El desastre del protector de Anzoátegui

El caso del estado Anzoátegui suele ser repetitivo, al parecer los jerarcas nacionales del chavismo hacen lo posible por colocar en la jefatura regional a personas completamente controlables, cuestión de capitalizar las riquezas naturales de nuestro territorio.

Llegándose hasta los extremos de instalar a uno de esos dirigentes nacionales para que maneje la situación a manera de parcelas, que sin dejar sus responsabilidades en Caracas hagan visitas turísticas casi exclusivamente a la capital del estado, revisando si se cumplían sus órdenes, en donde el chisme es la herramienta principal.

Hoy vivimos el caso del protector Luis José Marcano, que en los primeros días de su gestión ha demostrado que no tiene tiempo para ejercer sus funciones, la responsabilidad como diputado, especialmente en su rol de guía de las Ciudades Comunales conjuntamente con la currículo negativo de ser exalcalde de Barcelona, Venezuela, lo obliga a tratar de hacer lo que nunca realizó cuando estuvo en ese cargo.

Quiere hacer mucho pero física y mentalmente no puede, sobre todo si no confía en los chavistas del estado Anzoátegui, prefiere traer personas de Caracas para colocarlas en funciones importantes que darle oportunidad a dirigentes locales, en ocasiones sin importarle la formación profesional del designado, tal como sucedió en el hospital de Guaraguao, donde prefirió colocar una licenciada en enfermería o trabajo social, en vez de medico en calidad de director.

Eso le dificulta el trabajo por la discriminación si se quiere regional que poco a poco ha venido sembrando, que unida a su escasez gerencial demostrada en su paso por el ministerio de información y presidencia de Venezolana de Televisión, hacen que el trabajo no le rinda, porque una cosa es ejecutar el trabajo de obrero y otra es gerenciar.

Su nombramiento como candidato a alcalde de Barcelona, fue si se quiere fortuita, porque en principio la idea era postularlo para Clarines, pues allí residía la mamá. Pero cuando la directiva nacional del Psuv veto la reelección de Guillermo Martínez, vieron a Luis José Marcano, por su figura juvenil y cara fresca a nivel regional como el futuro alcalde de Barcelona.

Situación nada fácil por la dimensión del municipio Bolívar, no es en ningún caso Clarines, que tranquilamente podría manejar desde Caracas, y seguir viviendo allá que es donde se siente bien. En el entendido que siempre fue una imposición apadrinada por Jorge Rodríguez, pues él, Luis José Marcano no es ningún líder, ni tiene carrera política en Anzoátegui.

Esa misma condición hace que sea un mal estratega político, comete el error de llamar al exalcalde Puerto la Cruz Nelson Moreno a compartir su protectorado desde una posición de seguridad ciudadana, en donde Moreno hace lo único que sabe hacer en ese rol de policía que tanto criticó cuando fue dirigente universitario.

Lo sacó del sector rural en donde venía haciendo campaña para la candidatura la gobernación, casi escondido por temor a que Aristobulo lo volviera a pulverizar por traidor. Marcano le dio alas, hoy ya anda alzado porque se siente que no tiene quien lo detenga. Tonto es pensar que trabajará para repotenciar al protector del estado.

Luis José Marcano no tiene nada de político, ese maquillaje sectorial en su mínima expresión no le deja frutos, como es posible que gaste una millonada en colocar grama artificial en un parque de la capital mientras las aguas negras inundan la ciudad, y el agua potable a veces hasta tarda 15 días sin venir.

Vemos crecer la Bora del Rio Neverí, los niños pidiendo un pedazo de pan duro, la gente comiendo en la basura, la que contamina a lo largo y ancho de la ciudad. Igual crece la especulación, el número de indigentes en las calles, el desempleo. Y entonces el protector solo se preocupa por colocar grama artificial.

Una vez se me ocurrió que renunciaría como alcalde, y al poco tiempo dejó el cargo para dedicarse a la campaña de diputado. No me gusta vaticinar, pero el gran problema de Luis José Marcano es que a él no le gusta vivir en la provincia. Se siente bien es en Caracas ese es su ambiente al lado de sus grandes amigos como Jorge Rodríguez.

Pero al aprobarse la ley de Las Ciudades Comunales, hay un alto porcentaje de que se encargue de esa ilusión, quizás desde una vicepresidencia o mínimo del ministerio de las comunas, y sabrá Dios si seguirá como protector.

Mientras debe asesorarse bien, la tía no lo ayudó para nada, David de Lima lo tiene sumergido en un desastre. Debe buscar personas compenetradas con el sentir del pueblo, allí tiene a Augusto Hernández Soria, periodista que votó por él y es su más grande defensor, sería un excelente asesor, pero no entra en el perfil de confiables de Luis José Marcano, pues, es de Anzoátegui y ama a Barcelona, tampoco es adulante, ni alcahueta, tiene la suficiente valentía para criticarlo al momento de cometer otro error.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor