Los 459 de Cumaná...como para empezar a escribir otra historia

Estos 495 años de la fundación de Cumaná, la primogénita del continente,  la encuentran  asediada por las aguas. Las llamadas aguas negras que abundan por nuestras calles y las de lluvia que como bendición ponen  a los socorristas  de las instituciones públicas en aprietos.  Cantada por poetas, juglares y trovadores.  Versos y cantos para su cielo y sus playas. Para su río y su gente. Cumaná es salitre y Manzanares. Agua dulce y salada. 

     Cumaná es  Toñito convertido en libertad. Es el Mariscal Sucre. El Abel de América lo  llamó nuestro Libertador. Cumaná es para recordar a  José Agustín Fernández, “Tin”, el que tanto te  quiso  y   tantos versos te dedicó. Es Andrés Eloy, envuelto en nostalgia y querencias para llamarte con todo  respeto y admiración “Dulce señora”. Es la fina pluma de José Antonio Ramos Sucre.  Cumaná es el canto de nuestra “Mariposa” María Rodríguez  acompañada de Chiguao. Es el joropo y estribillo cotorrea de Hernán Marín y Willy Tango. Es la  música y el ensueño del Grupo Oriente, de Tierra de Gracia, 21 de Noviembre, Chico Mono y Cuerdas y  capachos. Es la magia del Morochito  Fuentes, Douglas Velásquez y Juancito Silva en la bandolina. Es el colorido de sus joroperas y la gracia vocal de Rita Figueroa, Carolina Fernández, Lucibeth Yánez,  Lucila Becerra y Roselis Salazar que  con sus interpretaciones nos hacen querer más a nuestra ciudad.

     Decimos que Cumaná es más que calles intransitables y su gente molesta por  el maltrato y  desamor. Es la entrega  con que la han escrito sus  cronistas para no olvidarla jamás. Luis Alberto Sanabria, José Mercedes Gómez y nuestro amigo  Ramón Badaracco,  entre otros.  

    Estos 495 nos permiten hablar de deudas con la ciudad y nuestro prócer, Antonio José de Sucre, considerado la segunda figura militar y política de nuestra historia patria. ¿En qué lugar de Cumaná nació el Mariscal? ¿En qué calle? ¿En qué casa o solar?.  Este dato, más que una incógnita  es compromiso y deuda con Sucre. Otra es el deseo de los cumaneses de ver como  una “tacita de oro” el Parque Ayacucho en donde está su estatua ecuestre y el museo en su honor. En fin, Cumaná es un reto para sus habitantes y de manera especial para sus gobernantes.

    Finalizo esta nota con Alí Primera y su  Canción Cumanesa: “…Pero en Berruecos un día afinó la puntería / escondida la traición /todavía no te vengamos/ pero el pueblo va trochando en busca de la canción/ que se eleve victoriosa/ como hermosa mariposa/ convertida en tricolor/ es la bandera que besa/ Ay Cumaná, cumanesa,  el Mariscal del pundonor…”

juan_azocar@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3188 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: