Auditórium

Anzoátegui: ¡Intimidan con el CICPC, con prácticas de extorsión, para cobrar deuda!

¿Qué hacer si un cobrador de deudas te está acosando, Cuando se utilizan prácticas intimidatorias para presionar al deudor? Fin de la cita.

Las continuas llamadas intimidatorias de una presunta abogada-penalista-prestamista A-A-R, domiciliada en Lecherías, desde su teléfono: 0424*****08 llegan desde las seis de la mañana, hasta el teléfono del deudor 0424*****38. Las demás se reparten a lo largo del día, donde se acumulan a las amenazas que convierten a la angustia en un terror macabro.

Solo se contempla una sola condición para que se acabe la persecución: rendirse, y pagar la deuda reclamada. En caso contrario, el teléfono seguirá sonando, y la amenaza de detenerlo en la calle, sembrarle, drogas, acusarlo de robo, violencia contra la mujer etc. ¿Es legal en Venezuela perseguir, Intimidar, extorsionar, a quien tiene deudas? ¿Ciudadano Comisario Director Nacional del CICPC Douglas Rico, Y Ciudadano Fiscal General de la Republica Tarek William Saab? Pareciera ser que no existen límites en el ordenamiento legal venezolano que no siempre se respetan.

Requerir una cantidad de dinero impagada, y plasmada en un contrato es absolutamente lícito, también cuando es una persona quien exige saldar el pago. El derecho del acreedor a reclamar extrajudicialmente la deuda está contemplado en el Código Civil venezolano. El problema surge cuando se comen la luz roja, que convierte un requerimiento legítimo en una extorsión ilegal o acoso, cuando se intimida con un órgano de seguridad como el CICPC, de utilizarlo según la abogada-sicario actora para cobrar su deuda en forma extrajudicial.

"Los abusos de esta leguleya-sicario van desde intimidaciones intensivas de llamadas telefónicas" a "mensajes de voz, por escrito amenazantes que están grabados, para ser presentados al CICPC, Fiscalía, Y Tribunales Penales de producirse un atentado, y por el cual hacemos esta alerta publica [...], que pretenden amedrentar al amigo lector que me contactó, y presentó las evidencias, que involucran a la abogado sicario, quien manifiesta tener mucho poder dentro de ese cuerpo policial, a lo cual está acostumbrada hacer contra humildes personas en esta entidad federal, y lograr así un pago de modo "cuasi-coactivo", la denuncia del lector cuyo nombre mantengo en reserva, y lo daré a conocer a la opinión pública de consumarse este atentando extorsivo policial , que atenta contra la majestad de la Fiscalía General de la Republica responsable de los asuntos jurídicos del monopolio de las acciones penales. El objetivo de esta dama abogada convertida en sicario judicial-policial, es presionar al deudor, que muchas veces desconoce las consecuencias legales que comporta el dejar de pagar. Y esto sin mencionar los casos más extremos, como la extorsión o las lesiones físicas.

Para el deudor un pequeño empresario textil (y abogado internacionalista), este caso es la consecuencia de la paralización de ese sector, ya cercano a los cuatro meses debido a la pandemia global del coronavirus, y que mantiene a la economía paralizada, y en especial al sector hotelero, que da cabida a: "no percibir ningún tipo de ingresos debido a la caída de las ventas, y las cobranzas, según me explica el amigo que hace esta denuncia pública". Ya que esta profesional del derecho cuyo nombre también mantengo en reserva, que no cumple con ningún código ético ni profesional.

Venezuela, es un país donde existe un marco legal para la gestión de la deuda impagada. Pero pretender paliar este marco legal, por el marco del chantaje, y la extorsión, a través de un código del sicariato policial-judicial que impone una serie de obligaciones intimidatorias hacia el deudor.

La jurisprudencia recalca que hay que distinguir entre los sicarios policiales que gestionan cobranzas a través de la extorsión, y el chantaje, a los morosos. Los sicarios: "llaman constantemente. y amenazan con llevarte preso o quebrarte", siendo muy agresivos con la víctima: te persiguen completamente, llaman a tus amigos, te insultan….

¿Qué puede hacer este amigo ante estos atropellos? Como le dije vamos a hacerlo del conocimiento público de las autoridades del alto gobierno, que de consumarse este delito, daremos a conocer los nombres de las personas involucradas, cuyos números telefónicos aparecen al comienzo de este articulo de forma encriptado. Y saber a qué se enfrentan, y denunciar los abusos de llegar a consumarse algún atentado, ante los organismos competentes.

Hay ciudadanos que no saben muy bien que significa ser catapultados en una guerra de extorsión ante el cobro de una deuda. Entre las prácticas abusivas más comunes para presionar al deudor están las amenazas o la divulgación de la condición de morosidad a terceras personas. Aquí les muestro una pequeña recopilación de este delito en pleno desarrollo señores: Fiscal General de la Republica, y Director Nacional del CICPC.

"Vas a acabar en la cárcel si no me pagas, le vocifera a diario la sicario en las grabaciones que este atemorizado ciudadano guarda, y que ha puesto a buen resguardo". En Venezuela, hasta donde yo sé no existe la prisión o muerte por deudas, y más cuando esta acreedora tiene una garantía real, la cual aceptó. Dejar de pagar un crédito o préstamo no constituye un ilícito penal, siempre y cuando no se trate de un caso de estafa o fraude.

"Le voy a decir a todos los vecinos que eres un moroso, un pícaro, y un ladrón" la sicario dixit. Existiendo aquí el delito de la difamación e injuria, continua, y agravada, y el atuendo estrella para humillar al atemorizado ciudadano junto a su esposa e hijos, ha sido por mucho tiempo el conjunto de amenazas, y el garrote de la cobradora del birrete. Pero con los días la realidad ha superado la fantasía: policías rosas, zorros y payasos se han lanzado a la caza de este deudor para humillarlo, y delatar su "deuda".

Revelar a terceros la presunta situación de morosidad de una persona atenta a su derecho a la dignidad y al honor. Está prohibido llamar, enviar mensajes de voz, y escritos que informen a familiares, vecinos, así como colocar carteles, en la puerta de la vivienda del interesado, en su edificio. La Constitución venezolana de 1999, protege el derecho al honor, a la intimidad personal, y familiar.

"Te quitaré la camioneta en la calle, y te pegaré los ganchos". El único que puede hacerlo es un juez a través de una sentencia, y si se ha cometido un delito en flagrancia. Pero ni así te puede extorsionar. "Además de pagar intereses de demora astronómicos". ¿La sicario lo amenaza con aplicarle unos intereses de demora de triples dígitos?

"Te voy a llevar a los tribunales, para que te pudras". Esta no es una mentira. Reclamar judicialmente el pago es absolutamente legal, ya que solo un juez puede obligar al cobro forzoso de una deuda. Pero no es frecuente que policías-sicarios hagan el juicio de cobro, sobre todo cuando los importes son pequeños, y no pueden justificar la existencia de una cantidad insatisfecha.

Aunque existen regulaciones específicas para el cobro de deudas, dentro de un marco legal; el problema son las malas prácticas no atajadas debidamente por las autoridades. Cuando hay jurisprudencias que se refieren a varias normativas que amparan al deudor.

En función de esta situación, el ciudadano que me planteo este caso, y de esta forma dirigirse a las fuerzas, y cuerpos de seguridad, de Lecherías, Barcelona, y Puerto La Cruz en el Estado venezolano de Anzoátegui, a los juzgados de esta entidad federal, y al Presidente del TSJ Maikel Moreno. Si el comportamiento abusivo no cesa, hay que advertir que se interpondrá una denuncia formal ante las autoridades competentes, acompañada de esta denuncia pública hecha en www.aporrea.org . "Le aconsejé al amigo grabar, y guardar las conversaciones, con la sicario, y luego denunciar".

La CRBV, que tutela los derechos de los ciudadanos, es uno de los terrores de los extorsionadores de deuda. Existen organismos competentes para frenar el comportamiento abusivo del sicario de marras, relativo a los datos personales, y sancionarla. Para obtener una indemnización, sin embargo, es necesario acudir a los tribunales, así como para denunciar otros delitos.

En Venezuela, hay limitaciones para evitar la persecución por deudas. Y lo que más preocupa son los métodos que son ilegales.

Se pedirán "las cautelas necesarias" para proteger a este ciudadano. Cuando se utilizan métodos que: "lesionan gravemente los derechos más fundamentales de su persona". En este caso, se acude a denunciar ante los medios de comunicación, ante lo aplicable a la ilicitud de prácticas de cobro forzado extrajudicial, que suponen una intromisión ilegítima en el derecho del honor de la personas. Y no es porque falten leyes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1188 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social