Gobernador Barreto Sira pide auxilio

El gobernador del estado Anzoátegui, está desesperado, su entrega política a Juan Guaidó, le falló. No hay seguridad que la nueva unidad participe en las próximas elecciones y la traición de Barreto Sira a Henry Ramos Allup lo saca del acuerdo de Capriles con Maduro.

De tal manera que ya no cuenta con la tarjeta blanca, ni alguna que represente la unidad, por esa razón anda pidiendo auxilio a los pequeños partidos legalizados que hacen vida en la región. Para esa tarea ha comisionado a los alcaldes adecos para que conversen con los representantes de esas organizaciones.

Ya que él no tiene cara para pedir votos a nadie, mucho menos tarjetas, la lideresa de ese movimiento es la alcaldesa de Clarines, impuesta en ese cargo bajo el padrinazgo del exsenador Otto Padrón Guevara, antiguo protector de Barreto, y hoy su más frontal enemigo político.

Desafortunadamente para el gobernador de Anzoátegui, esta señora, ha tenido una gestión completamente negativa, llegó a esa posición en una formula de unidad en donde ella se ajustaba a las exigencias de los otros aspirantes, pero no cumplió su palabra, engañó a quienes la ayudaron y no tiene autoridad para pensar en una reelección, menos para ser una operadora regional.

Otro de los miembros del equipo buscador de tarjetas es el alcalde de Anaco. No sabemos a qué se dedicó, lo cierto es que no representa ningún liderazgo en el municipio gasífero. Para allá prácticamente se mudó el exdiputado Carlos Andrés Michelangeli. Desde allí trabaja para toda la zona central del estado y también para la zona sur, en sus aspiraciones para gobernador, pero en Anaco el trabajo ha sido arduo, a niveles que de no ser nominado candidato de la oposición para la primera magistratura regional, fácilmente podría ganar la alcaldía de Anaco.

También en la ciudad de El Tigre, Barreto cuenta con el alcalde de Raydan, piensa que si este señor llama a los miembros de otros partidos, podría obtener la tarjeta sin ningún problema. Estando completamente equivocado, Raydan está de paso, que de no ser por el reparto que hace de pastillas para la tensión y la diabetes en los sectores populares, los ciudadanos ni se enteraban que existía.

Allá el control total lo tiene el protector municipal, es él quien realiza pequeñas obras, por supuesto que no maneja un liderazgo, pero opaca por completo al alcalde. Raydan aparte del chavismo tiene que enfrentar a Ernesto Paraqueima y a la esposa de José Brito. Puesto que Alexander Gonzales coordinador de Primero Venezuela dejó solo al ahora famoso alacrán, marchándose, al parecer a los brazos del exalcalde Paraqueima.

Barreto Sira está pagando las consecuencias de su indiferencia frente a los problemas del pueblo, la poca asistencia a las instalaciones de la gobernación y su alejamiento de los sectores populares le bloquean una reelección. Esa estrategia implementada la vez anterior, ahora no es válida, porque no fue impuesto por Caracas y la gente no se verá obligada a escoger entre el chavismo y la oposición.

Mal puede creer que en unas primarias saldría vencedor, perdería el dinero. Así como sucedió en Cantaura, donde fue alcalde, ya la gente del estado lo conoce. Juega para él solo, para su finca de caballos de pasos, para sus intereses personales, y los ciudadanos le fastidian, creyó que por llamar telefónicamente todos los días a Guaido, tenía el toro agarrado por los cachos. Se equivocó, le salió mal la jugada, su asesor y primo Gonzalo Barreto lo mandó al despeñadero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 847 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor