La Gripe Porcina: Bioterrorismo Imperial

La gripe porcina, en Venezuela le dicen “cochinera” gripe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llama ahora A (H1N1). Un nombre higienizado para evitar el uso de “gripe mexicana”, que contraría a las autoridades aztecas, o de “gripe porcina”, que enfada a los grandes industriales de carne de cerdo. Este es un tema interesante y ampliamente debatido a nivel mundial, el debate pasa por si este virus pudo haber sido creado en un laboratorio; versión con algunos científicos o investigadores lo ven factible. Otros analistas ante el anuncio de una vacuna contra el virus de la gripe porcina: Alertan. Cuidado no es la primera vez que se inventa una vacuna contra un virus creado en un laboratorio de armas biológicas.

Todo comenzó el 5 de enero de 1976, varios centenares de reclutas llegaron a la base militar Fort Dix, Nueva Jersey, Ese mismo año ante un brote de gripe porcina en Estados Unidos se ordeno la vacunación; el presidente Gerald Ford señalo: “Nuestra meta es asegurarnos que la vacuna contra la gripe esté disponible en las facilidades de salud pública, hospitales, escuelas y en las oficinas de médicos a través del país y que la mayoría de los americanos puedan sacar provecho de ella”. La vacuna estuvo disponible el 1 de octubre de 1976. Pero el remedio fue peor que la enfermedad. A las pocas semanas de comenzar el proceso, se le atribuyó a la vacuna haber causado decenas de muertes y más de 500 casos del síndrome Guillain-Barre, una enfermedad que afecta los nervios del cuerpo y que ocasiona debilidad muscular, dolor e incluso parálisis de los músculos faciales, del tórax y de las piernas. Ante esta realidad, el gobierno de los Estados Unidos detuvo el programa el 16 de diciembre de 1976. Esta debacle fue catalogada como un Vietnam médico”, el invento de una epidemia de gripe porcina.

Bajo la administración de Jimmy Carter en 1977, el nuevo secretario del Departamento de Salud, Educación y Asistencia Social, Joseph Califano, levantó la moratoria impuesta el 16 de diciembre de 1976 y recomendó reanudar la vacunación, esta vez sólo a grupos de alto riesgo. Entre ellos, a razas y grupos étnicos minoritarios. Como grupo étnico minoritario de alto riesgo, miles de niños puertorriqueños a principios de 1977 fueron obligados a participar en un proceso de inmunización, a sabiendas de que la vacuna era defectuosa.
En marzo de 1977, con 104 demandas a cuestas por negligencia, para un total de $111 millones, el gobierno de los Estados Unidos canceló la campaña de vacunación contra la gripe porcina. Para armar el rompecabezas que permite precisar lo que pasó en Fort Dix, es necesario tomar como base el informe, “Research in Chemical, Biological and Radiological Warfare (1960)”, presentado por el Departamento de las Fuerzas Armadas ante el Comité de Ciencias y Astronáutica del Congreso de los Estados Unidos. En el informe, el Departamento de la Fuerzas Armadas ilustra con ejemplos específicos el papel clave que juega la guerra biológica en el marco de la estrategia nacional.

“La guerra biológica es mejor alternativa que la guerra explosiva que destruye a las personas, pero también arruina sus posesiones materiales como edificios y máquinas. Si es introducida de manera limitada por un saboteador, podría servir como un suplemento a las amenazas naturales a la salud”, estipula el documento oficial. “A gran escala, sin la ayuda de epidemias, la guerra biológica también podría ser utilizada como la forma de afectar a una población grande”, añade. Según el documento, hasta enfermedades bien conocidas podrían tener efectos poderosos si son usadas contra aquellos que no están acostumbrados a ellas. Para lograr ese efecto “poderoso”, el Departamento de las Fuerzas Armadas recomienda en su informe el método de la diseminación por medio de aerosoles, “de manera que las víctimas deseadas respiren directamente los agentes”.
Respecto a la importancia de la guerra biológica desde el punto de vista de sus posibilidades, el documento afirma que también existe la probabilidad de que algún laboratorio desarrolle una variante por mutación que sea más virulenta que las formas naturales. “Si todo esto estuviera en manos de una nación atacante, que a la vez contara con los medios de protección inmunizantes para protegerse, el resultado sería aplastante”, concluye el informe. No puede haber duda de que en su informe ante el congreso en 1960, el Departamento de las Fuerzas Armadas recomienda el uso de los virus como agentes letales. Sin embargo, algunas personas pueden pensar que el tema quedó en papeles.
Eso no es correcto. En una vista congresional el 28 de septiembre de 1994, el Departamento de la Defensa admitió la existencia de programas de experimentación biológica durante la Guerra Fría. Según su ponencia, entre 1954 y 1976 el Instituto de Investigación Médica en Enfermedades Infecciosas del Ejército llevó a cabo veintiún proyectos “clasificados” de Guerra Biológica con más de dos mil militares.


Otra versión apunta que la epidemia de la gripe surgida en México tiene responsables concretos: La empresa estadounidense Smithfield Foods Inc., productora de carne porcina más importante del mundo. Varias investigaciones apuntan a los gigantescos criaderos de cerdos que esta transnacional posee en el pueblito mexicano de La Gloria –cuyas condiciones higiénicas y de hacinamiento son espantosas– como el origen del flagelo. El primer caso detectado en 2009 se detectó el 28 de marzo, según la conferencia de prensa ofrecida el 23 de abril del 2009 por la doctora Nancy Cox y en la ribera texana del Valle del Río Grande, a dos pasos de la frontera con México, se halla Harlingen. En esa pequeña ciudad estadounidense, el pasado 5 de mayo falleció Judy Trunnell. Fue la primera estadounidense fallecida a causa del virus; el marido de Judy, Steven Trunnell, presentó ante un juez, el pasado 11 de mayo, una demanda contra la empresa productora de carne porcina más importante del mundo: Smithfield Foods Inc. Esta multinacional detenta –una filial mexicana Granjas Carroll– unos gigantescos criaderos de cerdos cerca de un pueblito de tres mil habitantes, La Gloria, en el Estado mexicano de Veracruz.

Pero hace unos años apareció la gripe aviar, alarma mundial. ¡Una pandemia! Sin embargo la Aviar provoco la muerte de 250 personas en el mundo, nadie quería comer pollo. La gripe común mata medio millón de personas cada año en el mundo y la OMS tranquila y sin nervios. Ahí surgió el antiviral Tamiflu y también el personaje que es más peligroso que las gripes aviar y porcina juntas, se trata de Donald Rumsfeld, el ex-secretario de Defensa del presidente George W. Bush y uno de los principales instigadores de la invasión ilegal de Irak, fue presidente de Gilead Siences Inc. desde diciembre de 1997 hasta hacerse cargo del Pentágono en 2001, y conserva un importante paquete de acciones. Una de las primeras medidas de Rumsfeld cuando asumió su cargo en el gobierno fue declarar el Tamiflu de uso obligado en el seno de las fuerzas armadas. Las ganancias de Roche y de Gilead –y por consiguiente el enriquecimiento personal de Donald Rumsfeld– se dispararon. Las acciones de la empresa se vieron también altamente beneficiadas en Bolsa a partir de 2003, cuando surgieron en Asia las amenazas de epidemias del Síntoma Respiratorio Agudo Severo (SRAS) y del virus H5N1 de la gripe aviar.

El Tamiflu fue descubierto por la firma biofarmacéutica Gilead Sciences Inc., cuya sede se encuentra en California. Gilead cedió los derechos a la empresa multinacional suiza Roche, la cual le revierte el 22% de los beneficios anuales por las ventas de Tamiflu. Al Final una interrogante: Si la gripe porcina es una pandemia tan terrible como anuncian los medios de comunicación, Si a la Organización Mundial de la Salud le preocupa tanto esta enfermedad, ¿por qué no la declara como un problema de salud pública mundial y autoriza la fabricación de medicamentos genéricos para combatirla? Pero vamos a cuidarnos todos de la AH1N1 porque están programando “Podar” la población; la eliminación de la mayor cantidad posible de seres humanos



jlrlinares@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3757 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: