Números del 8-D en el estado Mérida

“No es que la Revolución Bolivariana se esté jugando su destino en un día, no, el día de las elecciones, no, no. Yo soy de los que cree que el destino de la Revolución Bolivariana se juega todos los días, desde que me levanto”. Presidente Hugo Chávez el 4 de Febrero de 2012, entrevistado por José Vicente Rangel, quien le planteó qué pasaría con la revolución de perder las elecciones presidenciales el 07 de octubre del mismo año.

El 8 de diciembre, luego del primer boletín oficial emitido por el CNE con los resultados electorales, el país vio a Capriles recular con relación al plebiscito tan cacareado por él mismo. “No es el momento de hablar de números -dijo-. Estamos cansados”. Como quiera que a los revolucionarios sí nos gusta hablar de números, tanto en la victoria como en la derrota, que ya ha pasado un par de semanas de las elecciones (por tanto no puede existir la excusa de estar cansados) y que además, seguimos el ejemplo de nuestro Comandante Hugo Chávez de afrontar la realidad, es necesario que hagamos un análisis de los números del 8-D en el Estado Mérida.

Siguiendo el mismo esquema de los resultados a nivel nacional, comencemos con el total de alcaldías conseguidas. En este sentido las fuerzas revolucionarias obtuvieron un total de 14 alcaldías (60%), frente a las 9 de la oposición (40%). Si esto lo comparamos con los resultados de las elecciones municipales anteriores (2008) donde la revolución consiguió 19 alcaldías (78%) y la oposición 4 (22%), notamos un descenso porcentual nuestro del 18%, que lógicamente se les incrementó a ellos. Por otro lado, con relación a las 3 alcaldías más importantes según la cantidad de votantes (Libertador, Alberto Adriani y Campo Elías) la revolución no logró ninguna (0%), siendo ganadas las 3 por la oposición (100%). Comparando esto con las resultados anteriores (2008) donde alcanzamos 2 (Alberto Adriani y Campo Elías 66,66%) y ellos 1 (Libertador 33,33%) el descenso porcentual para nosotros fue vertiginoso, hasta llegar a cero.

Otros números importantes para destacar, son las alcaldías recuperadas por la revolución y las conquistadas por primera vez por la oposición. Así tenemos que la revolución recuperó 3 alcaldías: Aricagua, Miranda y Tovar. Mientras que la oposición conquistó 7 alcaldías que nunca había ganado: Alberto Adriani, Campo Elías, Rangel, Pueblo Llano, Rivas Dávila, Padre Noguera y Guaraque. Y finalmente, el total de votos en el estado. Las fuerzas revolucionarias cosecharon un total de 152.645 votos frente a los 176.831 que cosechó la oposición, para una diferencia a su favor de 24.186 votos. Comparando estos números con los de 2008, en ese entonces, la revolución logró 173.301 frente a 157.789 de la oposición, para una diferencia a nuestro favor de 15.512.

¿Qué nos dicen estos números? Sin lugar a dudas, que las fuerzas revolucionarias sufrieron un duro revés en el Estado Mérida. Y así como los resultados nacionales son favorables a la revolución y esto consolida el liderazgo del Presidente Obrero Nicolás Maduro y del Primer Vice-Presidente del PSUV Diosdado Cabello, los resultados regionales ponen en tela de juicio la actuación de los líderes de la región, particularmente del PSUV, el partido político más fuerte de la revolución. No es posible que se pretenda responsabilizar de la derrota ni a los candidatos nuestros, ni a los que se lanzaron por su cuenta, ni mucho menos a las bases. Es necesario revisar las imposiciones que se hicieron sin tomar en cuenta las postulaciones de las UBCH, así como el discurso que mantienen algunos miembros de la Dirección Regional y las Direcciones Municipales que insisten en catalogar de “traidores” a camaradas y en listas de “expulsados” que no han sido aprobadas por la Dirección Nacional del PSUV. Es hora de que estos asuman la responsabilidad de la derrota así como lo hizo el Comandante Chávez con su proverbial “Por Ahora” y todas las veces que tuvo que hacerlo.

Como reflexión final: Los que queremos continuar con el legado de Hugo Chávez y consolidar al Presidente Nicolás Maduro, tenemos el ineludible deber de volver a reunir a todas las fuerzas revolucionarias y progresistas que hacen vida en el Estado Mérida, así como establecer espacios de diálogo, autocrítica y consenso. Y ES IMPRESCINDIBLE RENOVAR LAS AUTORIDADES REGIONALES DEL PSUV EN UNAS ELECCIONES DE BASE UNIVERSALES, DIRECTAS Y SECRETAS.

oscarg272@hotmail.com

@OscarG272


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2071 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas