Abrebrecha

Las llamas del terrorismo y su guión

Lunes 07 en la noche. Grupos entrenados: paramilitares, del movimiento 13, del movimiento 20, de Copei y AD, incluidos los mercenarios encapuchados pagados por la Alcaldía para impedir el tránsito por la avenida Las Américas y Los Próceres. Todos le prendían fuego a las oficinas administrativas de CORPOELEC, igualmente, el saqueo de una pollera vecina, de un supermercado y el intento de desvalijamiento de una farmacia. Qué se quiere transmitir: ingobernabilidad, temor, amedrentamiento, presencia paramilitar en estos “actos pacíficos de la oposición”. Pero es también un llamado al caos, a la violencia para neutralizar por engaño la conciencia del pueblo merideño y andino en general. Se amparan en los medios locales y nacionales. Ello es uno de los puntos de la agenda, del guión. En las investigaciones se determinó y denunció además la participación de grupos paramilitares, amparados desde dos organismos antinacionales y antimunicipales: la Alcaldía de Libertador y, asombrémonos, el consulado de Colombia en Mérida.

La agenda para los Andes la inició la despreciable presencia del embajador de USA en Venezuela, Patrick Duddy, en la ciudad de Mérida, para fines del mes de octubre. Venía a efectuar una “visita” de cortesía al alcalde de Libertador, su maletín repleto de dólares, de recursos para las actividades desestabilizadoras. También traía el guión, la agenda de acción conspirativa, desestabilizadora. Sus resultados empezaron a verse antes de 15 días: guarimbas montadas por encapuchados siempre en los alrededores de Faces, de Farmacia, de Ingeniería. Delincuentes sin vínculos con la ULA pero actuando con motivaciones “universitarias” aparentes: el presupuesto universitario (que siempre será insuficiente así se quintuplique), el comedor que no funciona, la organización de un pequeño grupo de tontos útiles en huelga “de hambre”, ampliamente cubierta por los medios locales, el Nazional, El Universal y la infaltable globoterror. La presencia de este grupo de seudo-huelguistas, en la iglesia del Llano en Mérida, sin que órgano alguno del poder regional o nacional les tocara un pelo para impedir su actuación, era necesaria para nutrir el teatro mediático que se lanzaría al mundo desde esta ciudad. Con llamado a la OEA. Todo para que desde ésta, agentes vinculados a la CIA y al imperio gringo, como Santiago Cantón, fuesen invitados a Mérida para apreciar la actuación de los tontos y acusar al Gobierno Revolucionario de violador de los derechos humanos. Cantón, fue el primero desde la OEA en reconocer a Carmona Estanga como dictador de Venezuela en el 2002.

El tinglado se montó. Grupos paramilitares que en armas realizaron sus trabajos de provocación. En Faces, en el núcleo La Liria, se ampararon los delincuentes. Éstos provocaron enfrentamientos y hasta dispararon sus armas contra las edificaciones de la UNEFA, destrozando sus ventanales. Cuando nuestros organismos de seguridad intervenían, los grupos desestabilizadores respaldados por paramilitares corrían como ratas hacia los predios de FACES. Destrozaron sus cercas. Irrumpieron violentamente en predios de la ULA. Hay registros fotográficos y audiovisuales. La mal entendida Autonomía Universitaria protegiendo delincuentes. Sus autoridades jamás llamaron a los cuerpos de seguridad para que interviniese. Al final, más de 10 días de guarimbas, de violación de derechos humanos, de interrupción al libre tránsito de la población, la inseguridad, el irrespeto a la vida, violentado el derecho al estudio de todo un pueblo. En suma la siembra del terrorismo permanente.

Era conveniente llevar la tarea desestabilizadora a otro nivel. Se necesitaba un muerto. El guión se repite, en cada marcha o guarimba organizada por el imperio, la Alcaldía, los golpistas, los gobernadores del Zulia o Táchira, por los paramilitares, ahora con la presencia abierta de los asesinos enviados por la oligarquía colombiana, su narco-estado, “legitimada” con la intervención de su consulado (más no de su pueblo), siempre se necesita y ocurre el asesinato de alguien. En San Cristóbal asesinaron a un estudiante, después de seguir el guión. En Mérida incendiaron las oficinas de Corpoelec, saquearon una pollera, trataron de desvalijar una farmacia y hasta pretendieron ir a otra oficina de Corpoelec ubicada en la zona central de Mérida para también quemarla. Intentaron asesinar a un policía, hirieron a una señora. Con estas acciones se veía la presencia de un grupo articulado, armado, organizado en Los Andes con tales fines: idénticas consignas, igual estrategia, las mismas tácticas, los mismos objetivos y unidad de acción en cualquier ciudad o población andina. Grupos quema-cauchos, agitación, interrupción del tránsito, disparos con armas de fuego (en Mérida fue herido un policía), y finalmente, intento de quema de otra oficina de corpoelec. Personas serias, y las investigaciones, señalan que los sujetos armados no son estudiantes, que viajan de una localidad a otra, y que grupos del movimiento 13 arremetieron contra la sede de la UBV en San Cristóbal, que han amenazado con quemarla y siembran el terror en la población. Son grupos terroristas.

Como se puede apreciar tales grupos tienen una composición nacional e internacional. Quienes asaltaron, saquearon y quemaron la sede de Corpoelec en Mérida, se robaron valiosos equipos. Algunos de éstos en poder de colombianos que fueron apresados en El Vigía, población distante de Mérida. También se asocia con estos actos vandálicos a Gerardo Molina, concejal, y a varios empleados de la Alcaldía de Libertador (Mérida), y naturalmente a su alcalde Léster Rodríguez. El núcleo apátrida, terrorista, está montado y armado: El imperio gringo a través de su embajador, el consulado de Colombia en Mérida y la Alcaldía de Libertador, con el nucleamiento del paramilitarismo colombiano, los movimientos terroristas 13 y 20, los partidos Copei y AD, entre otros grupúsculos.

Para enfrentar tal situación el Gobernador del Estado, Marcos Díaz Orellana y el PSUV convocaron a una Gran Marcha, que se efectuó el jueves 10 de los corrientes. Gigantesca marcha roja que demostró la contundencia de una respuesta al golpismo, al terrorismo, al paramilitarismo, a la reacción, al gobierno colombiano, pero sobre todo al imperio. Fue demostración de que en Mérida hay un pueblo dispuesto a defender su Proceso Revolucionario a sangre y fuego, a su líder máximo, Hugo Chávez Frías. Que a Mérida se respeta. Que no pueden venir tres delincuentes a enriquecerse mediante el engaño a un pueblo, para que los eternos vividores del capitalismo, su oligarquía venezolana y colombiana, nutran sus capitales con los dólares del petróleo, del gas y del agua. La marcha se concentró primero en la Alcaldía y después ante el consulado de Colombia en Mérida. Como lo dijo el Gobernador Díaz Orellana, “Conforman un sector organizado golpista, terrorista, desestabilizador, y esta marcha está organizada para demostrarle al imperio, al consulado de Colombia y al Alcalde que el pueblo merideño rechaza sus actuaciones y los denuncia y fija posición de que no volverán, no pasarán y serán derrotados en el terreno que sea.”

Definitivamente, estamos en los inicios de un nuevo guión, de una agenda que se agudizará en los próximos meses. El pueblo defiende sus misiones Barrio Adentro, Robinson, Milagro, José Gregorio Hernández, su Seguro Social, sus Leyes, los programas socialistas endógenos, los proyectos en desarrollo de electricidad, su Mercal, su Pdval, el sistema de créditos, de vivienda, de salud, de educación, sus comunas. En una palabra su Proceso Socialista. Sabe el pueblo merideño y andino que el imperio amenaza sus beneficios, sus reivindicaciones, y entiende que sólo mediante respuestas organizadas y contundentes, como la Gran Marcha del jueves, es posible vencer al terrorismo y sus implicaciones. Mérida es y seguirá siendo el muro que contendrá las acciones divisionistas, desestabilizadoras y terroristas de los sectores mencionados. Mérida tiene gran importancia geopolítica para los intereses del imperio, del plan Colombia, de los paramilitares, de las oligarquías venezolana y colombiana, y de los pequeños grupos politiqueros que jamás tendrán el respaldo del pueblo, justamente por eso, por ser sus enemigos. De allí la importancia de este Estado y de sus respuestas.

Fundecem
jucecar24@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2104 veces.



Julio Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor