Cibernética, lo complejo de dominar al mundo

La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento importante en la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible, que es el verdadero poder gobernante de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por los hombres que nunca hemos oído hablar. Este es un resultado lógico de la forma en que está organizada nuestra sociedad democrática

Solo así logramos entender cómo fue posible la operación que llevó a cada vez más gente a nivel global, a olvidar que fue la Unión Soviética la que derrotó a los nazis en la Segunda Guerra Mundial, y a asignarle un papel preponderante y decisivo a EEUU en dicha victoria.

El antropólogo Marc Augé, consideraba que vivimos una "catástrofe" a la cual hay que prestar mucha atención y destacaba la posibilidad de que lo "real se ha convertido en ficción". Y en toda ficción, apunta Augé, lo que priva no solo es la superabundancia de imágenes, sino sobre todo "la abstracción de la mirada".

Aunque pueda decirse que la guerra 'imaginacional' no es sino la misma guerra cultural con esteroides y que las megacorporaciones de telecomunicaciones no hacen nada que la mercadotecnia de siglo XX- XXI no haya experimentado antes, lo que sí es cierto es que nunca como ahora la tecnología había apartado tanto a los humanos de la realidad concreta.

Mirada que es en sí misma la única que nos pertenece y donde entra en juego nuestra identidad y lo que somos. No se trata del secuestro de nuestros ojos 10 horas al día a través de una pantalla. Se trata de la monopolización de nuestros referentes, símbolos, expectativas, recuerdos y utopías.

En esta guerra 'imaginacional', la reconfiguración y aseguramiento del imaginario colectivo será el objetivo estratégico. Una parcela corporativizada donde el que venza va a colocar su gran bandera, un nuevo mundo, un nuevo pensamiento.

Cuando volvamos a escuchar de la batalla por la tecnología 5G, ya no hablemos de vigilancia en tiempo real, una nueva economía mediada por el conocimiento, el próximo ecosistema digital, y todas esas cosas con que nos distraen en las charlas TED y los segmentos televisados del Foro Económico Mundial.

Pensemos más bien en que vivimos en un planeta de recursos limitados y con un modelo expansivo y abrasador que concentra la riqueza y reparte la pobreza. Pensemos en qué cada vez más la élite necesitará mayor represión para mantener su privilegiado nivel de vida. Pensemos más bien, en cuál será la próxima serie de televisión que nos mantendrá ocupados mentalmente, mientras las bombas arrasan Yemen y Palestina.

Pensemos, pensemos…pensemos en eso.

La política exterior de Donald Trump depende en gran medida de las herramientas disponibles para el Imperio: guerrerismo, conflictos y violencias , acción diplomática , intercambios comerciales , etc. Pero al recurrir a un imperialismo probado y verdadero, se está disimilando internacionalmente de aliados tradicionales y provoca un aumento de las tensiones en el tablero de ajedrez global a un nivel sin precedentes. Las amenazas de guerra contra Venezuela, Corea del Norte, Siria e Irán se repiten a diario.

Las medidas económicas que involucran impuestos y cargos arancelarios, en muchos aspectos comparables a las informaciones de conflictos , son ahora habituales, ya sean dirigidas a enemigos o a aliados. Irán y Siria están bajo sanciones, mientras que a Pyongyang incluso se le impide colocar uno de sus barcos en sus puertos, por lo que se encuentra de hecho bajo el embargo de Estados Unidos, como lo fue la amenaza contra nuestro país .

China y Rusia luchan diariamente para apoyar al mundo multipolar a través de medios diplomáticos, económicos y, a veces, militares, ofreciendo a los enemigos de Washington algún tipo de escudo con el cual resistir las eslingas y flechas escandalosas de la administración Trump. Pekín y Moscú ejercen su resistencia con miras a sus objetivos a largo plazo, dado que a corto plazo sus acciones inevitablemente incitarán la implacable hostilidad de Washington y sus lacayos.

El destino del nuevo orden mundial multipolar depende esencialmente de cómo podrán China y Rusia resistir la tormenta de Washington. Naturalmente, es interés del resto del mundo que el caos de la unipolaridad de Washington se cierre de la manera menos caótica y destructiva.

Los aliados europeos de Washington están sancionados por las importaciones de petróleo iraníes, no pueden participar en la reconstrucción de Siria, se les pide que abandonen proyectos conjuntos con Rusia (Nord Stream II), se les pide que reduzcan las importaciones tecnológicas de China, se les pide que no se involucren en el proyecto más grande que el mundo ha conocido, conocido como Belt And Road Initiative (BRI): todas estas solicitudes se producen en un momento en que Donald Trump sigue socavando el orden globalista internacional en el que los aliados de los Estados Unidos confían para mantener el status quo.

Los aliados de EE. UU. están obligados a cumplir con las solicitudes de Washington, incluso cuando perjudica sus intereses comerciales y plantea graves consecuencias a medio y largo plazo. Esta es esencialmente la motivación detrás de los países europeos que buscan diversificar su comercio internacional y sus intercambios a través de una moneda que no sea controlada por Washington, por lo tanto, des-dolarizando sus economías. Pasará bastante tiempo antes de que se pueda realizar tal ideal, demostrado por el fracaso de los esfuerzos para importar petróleo iraní al eludir el embargo estadounidense a través de mecanismos tales como Instex.

Los planificadores militares en el Pentágono le temen un conflicto abierto con Irán o Venezuela, pero solo por razones puramente propagandísticas. La formidable potencia de fuego de Washington probablemente podría superar cualquier defensa que Teherán o nuestra ciudad capital pudieran ofrecer, pero ¿A cual valor y precio? El papel de los aviones de última generación de Washington que caen del cielo a manos de los sistemas de defensa aérea del período soviético tendría un resultado devastador en la imagen que el complejo militar-industrial de Estados Unidos desea proyectar de sí mismo.

Dañaría el prestigio de los sistemas estadounidenses, que cuestan considerablemente más que sus homólogos rusos. (Un F-22 Raptor estadounidense, por ejemplo, cuesta alrededor de $ 150 millones, mientras que un Su-38 ruso solo cuesta alrededor de $ 58 millones).

Esta triste evidencia y realidad se está destacando actualmente en Siria hasta cierto punto, donde las defensas antiaéreas de Damasco, combinadas con las capacidades rusas, han frustrado decenas de ataques israelíes, estadounidenses y saudíes. Los hasta ahora venerables misiles de crucero de los EE. UU. han tenido que hacer una genuflexión ante los legendarios sistemas S-300 / S-400 que ahora se han convertido (como arma defensiva y no ofensiva) en un símbolo de paz.

En las últimas semanas, los asuntos internacionales han cambiado de un escenario preocupante a otro, desde la fallida cumbre entre Trump y Kim, hasta el apoyo al intento de golpe de Estado de Guaido en Venezuela, que culminó en las continuas amenazas dirigidas contra Irán después de designar al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica como organización terrorista .

Con poca rima o razón, con una administración dividida entre varias facciones , vemos cambios constantes en la estrategia y el enfoque que solo terminan debilitando la estatura internacional de Washington.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 576 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a280493.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO