Aventis

Abatir el sarcasmo, triunfemos

Los principales distritos del Estado Venezolano, son motivo preocupante para el eje central de gobierno por la invasión  de los espacios públicos y más para los ayuntamientos. El destino final es desalentador en muchos ciudadanos por no tener un lugar de descanso y, día a día recorrer las avenidas y callejuelas del casco urbano con el fin de revisar los botaderos residuales y sacar algún alimento en deshuso para ingerirlos. En si, constituye un problema de seguridad urbana, ya que genera actividades insospechadas en el terreno invadido, concluyendo en parques o zonas residenciales, donde existe un grupo humano que cancela sus impuestos. Son puntos conflictivos en la convivencia y es una manera muy peculiar de nomadismo, ya que, no hay una estructura social sostenible por sus motivadores. Es una manera tradicional de indigencia y en Carabobo, el empresario y ex alcalde Francisco Cabrera Santos procedió a cerrar todas las plazas públicas, como única solución.

Este problema, ha originado angustia en la ciudadanía, que, no  se encuentra autorizada para controlar el flujo de personas en sus áreas verdes, lo que ha originado el cerrojo de calles con alambradas y grandes portones. Muchos deciden vender para mudarse a sitios de mayor seguridad. Otros, solo culpan al capitalismo, como un sistema obsoleto, denigrante y lleno de corruptos. Lo cierto es que, los cuerpos legislativos, la policial regional y nacional, como el ayuntamiento poco hacen a favor de los desaforecidos. Muchos residentes, no pueden utilizar los servicios de su urbanización con normalidad, creando un conflicto con aquellos que han invadido sus zonas comunes, es el caso específico de Parque Valencia, Estado Carabobo.

El juego del poder político  ha limitado el desarrollo del carácter humano en los espacios públicos, siendo bien utilizados por personas ajenas a esos ambientes y que deben buscar sus propios polos de desarrollo. Se debe romper el estamento político para darle paso a la inclusión social en el espacio y tiempo debido para conformar una verdadera dinámica social, donde todos sean favorecidos y determinar en las organizaciones comunales su propio perfil de trabajo. Cada ciudadano, tiene que situarse en su espacio físico e intelectual para trabajar por el cambio social que exige nuestro país.

Debemos ir hacia una democratización de la sociedad, para, conformar la nueva república y consolidar los principios democráticos, constituyéndose dos pilares en la conformación de dos espacios para el debate ideológico. Por esto, hay que disciplinar al pueblo para que no invadan estos espacios y sean puntos de proyección hacia las nuevas normativas sociales que determinaran un diagnóstico equilibrado del crecimiento económico que tanto deseamos, para fortalecer  el modelo geopolítico que se persigue, teniendo en la ideología, un camino cierto para la acertivez  democrática. Exigimos, una transformación del capitalismo y del socialismo. Es la ruta cierta del Socialismo del Siglo XXI.  Es un reto para no debilitar las regiones y fortalecer sus pequeñas áreas de trabajo. Por eso, necesitamos esos espacios libres para no debilitar al Estado y fortalecer las comunas con personas preparadas ideológicamente y con verdadera disciplina fiscal.

Estos pilares, deben incluir la creatividad, ingenio, pluralidad y ser abierto a la nueva concepción humanista del género. Atrás quedo el dogmatismo y lo ortodoxo. Jamás, podemos ser delincuentes en un estado de derecho. La realidad esta delante de nosotros, los extranjeros no pueden  tomar para sí, los recursos de nuestra patria, deben ir a su lugar de origen a luchar por su libertad, están bajo el tutelaje de un capitalismo salvaje y las botas guerreristas de los Imperios. Hay que ser bolivariano, una expresión que huele a un Continente virgen, lo demás es traición y esclavismo a un poder que no beneficia al Sur y que desmantela nuestra esperanza. Todos, optimistas hacia la segunda independencia. Caminar hacia el 2012 y tomar la bandera y apostarla en el terrón más alto de nuestro Ser. Es el sueño de Simón Bolívar.

emvesua@gmail.com

(*)escritor. Miembro de AESCA- Carabobo. Venezuela



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1551 veces.



Emiro Vera Suárez (*)


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a107289.htmlCd0NV CAC = Y co = US