Así nos hemos vuelto demasiado calmos, etéreos y amantes de la soledad…

27-2-23: No hay un solo día en el que no echemos de menos a nuestra perra Solita, quien murió hace poco más de un año. Vivir aquí en esta casa sin ella nos golpea, ya no es lo mismo: su ausencia nos llena de dolor y tristeza. No podemos evitar sentirnos culpables por lo que le pasó. Fue envenenada por esos fungicidas que se echan para acabar con la maleza. No fuimos nosotros, porque somos enemigos de esos venenos, pero vino un amigo que por hacernos un favor, limpiarnos nuestro terreno y provocó esa tragedia. Por doquier nos acechan sus recuerdos, por doquier vemos y sentimos su ausencia, la vemos correr y ladrar, dar sus grandes saltos de perra cazadora cuando nos buscaba y se lanzaba sobre nosotros, emocionada y feliz. Ay, Señor, aquella su vitalidad noble y alegre, sobre todo cuando salíamos a hacer nuestras largas caminatas. Qué desolación no tenerla con nosotros, y ahora cuando nos visita Chespirito el recuerdo de Solita nos escuece, nos sacude y hasta nos hace sacar algunas lágrimas y suspiros. Chespirito es un perrito genial, cuyo dueño es Ángel. Vive Chespirito a unos cien metros más arriba de nuestra casa, pero él baja y se planta allá afuera en la puerta de la cerca, sin alboroto alguno como diciéndonos "-Ya que Solita no está, pues aquí vengo yo, él que fue tan amigo de Solita". Lo hace adusta y estoicamente, como petrificado y sereno no mirando hacia la casa sino de perfil, observando fijamente el camino real, convencido de que en cuanto le veamos le abriremos y entonces él se instalará en el porche o en la cocina, igualmente estoico y callado. Con su espeso silencio nos lo dice todo: "-Solita no está, pero estoy yo". Como se puede ver en la foto, él tiene una patica que quizás esté fracturada por su manía de salir a buscar cuanta piedra se le lance. Cuando nos acompaña en nuestras caminatas si se le lanza una piedra por un abismo, él irá tras ella a buscarla no importándole cuán escabroso y profundo sean esos desfiladeros, resultando admirable verle llegar con la piedra que exactamente le fue lanzada. ¡Dios Santo -nos preguntamos-, cómo resistirá su corazón esas carreras tan arduas por escarpadas, hondas y casi verticales laderas! Uno piensa que es una tortura ponerle en este plan de que tenga que ir a buscar por impresionantes desfiladeros esos peñones que se le tiran, pero es que él lo va pidiendo a través de la marcha, moviendo sus vivaces ojitos, con su cola y con todos sus ágiles movimientos. Es su máximo placer y entretenimiento. Chespirito ya tiene como doce años, pero aún así se ve como un cachorrito en pleno de vida.

He de anotar aquí, que el problema de los cortes de electricidad se ha normalizado bastante. Desde que llegamos sólo se han producido dos cortes de luz y han sido muy cortos, a lo sumo de media hora cada uno.

Hoy se está conmemorando otro año más del Caracazo. Vivimos, hace 36 años exactamente, días terribles en Mérida, sectores como el Centro, Las Marías, La Cardenal Quintero, la 16 de Septiembre, La Milagrosa, la Avenida Don Tulio Febres Cordero, recibieron lluvia de perdigones y bombas lacrimógenas. Ese día Mérida estuvo en llamas, con cauchos quemados por todas partes, con varias busetas incendiadas. A mí me tocó refugiarme con mi mujer y mis hijas, en casa del Padre Santiago López Palacios quien vivía por Los Próceres, frente a donde hoy se encuentra la estación de gasolina Palopalito. Uno de los líderes de aquellas horas fue el Gordo Molina, ya fallecido.

Entre las actividades feriales de estos días, ha subido en moto hasta la aldea, Natali, candidata a reina de la ferias, acompañada de un equipo de promotores de su candidatura; llevaba la banda que la distinguía como la representante de La Coromoto y El Rincón. La joven está cada vez más atareada con los toques finales de este cerrado y difícil certamen.

Hoy el día ha estado apagadón por el cambio de luna. Vamos a creciente.

Viene a la casa Chespirito para hacernos compañía, y se instala en la cocina donde se queda tan apacible y silencioso esperando alguna recompensa. En una casa de campo es indispensable tener un perro, pero desde que se nos murió Solita hemos venido a descubrir que es una crueldad inmensa el abandonar un perro que nos ama tanto, para que lo cuide otro durante nuestra ausencia. Esa ausencia penosa que llevamos en el recuerdo perenne, que nos acompaña por todos los cielos, veredas y desfiladeros por los que se perdía en alborozadas carreras, ella, que le daba tanta vida y encanto sublime a nuestras soledades.

28-2-23: Los primeros pajaritos comienzan a cantar a las seis de la mañana, y en poco tiempo se impone una alegre algazara de pertinaces y líricos cantos, llamados que nos trasladan a las emociones de la infancia, a los primigenios albores de la vida, de algo que perdimos y que inútilmente procuramos recuperar. Esta fue la razón primera y quizás inconsciente por la que buscamos retirarnos al campo, en busca de la vida perdida, la que nos fue arrebatada por querernos convertir en ciudadanos (hombres de la ciudad, etimológicamente) o simplemente pequeños burgueses, ahítos de temores y preocupaciones vanas. Allí no está la verdadera vida. Pero ya mal acostumbrados, vuelve el burro a otra vuelta en la noria de la nada. Es una total insensatez dejar esto para volver a las selvas de hormigón y concreto armado, al estruendo de los tubos de escape, a la abulia de las cuatro paredes cuyo único consuelo es estar asediado por quejas artificiales, vacuidades de última hora que van y vienen por las redes insociables y desintegrantes.

Hoy vemos al fin a Neptalí y a Marcolina quienes llevan varios días en un agite de idas al pueblo con motivo de las festividades de esta semana en Canaguá, en la que al parecer su hija Natali está punteando como posible reina de las ferias 2023. En todas las últimas presentaciones de las candidatas ha sido Natali quien se ha llevado todos los galardones, aventajando a sus rivales en su manera desenvuelta ante la prensa, en las entrevistas que le han hecho en la radio, en la pasarela, en la originalidad de sus trajes, en sus palabras al público. Sin embargo, nunca se sabe. Hace tres años concursó su bella prima Isamar, quien igualmente se destacó de manera abrumadora en todas las lides por encima de las otras candidatas, a la final no fue la favorecida por los jueces del certamen. Hoy Neptalí y Marcolina evaluaban esas raras circunstancias que suelen darse a última hora, con preocupación y bastante cansancio, pues no han tenido ni un minuto de tregua en este combate de luces, casting, sonrisas, poses, maquillajes, exhibición artística de todas las cualidades femeninas en su máxima expresión, un exigente trajín que lleva ya más de un mes. Los gastos no han sido pocos, presumo que este certamen le ha costado a Neptalí algunas cargas de café. Hoy le dije, que Natali está a punto de pasar a la historia en los anales recientes de Canaguá.

La elección de las reinas (porque hay varias categorías) será el próximo jueves 2 de marzo en las instalaciones deportivas del pueblo, pero no podremos estar presentes lamentablemente, porque a lo mejor el evento se prolongue hasta la media noche, son unos diez kilómetros, a pie, ida y vuelta a Canaguá, y nosotros tenemos planificado volver a Mérida al día siguiente, el viernes, bien temprano. Seguramente Ángel se vaya con nosotros.

Serán elegidas la Reina de las Ferias de Canaguá, la del Café, la del Coleo y la del Deporte. La Reina de Canaguá, que es otra reina, llevará su corona durante cincuenta años. La última, aún está viva y será quien la entregue a su sucesora. Esta reina se elige cada cincuenta años y ya esta elección se había hecho días atrás. Todo un acontecimiento, pues.

1-3-23: Ya mañana será la elección de las reinas y la gente está muy atenta a lo que puedan arrojar los resultados. El jurado estará formado por personas que no son canagüeros, para mayor legalidad y transparencia como dicen por aquí.

Como he dicho, en esta comunidad no tenemos internet, no escuchamos radio porque no tenemos el aparato y tampoco televisión. Vendimos dos televisores viejos, y uno de ellos resultó dañado. La señal para comunicarnos por la telefonía normal es muy mala. Llevamos así en este mundo y en estas condiciones desde hace más de dos semanas, y no nos ha hecho falta, realmente. Lo que va a pasar no lo podemos evitar, pasará. En lugar de ver videos o mensajes, propaganda o noticias por Tik Tok, Twitter o Whatsap, miramos a los pájaros, al cielo, los platanales y los guamos, limoneros, cafetos y rosas, y nos entregamos a nuestros propios pensamientos en esta placentera soledad. Estar con uno mismo es algo que el ser humano ha ido perdiendo por estar con lo incierto, con lo vacuo, con lo inmediato. Lo cierto es que lo real no está en las redes y es muy poco o nada lo que se construye positivamente a partir de ellas.

Entonces, me pregunto y le preguntaré al mundo: ¿Qué me he perdido durante este tiempo por no haber estado conectado con las redes? ¿Qué esencial dejé de ver? ¿Qué aporte humano dejé de recibir para mi formación? El viernes, cuando vuelva a recibir cientos o miles de mensajes porque tendré internet, el mundo seguirá su curso y sabré de todo lo que realmente me importa un comino, o mejor dicho me dotaré del conocimiento y de la información que todo el mundo sabrá, y que irá de boca en boca, y escucharé en las conversaciones hablar de refritos, de comentarios mil veces trillados por la humanidad "informada", de lo que hemos visto y requetevisto, digo, por las redes. Lo cierto es que ahora andamos sabiendo y nos hemos doctorado con honores de la NADA. Y el tedio y el aburrimiento se han acrecentado como nunca porque ya no tenemos algo nuevo que decirle a los demás porque ya todos están enterados de las mismas mentiras o verdades. Ya a todos los que nos encontramos gritan "-¡Sí, ya yo vi ese video!", "-¡Sí, ya yo leí ese mensaje!"…

Es así como se va perdiendo el material vital entre las personas al punto que en los encuentros cada cual apela por su celular para bucear en el mar de la NADA, porque quienes le rodean andan embebidos en lo mismo. Este aislamiento no tiene nada que ver con la soledad sino con el vacío, con la ausencia de sí, con el abotargamiento y el tedio. Es tan profunda esta fatalidad, que en faltándole a la gente la fulana chicharra multidimensional, queda desamparada, como si le faltara el aire.

Día de trillar (en pilón), el último café que nos quedaba, directamente secado en pepa.

Para las tan comentadas ferias ha venido de Mérida Angibel, hermana de Natali. También su prima Mariana, ambas para darle apoyo y asesoramiento a la arrolladora y hermosa nieta del señor Corsino.

Subimos hasta El Cobre para felicitar al cumpleañero Neptalí (realmente nació un 29 de febrero), pero él y Marcolina habían bajado al pueblo para atender otras cuestiones relacionadas con la elección del jueves. Sólo encontramos a Toñito y a su primo Leonard trabajando en el secado del café. Con ellos nos fuimos a ver las cabras de Toñito, ya que una de ellas había parido una parejita, siendo que una murió. Toñito tiene unas diez cabras (un aprisco pues), y se ha vuelto experto en atenderlas.

Al caer la tarde nos visita Consuelo, quien nos trae cuatro huevos de pisca. En casa de Consuelo tienen a diez obreros trabajando en la recolección de café a los cuales hay que darles la comida, y a veces gran parte del condumio que se les da lo resuelven los huevos de pisca. Podemos decir que Consuelo nos salvó también el día de mañana a nosotros, porque nos estábamos quedando sin huevos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1943 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: