De Ortega y Gasset al Gobernador de Carabobo

En la Madrid de los años veinte del siglo pasado, apareció en escena José Ortega y Gasset, escritor y filósofo, trayendo consigo su magistral obra literaria "La Rebelión de las Masas", proyectando desde una perspectiva futurista y con precisión milimétrica la evolución de la sociedad y dentro de ella al hombre y su circunstancia; si analizamos el contexto histórico de esa genial predicción conectada con la realidad actual del estado Carabobo, nos encontramos con su vigencia plena expresada en la controversial diferencia ideológica existente entre el Gobernador y el Movimiento Revolucionario de las bases chavistas comprometido, defensor del Legado del Comandante Supremo Hugo Chávez, donde el pueblo carabobeño y específicamente los sectores populares, seguramente tienen una valoración apropiada de este "líder" regional de la derecha endógena, ubicándolo en un capítulo del referido clásico español que particularmente nos llamó especial atención: "La Época del Señorito Satisfecho", en cuyo enfoque Ortega y Gasset analiza el nuevo hecho social de ese tiempo, en el que la sociedad toda parece verse amenazada por la decisión del hombre vulgar antes dirigido, que ahora ha resuelto dirigir el mundo.

Ocurrió que estando este excéntrico personaje en el primer plano social y político, se ha producido automáticamente en él atendiendo a los efectos de la vida pública, una estructura psicológica del nuevo arquetipo del hombre-dirigente que asume la impresión nativa de que la vida es fácil, sobrada, sin limitaciones trágicas; éste individuo encuentra en sí una sensación de dominio que lo lleva a afirmarse a sí mismo tal cual es, dando por completo su haber moral e intelectual, cerrándose a toda instancia exterior, a no escuchar, a no poner en tela de juicio sus opiniones y a no contar con los demás, su sensación interna de dominio le incita a ejercer predominio y actúa como si solo él y sus congéneres existieran en el mundo.

Ortega y Gasset, quizás nunca imagino que exactamente un siglo después apareciera por error de un accidente político, en el capitolio de la valencia del Rey la patética realidad descrita por él, donde un sesudo extravagante, peculiar ejemplar de la jungla política carabobeña, con su visión pragmática de relativizar la política, pretende imponer un modelo económico de libre mercado y relaciones humanas que trastoca la coexistencia civilizada y solidaria ante las exigencias de la sociedad decente de hoy, quedando claramente evidenciada la urgente necesidad de abordar con objetividad la temática de: la Caracterización del verdadero Liderazgo Emergente que Necesita Carabobo y su relación programática con el Poder Popular; debatir con franqueza las ideas más allá de la simplicidad discursiva con chistes de mal gusto del que acostumbra sobre un murciélago amarillo, sobre una piscina vacía de argumentos políticos de fondo o sobre un reggaetón aliñado con la perversidad económica de la privatización.

Finalmente nos Imaginamos con terror, al personaje descrito en sus delirios de "señorito satisfecho" con el deseo de ser el próximo presidente de Venezuela, mientras que para acumular fuerza abrirá el 6D su propio espacio de poder en la próxima Asamblea Nacional.

 

aguedo2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 963 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI