Partidos regionales y sociedad civil

En economía se llama la mano invisible que en ocasiones suministra soluciones, en la actividad política cuando los lideres o dirigentes nacionales pierden credibilidad, pareciera ser que la voluntad de Dios pone orden en dramáticas situaciones. La experiencia vivida en el estado Anzoátegui ante el desprestigio de partidos nacionales, llama a la reflexión

Muchos candidatos a alcaldes buscaban el apoyo de tarjetas para poder legalizar su participación en los comicios del 21 de noviembre. La inhabilitación de los grandes partidos unida al monopolio de las directivas sustitutas nombradas directamente por el TSJ. Aparte de haber eliminado el CNE la figura de las candidaturas por Iniciativita Propia. Dibujaban un escenario que dificultaba sus aspiraciones.

Es cuando aparecen los partidos regionales, sirviendo de canal para el logro de los objetivos de los dirigentes que no comulgaban ni con el madurismo, ni con esas posiciones cerradas de otras organizaciones partidistas. Luego en el momento de inicio del dialogo se les quita la inhabilitación a varios partidos nacionales, pensándose que la tendencia a buscar apoyo de organizaciones regionales desaparecería.

No fue así, la desconfianza en la dirigencia caraqueña, mal llamada dirigencia nacional, frenó algún tipo de alianza a ese nivel. Pues se temía que en esos acuerdos nacionales se viesen obligados a negociar algunas alcaldías, en esos típicos repartos que tradicionalmente han hecho cuando se ponen de acuerdo por arriba. Sin importarles para nada los liderazgos locales.

En Anzoátegui tomó fuerza un pequeño partido denominado El Tison, nace en Clarines, capital del municipio Bruzual, allí aspiró Manuel Castellano, su fundador, aspiró por primera vez la alcaldía, no ganó lo acusaron de haber causado la división de la oposición para darle el triunfo al chavismo, cuestión completamente falsa. Por segunda vez aspira llegando a un acuerdo con la candidata adeca, a quien apoyó. Esta señora no hizo nada por el municipio, ni cumplió los acuerdos con el partido Tison.

El dirigente para cumplir los compromisos productos de la campaña, se vio obligado a vender su empresa en la ciudad de Barcelona, Anzoátegui, un restaurant de comida criolla que había sido su principal fuente de ingreso durante muchos años. Pero a pesar de esto no se amilanó, siguió preocupado por la situación de país, atendiendo a esos aspirantes buscadores de tarjetas.

Les hablaba claro al manifestar que no tenía dinero para apoyarlos, solo su organización legalizada y un equipo de asesores que sin costo alguno los ayudarían. El primero que se anotó fu Carlos Campos, aspirante a alcalde por Lechería, hoy por hoy tiene la primera opción en el municipio Urbaneja, sin regalar bolsas de comida ni bonos, trabajando como la hormiguita.

Campos, habiendo nacido en el hogar de un destacado dirigente político, nunca fue activista, ni dirigente de ninguna organización partidista. Como joven empresario se preocupó por la problemática de Lechería, y desde los condominios emprendió una lucha en el logro de mejoras para la comunidad, hasta aceptar la propuesta de los vecinos de ser el nuevo alcalde de Lechería.

El Tison no se quedó allí, tampoco se olvido de sus orígenes. Aceptó la conversación con una joven promesa de la actividad social en Clarines, Cruz Yaguaracuto. Conocido popularmente como "El Niño". Al que sin pensarlo dos veces el señor Manuel Castellano, le brindó su apoyo, se sintió identificado con sus ideas y principios.

El desprendimiento de este dirigente es de tal magnitud, que construyó una mini carretera con sus propios recursos. Utilizando maquinaria de la empresa familiar, su palabra no tiene medida para quedar bien con la gente. El Día del Niño organizó las festividades ante la ausencia y olvido de la alcaldía y el protectorado.

De una pequeña organización El Tison se ha venido convirtiendo en una verdadera esperanza, ya no es Clarines solamente, también lleva candidatos principales en Barcelona, Lechería, Guanta, Soledad, entre otros municipios que unidos a la sociedad civil están a punto de producir un efecto que pondrá a pensar a la dirigencia nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 445 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor