La medicina venezolana y el modelo de Joche y Chinto

Decidí pasar mi cuarentena en el conuco de Ñango Marín. En este "encierro", tengo de todo o casi de todo. Tengo naturaleza. En las mañanas no tengo ese olor a café de máquina, pero tengo el guarapito de limón y de un limón, que yo misma agarro en la matica muy tempranito porque al caer el sol, no es bueno quitarle limón a la mata. Tomo los amarillitos. Luego tengo el cafecito santiguao, que es colado en una pequeña cazuelita, que Ñango compró hace muchos tiempo en El Cercado. A cafecito pa´gueno

Tengo el canto de las guacharacas. Siento y veo la depresión que embarga al guacharaco Carrao al no poder dar sus vueltas por el sector de Los Listas en San Sebastián (Tacarigua Adentro) para meterle el ojo a sus guacharacas. Oigo, durante el día al tutuel, al guyamate, la chulinga, la potoca, la tortolita y muchos cantos de pájaros que no se ven en las pajareras, pero cantan como la culebrita de oriente y sus melodías son como la de Beto Valederra. Oír a los pájaros por estos conucos, es como oír a Beto con su avispero o su tamarindo.

Puedo oír a Chela la Ñeca, al Carrao y a Pipo en sus filosóficas platicas. Esta mañana, pude ser espectador de un conversatorio entre Chela la Ñeca y el guacharaco Carrao. El tema que trataban, era muy actual: Papel de los médicos y la ciencia médica en Venezuela y el imposible de superar a José Gregorio Hernández (Joche) y a Jacinto Convit (Chinto). Esto que registro fue parte de su platica:

Chela la Ñeca: Yo oí hace mucho tiempo en estos conucos, tertulias de los conuqueros en sus asambleas, observando o discutiendo, cómo los médicos venezolanos en sus respectivos consultorios se orientan por un modelo un poco deshumanizado. Oía en esas discusiones, que cuando el paciente o cliente planteaba, que había ido a verse con un medico cubano, soltaban esa sonrisita burlona, de desprecio y luego le decían al cliente (no paciente): ¿Médicos? ¿Quién dijo que eran médicos? Esta idea de ponerse como eminencias médicas, frente a los cubanos fue todo un evento. Yo oía compay Carro, que los conuqueros comentaban, que a veces iban a una consulta y el médico que lo atendía, sólo era capaz de ver los resultados de los exámenes que llevaba y eso era suficiente para mandarle una lista larga de medicamentos. Oí a Chilo decir, que no le veían la cara al cliente. Ni un bodeguero. Por supuesto, se oían comentarios muy buenos sobre médicos, compay Carrao. Los comentarios sobre los médicos familiares o con especialización en Familia eran una cosa extraordinaria. Hay médicos muy buenos, pero esa burla era odiosa.

Carrao: Si la cosa comay Chela es más o menos así. La medicina en Venezuela e viene caminado hacia deshumanización y es una ironía. El juramento que hacen compay Carrao, a veces no armoniza con su actitud y práctica. Decía Chael, que en los hospitales, los consultorios se veían vacíos y en las clínicas, se ven abiertos y con largas colas. José Gregorio, como modelo de médico se quedó muy atrás. José Gregorio comay Chela, no es una referencia hoy. Los médicos no sé si lo tienen como su Santo, pero no es referencia.

Le oí decir al periodista Juancho Marcano, una palabrita, que creo calza bien en esto. No que sé significado tiene esa palabrita, pero se me antoja decir mi comay, que José Gregorio no ha podido instalarse en la sociedad de médicos, como un paradigma. Sabrá Dios, si alguna foto de él habrá en el Colegio de Médicos.

No dudo que en Venezuela hayan médicos brillantes. No es el asunto de esta conversa comay, pero Jacinto Convit, le he está quedando muy grande a la medicina venezolana. Jacinto se ha vuelto un imposible hoy.

Chela la Ñeca: Así es compay Carrao. No se trata de decir ahora que los médicos cubanos son mejores que los venezolanos. Simplemente, fue y es cuestionable, esa sonrisita burlona y sarcástica que les salía. Los cubanos en esto de la ciencia médica tiene su bailao mi compay Carrao. Nadie se lo puede quitar y menos eso que llaman colegio de médicos.

Todo esto que vivimos en la salud, no sólo le tira leña al gobierno. Es importante, revisar el perfil del médico venezolano y de las escuelas de medicinas. Es necesario entender, que la ciencia médica es tal, si tiene investigación y produce cosas. ¿Son Doctores no? El hijo de Chente que es jubilado de la escuela de medicina, dijo, que un Doctor tiene o debe tener un currículo grande, más o menos como el del compay Juancho. Investigaciones, artículos científicos y mucha formación sistematizada.

¿Saben compay Carrao, cuántos pronunciamientos han presentado hasta hoy, el colegio de médicos y la federación?

Carrao: No sé comay Chela.

Chela la Ñeca: No muchos compay Carrao. Busque en la laptop que se gasta la comay Mamanta y apenas pude ver, un pronunciamiento. ¡Uno! En ese, no leí cuales eran los aportes en especialistas e investigadores que podían ofrecer para salirle al paso a ese bicho que amenaza al mundo. Es importante compay, investigaciones en caliente, jurungando a ese bicho.

Pienso compay Carrao, que una cosa es saber al pelo las condiciones en las cuales están los hospitales en Venezuela y otra muy distinta, es hacerse el pendejo o la pendeja y tener esto como una justificación para desentenderse de su trabajo, que puede necesitar mucho de un frasquito de alcohol que no hay, pero su consulta, es un factor principal de ese servicio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1290 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a288443.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO