Alquimia Política

Rafael Lomeña Varo y su hipótesis del cañón de fuego

Una de las cosas que trae el hecho de ser un "escribidor", es que uno va construyendo ideas a una velocidad que a veces no alcanza a contrastar algunas estructuras o categorías y por ende se cae en el error de no adjudicar a quien realmente pertenecen las ideas o preceptos que buscan dar respuesta a los fenómenos y hechos de la realidad.

Esto nos ha pasado con la "hipótesis del cañón de fuego", a la cual hicimos referencia en el anterior artículo titulado "Cambio Climático y Ecosocialismo, desde la versión de Edgar Terán", (https://www.aporrea.org/pachamama/a302973.html), y que haciendo la revisión pertinente nos encontramos que es una idea acuñada originalmente al español Rafael Lomeña Varo (1970), quien como él se define es una hipótesis desarrollada con la máxima rigurosidad documental posible, así como "…advierte que las hipótesis así como las opiniones vertidas en ellas no gozan en absoluto de carácter dogmático y son publicadas y divulgadas con un fin reflexivo para el lector y/o investigador, siendo ésta su única pretensión".

Si en algo es puntual Lomeña Varo, "(…) la comunicación no es siempre una tarea fácil. Si bien en algunas personas parece constituir una cualidad innata, en otros casos debe reconocerse el importante esfuerzo que el comunicador realiza para trasladar al lector una idea que en ocasiones puede resultar compleja. Dicha circunstancia se acentúa de forma notoria en áreas técnico-científicas, por ello, resulta imprescindible corresponder ese esfuerzo de forma recíproca por parte del lector flexibilizando sus posturas y posibilitando nuevas perspectivas desde el más profundo y abierto de los análisis (…)"

Estamos totalmente de acuerdo con Lomeña Varo, la comunicación es una vía compleja para poder fortalecer las relaciones del hombre no solamente con sus semejantes, sino con la naturaleza; en ese sentido el aporte que hace el investigador no está orientado únicamente a fortalecer las relaciones humanas para internalizar una realidad determinada, sino va más allá, establece una comunicación abierta con la naturaleza y los síntomas que de ella vienen y muestran que estamos en un proceso de transformación agudo que requiere nuestro interés y nuestra inteligencia para encontrar en él elementos que nos ayuden a sobrevivir en el único planeta que hasta el momento nos da condiciones para vivir.

La hipótesis del cañón de fuego de Lomeña Varo, formulada a comienzos del año 2006, se orienta a visualizar el "…posible exceso de incendios forestales a escala global como agente catalizador ignorado en la ecuación del fenómeno del calentamiento global. Su mayor fuerza recae en un posible exceso que estaría asociado en principio a la conexión de dos variables sobradamente demostradas, por un lado el carácter antropogénico de la mayor parte de los incendios y por otro al crecimiento demográfico geométrico a escala mundial(…) La hipótesis del cañón de fuego entronca con otras hipótesis climáticas apoyadas por el método científico como la hipótesis del fusil de clatratos, la formulada a partir de la alteración en la corriente oceánica del Golfo (…) o incluso aquellas fundamentadas en el impacto de grandes erupciones volcánicas en las que el forzamiento de una única variable acaba acelerando el proceso de forma descontrolada y produciendo un cambio climático abrupto que hace saltar por los aires los plazos geoclimáticos naturales".

En concreto, la "hipótesis del cañón de fuego", según el propio Lomeña Varo, no ha podido ser verificada por el método científico hasta la fecha, su construcción parte del "axioma de hechos probados", que, en cierto sentido, en la actualidad, pareciera sostenerse ante los incendios forestales que en los últimos años se han venido dando en el mundo y que científicamente le han podido adjudicar causas y efectos que determinan el cambio climático, donde la deforestación no solamente aumentan el riesgo global, sino que disminuye las posibilidades de suelos fértiles para el resurgimiento de esos bosques destruidos por las llamas. Los normes incendios forestales que han estado ardiendo en Australia durante meses, han incidido en el aumento de una tendencia devastadora, la cual, según la evaluación de instituciones internacionales de seguimiento y control del cambio climático (como la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; D. G. Climate Action, Comisión Europea; Agencia Europea de Medio Ambiente, AEMA, entre otras), ocho millones de hectáreas han sido destruidas por las llamas aproximadamente hasta agosto del 2020, millones de animales han muerto y hay regiones enteras se han quedado sin energía y las nubes de humo ahora cubren la mitad del continente.

Tal cual como lo ha mostrado Javier Martín Chivelet, en su trabajo "Cambios climáticos. Una aproximación al sistema Tierra" (Madrid, Ediciones Libertarias, 1999), los gases de efecto invernadero producidos por el hombre han elevado la temperatura promedio de la Tierra en un grado Celsius estimado desde el siglo XIX; en un aspecto puntual, la superficie del mar se ha calentado 0,8 grados centígrados y cuanto más cálido se vuelve el océano, menos energía y CO2 de la atmósfera es capaz de absorber y almacenar el agua. Si el mar continúa calentándose, expone Martín Chivelet, tendrá un impacto en el clima, desde temperaturas extremas, tormentas y sequías hasta inundaciones y temporadas de lluvias tardías que perturban los ecosistemas.

Finalmente, pedimos disculpas a Rafael Lomeña Varo, por este lapsus cálami que tuvimos al no darle el crédito respectivo en su momento, e invitamos a nuestros lectores a leer más acerca del tema en el portal que tiene el amigo Lomeña Varo (https://calentamientoglobalacelerado.net), donde semana tras semana hace una revisión suscita acerca del problema ambiental que estamos causando las nuevas generaciones en nuestra locura por un mundo que se consume así mismo de manera visceral y encarnada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 799 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas