Declaración del Zulia Bolivariano ante el nuevo escenario post 21 de noviembre. Primer pronunciamiento

"El arte de vencer se aprende en las derrotas". Simón Bolívar

El silencio reflexivo de la militancia chavista del Zulia se ha visto enrarecido por dos comportamientos extremos que en nada contribuyen a comprender, balancear y ponderar lo sucedido el 21 de noviembre, cuando una oposición manida, cuestionada, sin propuestas, sin brillo, fue capaz de ganarnos con una ventaja considerable.

Esos dos extremos son, por un lado, el silencio de las direcciones políticas del PSUV y del GPP, que no han emitido una orientación a la militancia ávida de luces, debate y explicaciones, y, por el otro, la acostumbrada explosividad de los "robespierre" que claman ver sangre en las guillotinas.

Requerimos, como revolucionarios, deslastrarnos de ambas prácticas. Por eso lanzamos nuestra palabra sincera, unitaria, fraterna, autocrítica.

Muchos lugares comunes acuñados por el chavismo oficial no se cumplieron: que la maquinaria es todopoderosa, que los oponentes no estaban organizados.

Las ventajas materiales de tener el gobierno no son suficientes. Si no se estimula y compromete la conciencia patriótica de la ciudadanía surge la anomia, ese desgano por lo público que ha dado origen a sistemas inhumanos en la historia de la humanidad.

No compartimos la retaliación ni eso de "hacer leña del árbol caído". Aquí ningún árbol se ha caído. Salvo aquellos que los guarimberos talaron y quemaron para saciar su sed destructiva, y los que nuestro pueblo tuvo que usar como leña porque la injerencia gringa con sus "sanciones" nos impidió cumplir muchas operaciones del servicio de gas doméstico.

Por cierto, mucho de ese problema heredado se superó en los últimos cuatro años en comunidades que celebraron ver sus cocinas encender con toda normalidad. Y la pandemia se gestionó en forma ejemplar, reconocido por propios y extraños, salvándose miles de vidas y poniendo la población a buen resguardo.

Nos importa leer los hechos desde la historia. Nos interesa compartir memorias. El Zulia de 2017 no era mejor que el de 2021. La impunidad reinante para los violentos, el relajo frente al hampa, los negociados fronterizos que destruyeron el bolívar, la cuasi privatización de la salud, el desmantelamiento de los anaqueles, todo ese paisaje dantesco lo heredamos en 2017. Antes de tirar piedras sería un loable ejercicio mirar un instante por el retrovisor.

En 2017 Maracaibo era un basurero nauseabundo. El Zulia quedó sin electricidad. Vimos un gobernador y un par de jóvenes alcaldes echarse ese muerto al hombro. Lamentablemente hasta algunos "compañeros" se olvidaron de estos enormes y exitosos esfuerzos que nos colocan hoy como una región casi autosuficiente en materia eléctrica.

Pero no diríamos nada si no reafirmamos con absoluta honestidad de conciencia que ha sido éste el período que la región zuliana dispuso del menor presupuesto de la historia republicana. Sólo comparada con aquellos gloriosos días de la Guerra de Independencia en que el General en Jefe Rafael Urdaneta organizaba su División para ir a liberar Coro y seguir hacia la Batalla de Carabobo.

Y para colmo, nos tocó –como al mundo entero- enfrentar las circunstancias problemáticas de una pandemia que aun constituye un peligro latente a la salud y vida de las personas.

¿Cuánto dinero pudo destinarse a vialidad o transporte público, pero hubo de invertirse -sin titubeos- en la emergencia sanitaria que significa el covid-19?

No caeremos en el rol de apologistas de ninguna gestión, porque somos simplemente militantes de la irreductible causa bolivariana. No tenemos cargos de gobierno ni de dirección partidista. Tampoco perseguimos ocupar esas instancias aprovechándonos de un revés electoral puntual.

La Revolución Bolivariana pasa por pruebas difíciles no sólo en el Zulia. Miremos lo que ocurre en Barinas, emblemático bastión del chavismo.

"La opresión está reunida en masa bajo un solo estandarte", nos decía El Libertador, "y si la lucha se dispersa no habrá victoria popular en el combate", parafrasea la canción.

No cabe duda que la contienda interna en el PSUV dejó heridas en muchos lugares; es tiempo que sanen, que los próximos amaneceres nos encuentren como a los granos del maíz en la mazorca.

Entendemos que hay críticas a ciertos estilos de trabajo partidista dentro del PSUV que son comentadas en público por mucha gente, como también se señalan actitudes principescas en algunos funcionarios que se han enriquecido sorpresivamente. La prepotencia puede corregirse con autocrítica, la corrupción debe ser castigada severamente de acuerdo a las leyes.

Respecto de nuestros verdaderos adversarios, los lacayos del imperialismo y éste mismo como enemigo fundamental, recomendamos vigilancia y disposición combativa. No confiarnos ni una locha en esa gente. El Zulia es la región más apetecida por la oligarquía colombiana que siempre ha ambicionado expandirse hasta nuestro Golfo de Venezuela y Lago Maracaibo. Son 680 kilómetros lineales de frontera desde Castilletes hasta el Río de Oro y el Catatumbo que abarcan zonas productoras de alimentos e hidrocarburos, con presencia de pueblos originarios, donde nos acecha el régimen oligárquico-imperialista de Colombia, principal ejecutante de la guerra multiforme con que el imperialismo gringo busca destruirnos.

Es por todo esto que queremos instar a la dirigencia y militancia revolucionaria del Zulia a:

1.- Mantener la unidad como principal arma de nuestra defensa, resistencia y victoria

2.- Convocar asambleas guardando las normas de bioseguridad, para analizar en colectivo los balances necesarios y proyectar las tareas por venir en las nuevas circunstancias

3.- No caer en aparatosas propuestas divisionistas, rencorosas, oportunistas, que ya fueron derrotadas recientemente y en toda la historia del movimiento revolucionario mundial

4.- Conformar equipos de trabajo político unitarios para recomponer nuestras fuerzas en cada rincón del estado Zulia

5.- Prepararnos para la defensa de nuestra Revolución, del Presidente Maduro, ante las jugarretas que el imperialismo decadente pudiera intentar en un intento más por destruir el legado del Libertador Simón Bolívar y su mayor reivindicador el Comandante Eterno Hugo Chávez

6.- Apoyar los espacios ganados en municipios emblemáticos como Mara, Guajira, Miranda, Semprúm, Islas añu Nigale, Lossada, y fortalecerlos como botalones de las batallas que de seguro están por librarse

7.- Mantenernos al lado del pueblo más humilde en sus reclamos por una vida digna

8.- Trazar la estrategia más acertada para retomar el gobierno regional y las alcaldías.

Las victorias históricas de los pueblos sobre sus enemigos no vienen por arte de magia ni por designios sobrenaturales; es necesario aplicar el pensamiento científico para interpretar, comprender y transformar las realidades opresoras.

Pero por sobre todo, necesitamos tener la sensibilidad y el tino de saber interpretar lo que dicta la voz popular, esa que a veces los liderazgos creen poseer como amuleto o –incluso- sustituir por sus propias lecturas de la vida.

Este colectivo se suma a la aclamación de una Venezuela soberana, única e indivisible, con nuestro Esequibo, irreductible a las pretensiones de imperio alguno sobre la tierra.

Y en el Zulia, resistiremos cualquier ridícula intentona de separatismo con la mayoría que se siente profundamente venezolana y bolivariana.

Por el Colectivo Bolivariano LA NOVENA ESTRELLA

José Javier León (Profesor-Editor-Escritor)

Álvaro Silva (Profesor-Fotógrafo-Comunicador)

Iris García (Luchadora social de larga e intachable trayectoria)

Luís Prieto (Profesor-Historiador-Experto en Geopolítica Global)

Douglas Querales (Abogado-Defensor de DDHH-Comunicador)

Romer Urdaneta (Maestro del Teatro Zuliano-Director-Creador)

Yldefonso Finol (Economista-Historiador-Escritor)

Gustavo Chacín (Ingeniero-Comunicador-Experto en televisión)

Nerio Ríos (Gaitero fundamental-El Roble de la gaita)

Alexis Fernández (Profesor-Poeta-Gestor Cultural)

Carlos Barboza (Economista-Editor-Empresario)

José Martí Uriana (Internacionalista-Master en Diplomacia)

Temístocles Cabezas (Profesor-Historiador-Líder social)

Álvaro Barros (Actor-Profesor de Teatro-Poeta)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1315 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: