Conspiración

Nos referimos a lo tocante a los estados donde gobierna la oposición; porque en estos lugares, la técnica les impone a estos conspiradores, en aras de la eficacia, rodear de verdades parciales la mentira esencial. Recordarán que la batalla entre sombras que se está librando; una de las tantas de la oposición, llamémosla así, en unión de sus aliados los empresarios y pulperos, libran contra el Gobierno Revolucionario, y en esa batalla estamos..., no casualmente, no creo seamos tan cándidos para pensar que únicamente en esos estados pueden conspirar. Sabemos que los enemigos de la Revolución aprovechan esta aventura para establecer contactos con Gobiernos vecinos y elementos internacionales que les son afectos; no en vano creen que siendo ellos los más antiguos en relacionarse, los que más tiempo han pasado con su gobierno puntofijista, presentan mayor capacidad y talento para actuar en esta lucha que es muy compleja.

Han empezado ha ocurrir cosas extrañas en esos estados y en nuestros barrios capitalinos, con la llegada de paramilitares que los utilizan para atentar contra el Estado Revolucionario y asesinar; la saña y arte que utilizan estos sujetos contra nuestros dirigentes ha rayado a gran altura, estos asesinos no tienen piedad ni escrúpulos, matan nuestros hombres por una simple duda, no esperan a tener la prueba, les basta la sospecha, si no logran la prueba, la inventan con destreza y maña. En su afán están asesinando a los revolucionarios de base más puros. Se diría que gozan en el deporte fabuloso de cazar piezas humanas. Aun conociendo los motivos por los cuales estos fascistas oposicionistas ordenan asesinar, no se están tomando las medidas y correctivos pertinentes. Algo habrá pronto que aun lo evidenciará más según creo.

Pero, en concreto, los dos bandos estamos en una lucha sorda, pero violenta, sobre la arena de nuestro país. Al oposiciónismo los apoya el imperialismo y el narco-estado colombiano y esto está resultando peligroso. Creo que, los grupos que nos están enfrentando son los más ambiciosos, los más eficientes enemigos de Chávez. Se diría que aprecian como artistas el ingenio adversario, como un esgrimista podría recrearse en las magníficas estocadas de su contrario, olvidando un tanto que la punta homicida busca su corazón para atravesarlo. Estamos en inferioridad. Ellos tienen la iniciativa en este instante y también el escenario a su favor... Desde luego, trabajan con fervor por el triunfo de su causa, no hay que negarlo; pero con una condición: que entre los leales se beneficie del triunfo su fracción, y si no puede ser, que el gobierno que impere, sea burgués, fascista o una mezcla de ellos y obedezca a la política imperialista; esto es condición sini qua non. Es importante, y se les antoja facilísimo, porque las fuerzas que manejan en el exterior son mucho más poderosas que las nuestras y, además, cuentan con la traición interna. Hay una ventaja de nuestra parte: el apoyo del pueblo, sólo Chávez tiene el apoyo, es su carta suprema para imponerse, influir, sumar y armar mejor sus fuerzas. Y, precisamente esto, su triunfo único, ese del pueblo, es el que ahora los traidores quieren torpedear...

Chávez un dirigente singular, casi diría extraordinario, otro sin este concepto, que no creo sean muchos quienes lo posean: un jefe necesita en si mismo, palabra grata y voluntariosa, categoría humana, en fin; pero también lo necesita en sus subordinados. Nadie lo hubiese percibido, aconsejar dar órdenes, controlar que las asignaciones de recursos lleguen a los puntos determinados, todo con arreglo a las más depuradas normas de la estrategia..., lo que les está faltando a sus colaboradores. Sin estas virtudes de Chávez, podríamos ser derrotados. Y triunfaría el oposicionismo fascista, y con su triunfo retrocedería el país doscientos años. Creo que sobre un mapa se podría trazar el destino que se ha dado a los recursos; también se podría trazar otro donde están los núcleos de fuerzas que nos son hostiles, tanto por su composición como por sus mandos; pues bien, si yuxtaponemos ambos mapas, veremos infaliblemente su extraña coincidencia... No hacemos historia. No, sólo tratamos de hallar razones que confirmen o se opongan a las acusaciones, dada la categoría de los acusados y, sobre todo, la peligrosidad de atacar, no al enemigo, sino a quien pudiera ser leal.

La diferencia es notable, inmensa, en lo sustancial, aunque en lo material, en su actual proyección fatídica, sean dos hechos idénticos. El seudo miedo al socialismo ha hecho triunfar a estos gobernadores fascistas, que mantienen sus dictaduras en Miranda, Táchira, Zulia y el seudo “profesor” de Nueva Esparta; dictaduras que se fascistizarán, si no se pone remedio. Para sobrevivir, han de invocar y simular esa libertad, conquistada por el chavismo ya indestructible, y están proclamando nuestros eternos principios, aunque sea para vulnerarlos..., y esta peste ya empieza a prender hasta en algunas alcaldías donde gobiernan, y no se diga nada de la Alcaldía Metropolitana, donde el alcalde, que es un producto fascista natural, se ha lanzado a la conquista de la Presidencia de la República. No, punto final. Las fuerzas de la libertad se deben poner en pie. La organización madre de la libertad, a la que pertenecemos, ha dicho ¡basta!... La cruzada antifascista ha empezado en Venezuela; continuará se hará con estos dirigentes oposicionistas o sin ellos, pero no será para consolidar sus ambiciones personales o su dictadura personal.

Debemos extirpar ese terror direccionado por la CIA, que hace morir ignominiosamente a los mejores dirigentes, a los revolucionarios más puros, a los que sacrificaron toda su vida para lograr la libertad social, coronación y clave de la libertad política por la que se inmolaron y lucharon los más grandes genios y héroes de Venezuela..., esa peste, esos seudos dirigentes, esos apátridas, esos traidores al gran ideal Bolivariano, no sólo producen horror con sus crímenes inauditos, sino que han provocado una reacción en todo el país..., porque, eso que se llama fascismo y racismo ¿qué es?..., sólo una caricatura del nazismo; es el mismo tipo de dictadura, es el mismo tipo de estado, es el mismo tipo de esclavitud. Con una sola diferencia: estos dictadores suscitan todos los impulsos atávicos, los resucitan quieran o no. No, punto final. El estado debe detener esta sangría; no hay culpables presos, porque la impunidad que tiene penetrada a las instituciones encargadas de impartir justicia está minada por la corrupción, que campea por todas partes. De lo contrario, el otro camino que nos queda al pueblo revolucionario es: el ojo por ojo y el diente por diente.

Nuestra Revolución es el triunfo del socialismo, de los trabajadores del campo y la ciudad; sobre los puntofijistas, sobre el fascismo y sobre la burguesía, que están indisolublemente ligados al imperialismo. Para justificar su odio al pueblo estos oportunistas se ven obligados a calumniar y eliminar a los que son fieles al Proceso Revolucionario.

manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1352 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a87378.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO