Observatorio de la Revolución

Los cabilleros de Manuel

Todavía queda fresco en el recuerdo los cotidianos encuentros de solidaridad, empatía y mutuo auxilio entre, el hoy candidato, Manuel Rosales y el hampa común. Precisamente en los aciagos días del PARO estos vínculos fueron notoriamente públicos, cuando la plaza Bolívar de Maracaibo, específicamente EL PALACIO DE LOS CONDORES, fue custodiado celosamente por UNA GRUESA Y DECIDIDA BANDA DE MATONES Y DELINCUENTES DE BAJA CALAÑA, los cuales cabilla en mano y no se sabe con que otra cosa oculta, recibieron onerosos salarios por unas cuantas semanas. Uno de los más destacados y famosos de estos asalariados lo es sin duda el apodado “pan blanco”, acusado entre otras cosas de ser el culpable de la muerte de un estudiante de educación media, en los tiempos que participaba en las célebres BANDAS ARMADAS DE ACCIÓN DEMOCRÁTICA. En el haber de esto obeso personaje también se le achaca la fractura a CABILLAZOS del hoy Diputado al Consejo Legislativo de la Región, José Luís Acosta, y recientemente la flagrancia cometida en los días de las elecciones de gobernadores y alcaldes, donde fue a parar a la cárcel por los delitos de conspiración contra el Estado.

Lo sucedido hace unas semanas a la compañera de PODEMOS, allá en Antímano, desgraciadamente no es nuevo y lo más lamentable no será la última víctima de las políticas de “seguridad” de este candidato. Perfectamente reconocido es en la región, los nexos de mancomunidad estratégica mantenida entre la POLICIA REGIONAL, PARAMILITARES y sectores del CRIMEN ORGANIZADO. Al frente de esta “comisión” se haya nada menos que la fúnebre y detestable figura de LÓPEZ SISCO. Además, bajo el excusado del “ajuste de cuentas”, se ha venido alarmantemente aumentando los índices de SICARIATO, presumimos que sean selectivos, en la región. Estos crímenes, por lo general ni siquiera investigados, se originan a consecuencia de la disputa y toma de control del dominio operativo de estos peligrosos sectores. Basta recordar las experiencias en el SALVADOR y NICARAGUA para lejos de elucubrar llegar a la conclusión que estos movimientos de exterminio y de control podrían mantener orientaciones verdaderamente políticas, la pretensión de ir creando las condiciones para el reclutamiento de milicias mercenarias con intenciones de crear el caos en Venezuela o, al menos, en la región zuliana. Los fondos para tal operación ahora más que nunca sabemos se encuentran debidamente a su disposición; los planes secesionistas aun es una posibilidad nada descartable para ellos, más sí consideramos la valía o las probabilidades de su candidato en lo electoral.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3300 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor