazados y esclavizados por el fascismo, representado en la derecha que gobierna Israel, utilizando de manera perversa el escudo del semitismo, para esconder su condición de criminal brazo armado del imperio norteamericano en contra de la milenaria cultura semita, púes quienes pisotean al pueblo hebreo, son venidos de diferentes centros de poder imperial y de semitas tienen lo mismo que tienen de árabes.

Al imperialismo internacional lo único que le importa es el petróleo y los yacimientos hídricos de Libia y por carambola frenar la intifada del mundo árabe contra el coloniaje occidental que descuartizó su inmenso territorio para dividirlo en parcelas donde de paso les dejó reyes y emires defensores de sus intereses, sembrados en espacios geopolíticamente bien importantes para manejar a distancia el dominio sobre estos indómitos pueblos.

Libia para el movimiento revolucionario árabe, es como Venezuela, para el movimiento bolivariano en Suramérica. Por eso hagamos de la propuesta Chávez la mejor causa por Libia y los movimientos de liberación en el mundo.

Periodista CNP 2414. Cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2342 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: