Mes de Revoluciones

Todos los días y todos los meses tienen su historia, pero hay unos que se nos quedan grabados en la conciencia del alma por sus verdades, por la intensidad de sus esperanzas y emociones. También por sus segundos, por sus minutos y sus horas. Son días que permanecen brillando en el recuerdo y el firmamento de nuestras ideas e imaginación para alumbrarnos el camino de la reconstrucción y refundación de la patria.
A través de las rendijas del tiempo, el mes de febrero ha dejado huellas profundas en el rostro, en la piel y en la mirada de millones de venezolanos que sienten el palpitar de sus días que saben a revuelta, a rebelión, a resurrección, a enmienda y victoria. Febrero es un mes de revoluciones, un mes que ha ido mostrando el camino para salir de los escombros, del vacío, de los senderos torcidos donde hibernaban los sueños del buen gobierno y la democracia revolucionaria.
Febrero ha sido como un volcán en erupción donde brotan los crujidos de las bisagras, de las rupturas, del roce tectónico de las placas del sistema político. Pareciera que es un mes creado para marcar los grandes momentos y circunstancias de la patria. Aunque hay muchos febreros que han cabalgado en las complejidades del tiempo mostrando sus fuegos cruzados de luces incandescentes, hay que resaltar el febrero de 1989, cuando el pueblo envío señales de sentirse defraudado por la democracia puntofijista y los gobiernos corruptos de adecos y copeyanos. Esos eran tiempos grises, de mediocridad política: años de apariencia tranquila y de fondo terrible. Se hizo una advertencia y la guanábana podrida se fue pudriendo. Fue el comienzo del fin para el sistema político puntofijista.
Luego llegó el amanecer del 4 de febrero de 1992, cuando en un momento de inspiración y de ganas, la rebelión tocó las puertas y la conciencia del pueblo venezolano. El espíritu de esa rebelión se quedó en cada hogar, en las calles y en las palabras de la gente. En silencio se convirtió en revolución, que pronto empezó provocar palpitaciones dolorosas para las elites saqueadoras. De esa manera empezaron a soplar los vientos de cambio y la cuarta república comenzó a desdibujarse. No podía ser de otro modo. Es así como un 2 de febrero de 1999, comienza la refundación de la República, que se inicia con cambios profundos de las estructuras del Estado y la sociedad venezolana.
Precisamente, EL 2 de febrero se están cumpliendo diez años del inicio del gobierno revolucionario, expuesto a todos los vientos y a todos los odios de la Iglesia católica y del resto de la elite política y económica; pero que gracias a Dios, el proceso revolucionario está fortalecido más que nunca. Por ello es importante, que sigamos por esta senda de la democracia revolucionaria y protagónica, de la patria socialista. Y votar SI por la enmienda constitucional es la posibilidad de seguir ampliando los derechos políticos de los venezolanos y, votar por el NO es meternos en un túnel que nos llevaría de vuelta a los caminos del infierno.

(*) Politólogo
eduardojm51@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Eduardo Marapacuto (*)


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a71518.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO