Maduro y el Gobierno de Calle en Sucre... ¡Qué bueno!

La iniciativa del gobierno de calle, implementada por el gobierno nacional revive en la ciudadanía la posibilidad de propiciar un reimpulso y relanzamiento de la direccionalidad de los gobiernos regionales y locales. Se trata de saber a ciencia cierta cómo vamos y si estamos en el camino correcto de la planificación. Presencia para ratificar la confianza en la seriedad de las propuestas y proyectos elaborados para ser presentadas al ejecutivo nacional y su puesta en marcha en el marco del Plan de la Patria.

En el caso concreto del estado Sucre, tierra que con orgullo levanta el gentilicio y las banderas libertarias enarboladas por nuestro Gran Mariscal de Ayacucho, esperamos con mucha expectativa la próxima visita del Presidente Nicolás Maduro en el marco de la programación del Gobierno de Calle. Al respecto tenemos suficientes razones. No es un secreto que esta entidad, así como otras, se resienten del poco cariño de quienes han contado con el beneplácito del voto popular. Han transcurrido los años y las posibilidades de prosperidad se desvanecen ante la evidente falta de fuentes empleo y servicios que reivindiquen las condiciones naturales de nuestro estado.

Compartimos las potencialidades que existen a largo y ancho de nuestro país. Una extensa costa con atractivas playas en el marco de una geografía que por su variedad es apta para la actividad agropecuaria, pero esencialmente agrícola para el cultivo de rubros como el cacao, café, caña y tubérculos, entre otros. De la tradición pesquera hay mucho que decir porque en definitiva sigue siendo referencia ocupacional y culinaria de este estado.

Bien Nicolás, ojalá tengas la oportunidad de oír en la voz del pueblo que es la voz de dios todo un vendaval de sueños, esperanzas, ilusiones, frustraciones y desengaños que no son producto de la casualidad y ante lo cual nuestro Líder Supremo también derramaría hasta una lágrima.

Aquí estamos, compatriota presidente, con nuestro rosario de promesas incumplidas durante años de la cuarta y de la quinta. Nada de sorpresas ante hechos que avergonzaban al Chávez nuestro, a quien Fidel advirtió que no podía portarse como el alcalde de cada pueblo por donde pasaba en sus recorridos. Pasa revista y oye a la gente. Anota, pues. Escudriña. Autopista Cumaná-Puerto la Cruz, empresas pesqueras nacionalizadas, chocolateras, servicios de acueductos, vialidad urbana, interurbana y rural, represa Turimiquire, Rio Manzanares, centrales azucareras, hospitales, seguridad pública, drenajes, biblioteca UDO-Sucre, producción pesquera, precios del pescado, desabastecimiento, etc.

Bienvenido Nicolás a la tierra sucrense que con tanta intensidad vivió el Comandante Chávez. Aquí testimoniamos esa relación de intimidad que sintió hasta el último suspiro por estar atado al sueño eterno del Gran Mariscal Sucre. La Cumaná que a la vuelta de la esquina cumple 500 años de su fundación recuerda sus amoríos y correrías durante los años de soldado en el cuartel de la avenida Arismendi. Ahí lo sentimos todos los días con su presencia amorosa y de lealtad a nuestros sueños. Ven Nicolás, reanima y devuelve ímpetu, eficiencia y eficacia a quienes junto al pueblo estamos obligados a levantarnos, sacudirnos y borrar de una vez la “sombra de Berruecos”. ¡Bienvenido, Presidente!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1990 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: