La oposición viene con todo… odio y muerte incluidos

El gobierno de Obama y sus cipayos en Venezuela tienen en claro que es
necesario apurar el paso y afinar estrategias para derrotar y destruir de
una vez por todas, la Revolución Bolivariana.

Pensaron que con el derrumbe de los precios del petróleo, regresaríamos
al sufrimiento del siglo pasado, brindándoles, con ello, la oportunidad
de sembrar desesperanza, frustración y odios contra el gobierno
bolivariano a partir de un hecho concreto. Confiaron en que el impacto de
una caída del 75% en los precios del petróleo no podría ser manejado por
un gobierno que subestiman, creyéndolo inepto.

No le salieron bien los cálculos, de allí la necesidad de apurar el paso.
Una crisis que resquebrajó los cimientos del sistema capitalista
mundial y ha causado estragos en la propia sede del imperio y en la
mayoría de los países europeos; apenas si se sintió en Venezuela.

Cierto es que la economía se contrajo poco más del 3%, pero el hecho no
impactó los sectores populares, gracias a medidas revolucionarias y
antimercado.

La inflación, aunque alta, disminuye y su nivel de los últimos años es
infinitamente inferior a la de aquellos días de CAP, Caldera, Teodoro y
compañía.

No entramos, para frustración de una oposición enferma de odio, en la
zona de desastre como esperaban en el norte y auguraban los “expertos
criollos”. Por el contrario, todo parece indicar que con la recuperación
del precio del crudo la Revolución Bolivariana se oxigena y toma fuerzas.
Este hecho es visto como una amenaza para el sistema capitalista por los
explotadores que lo controlan, pues día a día en Venezuela se evidencia
que lo justo, lo humano, lo cristiano, lo ético y lo correcto es que el
Estado intervenga con fuerza en la economía, para evitar que la “mano
invisible del mercado”, sea la mano que estrangule al pueblo humilde.

Los logros de las misiones Barrio Adentro, Robinsón, Ribas, Guaicaipuro,
Milagro, José Gregorio Hernández. El éxito de Mercal; PDVAL, las Escuelas
Bolivarianas; el plan de becas Gran Mariscal de Ayacucho. El Plan
Ferroviario Nacional; la justa distribución de tierras; la recuperación
del aparato productivo agrícola e industrial y la concreción del sueño de
miles de tener una vivienda digna, convierten a Venezuela en un enemigo
sumamente peligroso para el imperio y el capitalismo mundial.
Y no es para menos, tal y como el ejemplo de nuestros libertadores
prendió ayer en el alma de los pueblos del continente y se convirtió en
un peligro real para el imperio de la época, hoy la Revolución
Bolivariana es el ejemplo de quienes luchan contra un sistema de
dominación que se creyó tan fuerte que lanzó la tesis del fin de la
historia.

¿Qué han hecho los imperios a lo largo de la historia, ante casos como
este? ¿Qué dijeron los esclavistas cuando se intentó lograr la libertad
de los esclavos? ¿Cómo actuaron los reyes contra los que luchaban por la
creación de las repúblicas? ¿Cómo actuaron los colonizadores cuando en
las colonias soñaron con independencia?

Igual a como reaccionan contra Venezuela los depredadores de pueblos, los
hambreadores de la humanidad, los destructores del ambiente… con
violencia, con mentiras, con campañas de descrédito.

Por ello, es que no entendemos que en el seno del pueblo chavista se
desborde optimismo con respecto a las próximas elecciones parlamentarias
e incluso que se comiencen a presentar diferencias por candidaturas. Ello
indica que no se ha comprendido la magnitud del riesgo.

Las elecciones parlamentarias son una oportunidad para la oposición (en
representación del gobierno de Obama) de acabar con la Revolución
Bolivariana.

Lo de Honduras fue un ensayo, que les salió bien. Ahora vienen por más.
Si llegasen a controlar la Asamblea Nacional se desatarían los demonios.
El odio en la oposición no tiene marcha atrás. Les carcome el alma el
deseo de revancha… de revancha violenta.

“Esos cotizuos pagarán bien caro el haber ocupado los espacios que nos
pertenecen” es el lema que inspira su accionar.

Necesario es que el pueblo chavista desenvaine la consigna y al grito de
NO PASARÄN cierre el paso a unos enfermos de odio que sueñan con regar el
suelo patrio de sangre roja, rojita.

Alexis Arellano
Marzo 2010

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1591 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor