III Congreso Nacional de los Círculos Bolivarianos de Venezuela (Documento y conclusiones)

III CONGRESO NACIONAL DE LOS CÍRCULOS BOLIVARIANOS DE VENEZUELA
San Antonio de los Altos, 24 de Mayo de 2014.


En el día de hoy, siendo las 09:00 am, encontrándonos reunidos en los espacios del Centro de Formación “Simón Rodríguez” ubicado en San Antonio de los Altos del Estado Miranda, en el desarrollo del III Congreso de los Círculos Bolivarianos de Venezuela y constituidos en 18 mesas de trabajo, donde se discutió el siguiente temario: 1.- Análisis de la coyuntura nacional e internacional. 2.- Evaluación situacional de Venezuela 3.- Vigencia del legado del Comandante Chávez para la construcción del socialismo, 4.- El PSUV ¿reforma o revolución? 5.- La unidad de los revolucionarios ¿qué significa? y 6.- Plan de acción para la construcción de socialismo. Después de las intervenciones, debates y propuestas, se llegó a las siguientes conclusiones:

1.- Análisis de la Coyuntura
En el ámbito internacional:
El sistema capitalista y su aparente estado de bienestar sufre un serio quiebre económico mundial, producto de la agudización de sus insalvables contradicciones, pero amparado en una burguesía internacional poseedora de un poderoso aparato industrial, tecnológico y militar, pretende imponer su hegemonía mundial y evitar así el desplome a través de sus mecanismos de fuerza imperialista. Esa supremacía y expresión hegemónica del capitalismo neoliberal en su fase monopólica, caracterizada por un supra-estado que define el nuevo equilibrio capitalista, intenta imponer nuevos métodos de sojuzgación y sometimiento de las naciones no alineadas a sus políticas mediante la injerencia institucional, el golpe de estado o la invasión militar; esquema que en su desarrollo ha adquirido nuevos mapas de poder (bloques) contradictorios en sí mismos, pero no determinantes para poner en peligro el estatus del modelo, ahora con mayor margen de plusvalía, sobre-explotación y maquila.

Por otro lado, al derrumbarse la más importante experiencia de socialismo real: la URSS, se evidenció el agotamiento del marco teórico diseñado desde los sectores revolucionarios, lo que permitió el surgimiento de nuevas expresiones de resistencia política, socio-económica y cultural como lo son los movimientos antifascistas, antiimperialistas y anticapitalistas en Europa y en los demás continentes del mundo, con una marcada acción de movimientos en América Latina y el Caribe, derivados del Proyecto Bolivariano impulsado por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías en Venezuela, que delineó en sus premisas el rumbo hacia la construcción del “Socialismo del Siglo XXI”, como expresión ideológica que recoge las tesis científicas universales sobre el socialismo y enriquecida con las experiencias locales.

En el ámbito nacional:
La situación coyuntural interna mantiene un estado de efervescencia, impulsado por los planes hegemónicos del imperialismo estadounidense y sus aliados sionistas, como operadores del gran capital internacional, que son los enemigos fundamentales de los pueblos en su lucha por la libertad, la independencia, la autodeterminación, la democracia, la igualdad y la soberanía económica, el cual mantiene una agresión permanente hacia la revolución bolivariana, intentando destruirla a través de una derecha oligárquica fascista local, que ha estado impulsando una guerra de baja intensidad en lo económico, lo político y lo militar, mediante acciones terroristas orientadas al sabotaje, el contrabando, el acaparamiento, el sicariato y las guarimbas terroristas, en una envolvente acción de caos y muertes, con lo cual pretenden crear las condiciones subjetivas y objetivas para justificar una intervención extranjera.

Ahora bien, esto sucede por cuanto la estructura económica sigue siendo marcadamente capitalista, con una economía rentista y dependiente (de puerto), donde los medios de producción del complejo tecnológico, militar e industrial en manos de la burguesía monopólica internacional mantiene enclaves oligopólicos, administrados por las viejas y nuevas burguesías, que no tienen ni el más mínimo indicio de patriotismo o de respeto hacia los intereses nacionales; con el agravante de que los procesos productivos en manos del estado, mantienen la herencia cultural del viejo modelo destacado por: burocracia, corrupción, clientelismo, privilegios y divisiones jerárquicas.

Además, el proceso bolivariano avanza con un discurso y un sentido estratégico revolucionario y socialista, pero sigue manteniendo una práctica reformista, burocrática y burguesa en el ejercicio de las relaciones jurídico-políticas y económicas; caracterizada fundamentalmente por las contradicciones entre las prácticas conservadoras y reformistas, con tendencia a la restauración y consolidación del estado burgués, versus a las iniciativas revolucionarias orientadas a profundizar y avanzar en el proceso de la construcción del Nuevo Estado Comunal y la nueva economía socialista, para enfrentar la lógica del capital y avanzar hacia el punto del no retorno, como lo planteara el Comandante Chávez en el Plan de la Patria y en el Golpe de Timón. Es decir, la direccionalidad política del Proceso se debate entre las tesis socialdemócratas, pequeño-burguesas y de prácticas totalitarias, por un lado, y por otro, las revolucionarias que promueven el espíritu asambleario de la democracia participativa y protagónica, del debate constituyente y decisorio.

2. - Evaluación Política de Venezuela
Apoyamos y consideramos acertada la actual política antiimperialista y de preservación de la República impulsada por el Presidente Nicolás Maduro, mediante el llamado a la paz y la convivencia, convocando a mesas de diálogo a los diversos factores económicos, políticos y sociales del país, para impedir cristalice la estrategia imperial de golpe de estado y magnicidio.

Pero asimismo, creemos que persiste un peligroso divorcio entre el gobierno revolucionario y el pueblo, producto de una errada visión de poder, que convierte en letra muerta la consigna de transferir el poder al pueblo y liquida el sentido estratégico de destrucción del estado burgués, para que emerja el estado popular y revolucionario; impidiendo esto, aprovechar el conocimiento y la organización del poder popular para seguir profundizando la conformación de las comunas y la eficiencia en la administración del gobierno bolivariano, en el proceso de construcción del nuevo estado comunal socialista, como lo planteara el Comandante Hugo Chávez en su último consejo de ministros (golpe de timón) y que consideramos pertinente referir algunos elementos:

1.- Las instituciones del estado han devenido en aparatos de poder y control, que desvirtúan el objetivo fundamental de consolidación del poder popular, convirtiéndose en un aparato clientelar y en muchos casos, sólo llegan bajo la práctica de las comisiones y las vacunas. Tal es el caso de FUNDACOMUNAL, desde donde se ha intentado ejercer un control hegemónico sobre los consejos comunales, transfiriéndoles su pervertida práctica y convirtiéndolos en estructuras burocráticas y corruptas, aunado a esto, existen quinta columnas y opositores como administradores del gobierno bolivariano, saboteando el proceso revolucionario y la tendencia es impedir la implementación de una mayor supervisión, control y seguimiento en las instituciones del Estado.

2.- También es preocupante, que se acepte mantener en secreto los acuerdos generados en las mesas de diálogo y conferencias de paz con la burguesía tradicional, ya que acentúa el distanciamiento con el pueblo, los sectores populares y revolucionarios, otorgándole a la burguesía fuerza subjetiva sobre el imaginario colectivo y debilita su liderazgo, además, de debilitar el bloque hegemónico e histórico de la revolución bolivariana.

3.- Mayor preocupación genera la circunstancia de que la economía socialista no asoma la nariz por ninguna parte, acentuándose cada día más la importación de cuantiosos rubros en la pervivencia de una clara economía dependiente y de puertos, indicativa de que el mono-productor rentismo petrolero sigue marcando la pauta y el soñado desarrollo endógeno, auto-sostenido, diversificado y soberano (milagro agrícola e industrial) ha quedado entrampado en las redes del reformismo capitalista, y las empresas del estado, que deberían ser ejemplo de eficiencia y relaciones socialistas de producción, nada que ver.

4.- La política de desarme por la paz esta descontextualizada de la realidad, ya que en nuestras comunidades existen grupos armados que someten a la población y establecen códigos propios y diferentes a los establecidos por las leyes, con el agravante de que éstos actúan en complicidad con muchos funcionarios de los organismos de seguridad del estado que engordan sus arcas personales con las vacunas e impuestos cuasi de guerra, que cobran a las bandas organizadas de delincuentes y narcotraficantes. Igualmente, pasa con grupos de sicarios y bandas armadas en los sindicatos, así como las mafias que operan a nivel de los terratenientes, las cuales pagan por la eliminación de dirigentes campesinos e indígenas, o con empresarios y gobernantes que pagan por la eliminación de líderes populares y revolucionarios. También, existen grupos armados que actúan ejerciendo control territorial, que se hacen pasar por revolucionarios y actúan con fines distintos a los ideales colectivos por el socialismo, ante lo cual se ha ido conformando incipientes colectivos armados, verdaderamente revolucionarios que instintivamente surgen de las cimarroneras urbanas y del campo y resisten las envestidas de toda esta expresión y opresión violenta y mantienen su compromiso histórico con los ideales de la revolución bolivariana y el socialismo.

5.- Por otro lado, existen más de 2000 Barrio Adentro en proceso de abandono, siendo ésta una misión estratégica para la revolución que lamentablemente, fue encomendada a dudosos dirigentes, alcaldes y gobernadores. De igual manera, no existe una política acertada que catapulte el sentimiento de rebeldía y transformación en la juventud. Y para lamento, el 99,5% de la construcción de viviendas se adjudica a empresas privadas (fortalecimiento del capital) y sólo el 0,5% al Poder Popular organizado en Movimientos de pobladores o en las O.C.V. Del milagro agrícola, para el desarrollo auto-sostenido y la soberanía alimentaria, ni hablar, todo el recurso hacia los grandes productores (fortalecimiento del capital).

En síntesis, el presidente Maduro heredó un país con serias dificultades y, lamentablemente, con pocos espacios de reflexión y debate orientados a analizar desde el punto de vista de la transición, las deficiencias que tiene el proceso; mucho menos la revisión, rectificación y el reimpulso de la conciencia bolivariana y socialista, por lo cual nos ubicamos en una actitud de apoyo crítico, con autonomía de análisis en el avance coyuntural y estratégico, que irá afirmando o no nuestro compromiso con el gobierno del camarada Nicolás Maduro.

3. - Vigencia del Legado del Comandante Chávez para la Construcción del Socialismo.
Desde los Círculos Bolivarianos de Venezuela percibimos la vigencia del pensamiento de Hugo Rafael Chávez Frías, imperecedero como la historia misma, mientras existan quienes la construyan y escriban y le den sentido práctico y estratégico; Es por eso, que debemos estudiar y debatir los aportes dejados por nuestro Cmdte eterno, para acabar con el perverso sistema capitalista y construir el socialista, que permita fortalecernos y enfrentar con eficiencia a los adversarios externos e internos.

Ahora bien, su legado se remonta a los aportes de: “El Árbol de las Tres Raíces”; “La Agenda Alternativa Bolivariana”; “Un Programa para Salir del Laberinto”; “El Libro Azul”; “La nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”, y numerosas leyes de vital importancia como son: La nueva Ley de Tierras; de Hidrocarburos y Minas; de Educación Básica y de Universidades; de Catastro Nacional; de Espacios Acuáticos; de Pesca; de Ambiente, sin dejar de reseñar las leyes Orgánicas del Poder Popular entre otras, que suman 226 Leyes, así como, los aportes en las “Cinco Líneas Estratégicos”, “El Proyecto Nacional Simón Bolívar para el Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013”, “El Plan Patria 2013-2019” y el corolario de su legado expresado en el “Golpe de Timón”.
Es de vital importancia darle un correcto sentido estratégico al legado del comandante eterno Hugo Chávez, para lo cual nos declaramos veladores, contralores e impulsores de su correcta aplicación y asumimos en el pensamiento de Hugo Chávez el árbol de las tres raíces: Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, incorporándole la cuarta raíz: El pensamiento liberador, independentista antiimperialista, anticapitalista y socialista en Hugo Chávez Frías.

4. - El PSUV ¿Reforma o Revolución? ¿Qué hacer?
Con la convicción estratégica que nos anima en la construcción de la sociedad socialista, reconocemos y asumimos en el pensamiento transformador y revolucionario de Hugo Chávez, al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); pero lamentablemente éste ha devenido en una inmensa maquinaria electorera, alejada de la realidad socio política del pueblo venezolano, con una dirección nacional percibida como acartonada y una peligrosa conformación de grupos de poder, que en su afán por obtener posiciones, asumen el perverso camino clientelar y de utilitarismo colectivo para cumplir sus propósitos, asumiendo como propia la sentencia capitalista de que “el fin justifica los medios”; amén de acentuadas posturas de encumbramiento generadoras de una sociedad de cómplices, que para defender privilegios conquistados hablan de socialismo y del legado de Chávez, pero que en la práctica enrollan al revés, en un preocupante patinar reformista y pequeño burgués. Asimismo, el partido se ha convertido en un satélite de la gobernabilidad y en vez de ser la vanguardia que conduce la revolución, es conducido por la institucionalidad en una peligrosa relación burocrática-corrupta-clientelar, elementos éstos que lo alejan del propósito transformador y constructor de lo nuevo. En relación al centralismo-democrático, regularmente funciona el centralismo, ya que la democracia es cosa del cosmos, con una aplicación asombrosa del dedo cooptador que niega el principio constitucional de la democracia participativa y protagónica.

Sin embargo, no dudamos que una acción constructiva en lo concerniente al salto cualitativo de la revolución bolivariana, será el fortalecimiento del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), para lo cual es necesario la superación y deslastre de todas estas desviaciones presentes en su seno, además del oportunismo y sectarismo que sólo ve masa de maniobra en las organizaciones sociales, revolucionarias y sus aliados, sin tomarlos en cuenta en su justa dimensión para los acontecimientos electorales y la conducción de la revolución en su inexorable ruta hacia el socialismo. Finalmente, de no suceder esto, los revolucionarios tendremos el deber de buscar alternativas organizativas y tejer alianzas que permitan nuclear a todas las fuerzas revolucionarias de la patria, con el propósito de defender y fortalecer el legado ideo-político del camarada Hugo Chávez; además, de confrontar mediante el debate de ideas las desviaciones y avanzar en las nuevas condiciones históricas hacia la consolidación de la patria bolivariana y la construcción del socialismo.

5.- Unidad de los Revolucionarios: ¿Qué significa?
Preservar, defender e impulsar la Revolución Bolivariana implica promover la unidad de todos los factores socio políticos venezolanos en tan noble tarea. Aquí es imprescindible, entender y comprender que la estrategia del comandante Chávez tuvo dos niveles. Primero: luchar por la independencia y la soberanía; campo en el que debe tener cabida todo aquel que sienta correr en su sangre “La Patria Venezuela” y al mismo tiempo comprenda, que el enemigo fundamental es el imperialismo estadounidense y sus aliados sionistas, por lo cual, es necesario la conformación de un amplio bloque unitario que enfrente la injerencia externa por parte de ese enemigo en nuestros asuntos, en una clara conjunción de fuerzas revolucionarias, nacionalistas y antiimperialistas por defender y preservar nuestra soberanía, y Segundo: la unidad estratégica por la construcción del socialismo, debe convocar al entendimiento teórico práctico de las fuerzas chavistas revolucionarias, para destruir el estado (sistema) capitalista y construir el socialista.

Ahora bien, lo primero implica una imprescindible actitud táctica marcada por la amplitud, que permita la unidad sin importar la condición de clase y estructurar un gran frente antiimperialista y por la defensa de la Patria. En lo segundo, la identificación de clase, marca el rumbo con el agravante que actualmente las organizaciones y movimientos chavista-socialistas están fraccionados y atomizados en la práctica, por los intereses particulares que los motivan, dado el hecho de que cada uno está en la búsqueda del poder protagónico particular, por lo que existe poco entendimiento de la unidad en la diversidad, prevaleciendo el “yo” sobre el “nosotros”. (Interés individual y sectario de la vieja izquierda influenciada por la cultura capitalista), por lo que es necesario romper esta barrera y que desde la conciencia revolucionaria (verbo con acción) se destaquen los valores de la lealtad y de la unidad, manteniendo nuestras convicciones ideológicas en el colectivismo socialista, así como, hacer prevalecer la hermandad para trabajar juntos, mantenernos unidos, sin egoísmo, respetando los ideales de cada quién en la búsqueda de la unidad dentro de la diversidad; Esto significa en la actual coyuntura, fortalecernos en torno al legado del Comandante Chávez.

Respecto al Gran Polo Patriótico-Simón Bolívar (GPP-SB), observamos que el criterio de unidad que hasta ahora prevalece es el impuesto por la cúpula dirigente del PSUV, con asistencia de algunos dirigentes aliados de conducción de las demás relaciones con los movimientos populares y revolucionarios como masa de maniobra, que sólo son convocados a conveniencia, excluyendo o incluyendo de acuerdo a su interés político particular, impidiendo de esa manera la consolidación de un movimiento unitario autónomo del poder popular.

Por todas estas razones, nos proponemos seguir trabajando por la consolidación de nuestra unidad interna e impulsar un proceso de aglutinación de fuerzas con las diferentes organizaciones, con miras a multiplicar lo cuantitativo, lo cualitativo y la organización política del movimiento revolucionario por la construcción del socialismo.

6.- Plan de Acción para la construcción del Socialismo.
1.- Debemos seguir consolidándonos en lo organizativo e ideo-político, como destacamento de la Revolución Bolivariana y para el Socialismo, asumiendo el ideario de movimiento de movimientos del comandante Hugo Chávez Frías, que como disciplinado huracán y como granito de acero indestructible, acumula las fuerzas necesarias para asumir el poder y conducir la revolución. Esto implica impulsar con mayor fuerza nuestra integración orgánica en toda la geografía venezolana, profundizar la formación ideológica y participar activamente en la diaria lucha política de nuestro pueblo por la vida.

2.- Es necesario, impulsar la más amplia unidad antiimperialista que ayude a sellar nuestra independencia absoluta y definitiva, esfuerzo en el cual apoyamos incondicionalmente al gobierno del compatriota Nicolás Maduro. Igualmente la unidad de los revolucionarios para destruir al sistema capitalista y construir el socialista. En este sentido, debemos promover los Frentes Antiimperialistas y los Bloques Anticapitalistas y por el Socialismo, promoviendo el criterio de unidad dentro de la diversidad, con la articulación y coordinación entre las diversas expresiones orgánicas, populares y revolucionarias.

3.- Asumimos el histórico legado ideo-político del árbol de las tres raíces: Bolívar, Robinson y Zamora, incorporándole la cuarta raíz: el pensamiento liberador, anticapitalista y socialista en y con Hugo Chávez Frías, unidos al pensamiento universal que insurge contra la explotación del hombre por el hombre. Impulsaremos la creación de un Centro de Documentación que recoja todo el material que conforma el legado del Árbol de las Cuatro Raíces.

4.- Es necesario acompañar a los trabajadores de la ciudad y el campo en su vital batalla por conquistar mayores espacios de felicidad material colectiva y en su trascendental lucha por convertirse en el sujeto histórico de la revolución, que permita tomar el control sobre los medios de producción y ponerlos al servicio del pueblo en el impulso de la sociedad socialista.

5.- Enfrentaremos decididamente la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia, la inseguridad y la violencia, que constituyen mecanismos de debilitamiento de la revolución bolivariana. Por lo tanto, impulsaremos la profundización de las 3 R (Revisión, Rectificación y Reimpulso), donde sea parte activa el Poder Popular, a los ministerios, las misiones sociales, empresas del estado, gobernaciones y alcaldías.

6.- Impulsaremos el rescate de la propuesta unitaria total como la concibió el comandante eterno, como es la conformación del Gran Polo Patriótico.

7.- Promoveremos el fortalecimiento de los Medios Alternativos y Comunitarios, como instrumento popular para desarrollar la comunicación directa con las colectividades y enfrentar con mayor eficiencia la guerra mediática del imperialismo y sus lacayos.

8.- Acogemos como tarea histórica de esta revolución, la destrucción del estado burgués para construir el estado popular y revolucionario, por lo tanto, nos convertiremos en militantes activos de la construcción del nuevo estado comunal, insertándonos en los Consejos Comunales y Comunas e impulsándolos donde no existan, con el firme compromiso del fortalecimiento del Poder Popular protagónico y decisorio.

9.- Valoramos en su correcta dimensión táctico estratégica el Plan de la Patria 2013-2019, convirtiéndonos en promotores y vigilantes de su aplicación, acción en la cual acompañaremos firmemente al gobierno revolucionario.

7.- Elección de autoridades de los Círculos Bolivarianos de Venezuela
Finalmente, se eligió los nuevos integrantes del Secretariado Nacional y del Consejo de Ética y Disciplina, quedando conformados por los siguientes camaradas: Secretariado Nacional: 1.- José Pereira, Secretario de Organización y Formación Política, 2.- Rubén Mendoza, enlace ante el G.P.P., 3.- Emalida Viloria, Secretaria de Comunicación e Información, 4.- Antonio Esparragoza, Secretario de Fortalecimiento del Poder Popular, 5.- Carlos Escalona, Secretario de Asuntos Laborales de los Trabajadores de la Ciudad y el campo, 6.- Julio Romero, Secretario de Asuntos Sociales, 7.- Lenin Castillo, Secretario de Seguridad y Defensa Integral, 8.- Adnan El Aissami, Secretario de Asuntos Internacionales, 9.- Engelbert Agüero, Secretario de Asuntos Juveniles. Consejo de Etica y Disciplina: Principales: 1.- José Cedeño (Apure), 2.- Lisbeth Serrano (Barinas), 3.- Enrique Cupane (Amazonas), 4.- Fernando Uribe (Guárico), 5.- Rafael Rosas (Aragua), 6.- Ana Gutierrez (Zulia), 7.- Miriam Zambrano (Miranda), Suplentes: 1.- Julian Cuenci (Anzoátegui), 2.- Oswaldo Suárez (Carabobo), 3.- Ramón Márquez (Trujillo), 4.- Luis Quintero (Miranda), 5.- Elvia Ochoa (Vargas), 6.- Nicolás Figuera (Bolívar), 7.- Antonio Rojas (Vargas).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2618 veces.



Rubén Mendoza

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: