El BID plantea pasar de 70 habitantes por hectárea a unos 250 habitantes por hectárea

“88.213 habitantes sin servicios de cloacas en la ciudad de Cumaná"

  • Cumaná lo que tiene de ciudad formal es apenas un 30%. La ocupación informal y anarquizada del espacio urbano se acerca al 70%.

  • El sistema de cloacas presta un servicio al 77% de la población, al cubrir el 79% del área donde residen o trabajan.

Las políticas oficiales que sólo apuntan a los números. No se trata de hacer 5 mil viviendas en Cumaná. Se trata de hacer ciudad y crear las condiciones urbanas necesarias y deseables para esas viviendas. Hacemos énfasis en la importancia de una percepción más amplia que vaya más allá de lo cuantitativo.

Una sonora afirmación es mi respuesta cuando se me pregunta si es éste el punto más crítico en la historia venezolana en cuanto a materia habitacional. Se trata de un déficit que se está acumulando y la población no deja de crecer. Ahora, el problema de la vivienda no es un problema reciente. Estamos en una situación crítica en comparación a indicadores anteriores, pero recordemos que esto se viene acumulando en el tiempo.

Hay que menciona, como política fallida, los planes de sustitución de ranchos por viviendas. Pronto, el Estado se dio cuenta de que no era posible por la magnitud que significaba.

Las ciudades venezolanas están ocupadas en sus periferias por asentamientos informales: zonas urbanas ocupadas de forma anárquica. En Cumaná, el universo de ocupación informal y anarquizada del espacio urbano se acerca al 70%. Lo que tenemos de ciudad formal es apenas un 30%”.

Como planteamiento alternativo para mejorar estos espacios, la consolidación y racionalización de los barrios. Ya el barrio está creado, es una realidad. Lo que se trata es de crear mejores condiciones dentro de ese espacio y vincularlo a la ciudad formal de la manera más lógica posible.

Una ciudad dispersa

En Cumaná, las zonas residenciales se extienden en los 598 kilómetros cuadrados de su superficie. ¿El problema? Es que el BID-Alcaldía plantea pasar de 70 habitantes por hectárea a unos 250 habitantes por hectárea. Lo que esto significa en términos prácticos, explica el arquitecto, es que proveer servicios de forma eficiente resulta mucho más costoso.

Se trata de hacer conexiones más racionales y articuladas a la red de servicios. Los barrios con crecimiento anárquico tendrán que ser reubicados si chocan con el resto de los elementos en la trama de la ciudad, como la infraestructura vial o los servicios básicos. 

Las ciudades han crecido en la periferia por un asunto crucial: el valor de la tierra. Como siempre se busca hacer viviendas al más bajo costo, ocupan los terrenos de más bajo valor: los más alejados del centro de la ciudad y de los servicios. Lo que esto significa es que se deja de hacer ciudad para reducir costos, pero estas viviendas luego pasan factura: proveer los servicios como cloacas, transporte, electricidad y agua generará costos altísimos para las ciudades.

La urbanización Brisas del Golfo como ejemplo vivo de esta situación. Fue ubicada muy lejos de la ciudad y, desde el punto de vista social, ahí tienes a un poblador que gastará buena parte de su sueldo solamente en movilización hacia su lugar de trabajo.

Orientación para las soluciones

Las políticas habitacionales para la ciudad de Cumaná, plantea su estrategia de forma simple: Primero hay que tener claro el objetivo, o si no, de nada valen los recursos, la voluntad o el apoyo político. Solo tratar de resolver un déficit cuantitativo es un error. No se trata de producir viviendas: se trata de construir ciudad. La experiencia debe enseñarle al país que, en ese ejercicio de producir unidades de vivienda independientes del hecho urbano, nos hemos equivocado. 

Resalta la necesaria integración del interés público y el privado para alcanzar los objetivos, así como una integración de los tres niveles de política habitacional. No puedes hacer vivienda sin conciliar los planes urbanos –que son competencias de los municipios– con las viviendas que los niveles regionales y nacionales desarrollan. 

La participación comunitaria en materia de vivienda es fundamental, pero debe ser articulada y que reciba soporte de formación y técnico para ejecutar sus proyectos. Que se abran espacios de participación de forma organizada para que todos los miembros puedan opinar.

El sistema de cloacas

La ciudad de Cumaná tiene un área desarrollada de 3.346 hectáreas aproximadamente, albergando una población de 383.536 habitantes para el 2015. El sistema de cloacas está conformado por una red de tuberías que cubre un área de 2.650 hectáreas, sirve a una población 295.323 personas, prestando un servicio al 77% de la población, al cubrir el 79% del área donde residen o trabajan. Es decir, existen 696 hectáreas y una población de 88.213 habitantes sin servicios de cloacas en la ciudad de Cumaná”.

En el sector los Castillitos existe una descarga al mar calculado en un 60% del total de la ciudad de Cumaná. Y, aún más grave, esta conexión quedó pendiente con la tubería que la conectaría a la planta de Punta Baja, a la altura entre la Iglesia Mormón y el Hospital Ambulatorio Salvador Allende. Y, que la estación de bombeo El Guapo carece de conexión a la planta de tratamiento de la Laguna de los patos por lo cual son vertidas directamente al golfo.

Debemos cuestionar la visión ingenieril de cómo se viene tratando el funcionamiento del sistema el servicio de cloacas de Cumaná, por descargas al mar o golfo, son aceptables por considerar el continuo movimiento u oleaje de las aguas, el sol permanente y la capacidad como laguna de oxidación.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1884 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: