El guayacán llora en Margarita porque le están arrancando el alma a San Juan

¿Sentiste Chele, la tristeza que embargan a las dos matas de guayacán que Ñango Marin tiene en la puerta de su conuco? Sus hojas Chela, están deprimidas y las chulingas no han estado hoy cantando en sus ramas. El guayacán es como Nicha, que siempre está alegre y con su flor de cayena en una de sus orejas, pero en estos días, los guayacanes están muy tristes.

Las casas en Margarita tienen por lo general, una mata de guayacán cerca de la puerta principal y es seguro Chela, que esas casas también manifiesten sus tristeza. El Guayacán es el árbol emblemático de la Nueva Esparta y toda la naturaleza verde de Margarita acompaña al guayacán en su dolor.

Si Mamanta, vi esos guayacanes tristes y también vi y oí en la mañana de hoy al periodista Juancho Marcano, conversando con la mata de mango. Ambos se veían afligidos y no es para menos. A San Juan Bautista y sus comunidades le están arrancando en pedazos el alma. No podemos pensar en San Juan en Margarita y no ver la palma de dátil como un elemento existencial de ese pueblo.
Así es Chela, la palma de dátil, que es como un primo del guayacán lo están exportando para tierra firme porque se ha vuelto una mercancía y con alto valor. No hay permiso burocrático, que permita una manera de sacarle el alma a San Juan así.

Mi cercanía con el dátil Chela, vino con la abuela de un primo que vivió en El Tuey. La abuela Estefania, tuvo su vida pegada a la palma de datil. Tejía la tira que servía para fabricar los sombreros y tomarle una palma a una mata de dátil, era un proceso que se hacía cuidando la planta.
Tal y como nos lo dice el cronista Verni Salazar, la palma de dátil llega a Margarita con los españoles en el siglo XVI. En San Juan, el dátil encontró su espacio ideal. En San Juan se sembró este árbol y su existencia Chela, ha cobijado a esa comunidad por ciento de años. Aún con un permiso burocrático, si lo hay, es un crimen.

Los interesados deberían sembrar la semilla para esos fines y no arrancarle el alma a San Juan de esta manera. https://www.facebook.com/1121051830/posts/10225794510185728
Mariano Picón Salas en 1952 escribio Leyenda de Color de Margarita y en ese trabajo, Picón Salas destaco, la figura de un florido panuelo de frutos visible en la isla y particularmente en San Juan y El Valle del Espíritu Santo. Ese " florido pañuelo de frutos", lo están rasgando, porque el color del fruto del dátil le ha dado vida a ese pueblo.

NOTA: Foto tomada de nota publicada por el cronista Verni Salazar. https://www.facebook.com/1121051830/posts/10225794510185728

 

Guayacán cortado

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 956 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas