Agentes del imperialismo

La “democracia” imperialista cuenta en nuestro país con una inmensa cantidad de agentes para mantener su autoridad, para aparecer como representantes de la democracia y defensores de la libertad para mantener bajo su férula a nuestro país. Con ese fin gasta decenas de millones de dólares por año. Muchos de esos agentes son (malandros) empresarios, dueños de medios de comunicación, dirigentes políticos IV republicanos, flabistanes palangristas, y dirigentes sindicales, que de hecho desde hace mucho tiempo no tienen nada que ver con los trabajadores. La tarea de estos agentes tarifados por el imperialismo consiste en engañar al pueblo, el país está en bancarrota, PDVSA está quebrada, vamos hacia el abismo, y presentando los crímenes de dirigentes revolucionarios por mercenarios pagados por la burguesía como “actos de defensa de la democracia”, calumniando al Gobierno Revolucionario y tachando de totalitarios a los verdaderos defensores de la democracia socialista.

Alberto Federico Ravell director de esa cloaca terrorista llamada Globovisión, es uno de los más celosos y desvergonzados agentes del imperialismo. Su despreciable actividad se desarrolla ante los ojos de todos los venezolanos. Defiende el imperialismo su violencia y sus agresiones; a sus provocadores y a sus verdugos. No sorprende en lo más mínimo que Ravell sea el más ávido enemigo del Presidente Chávez. ¡Es el trabajo ordenado por sus amos a este palangrista!

El palangrista Ravell sabe que nada desacredita tanto a una persona como la divulgación de una calumnia consciente inspirada en razones personales. ¿Cómo puede caer tan bajo, sacrificando la soberanía de Venezuela? Es probable que Ravell sienta corroída su “conciencia”. Pero se desliza por una pendiente. Cae y no puede levantarse. No les es fácil a las víctimas de la CIA escapar de sus garras. La oposición que ha puesto al frente de sus destinos a un hombre de tal moral, es una sociedad en perfecta anarquía; pero en la mala, en la de pasión y capricho, y mientras sigan creyendo que es su héroe no tendrán salvación, ni salida. Este hampón fascista, déspota, cobarde y paranoico, utilizando ese canal cloaca que dirige, permanentemente incita al odio y al enfrentamiento entre los venezolanos.

Ravell no es un problema individual, es un prototipo. Hay una multitud de calcos suyos, ¡todo un ejército de mercenarios entrenados por la CIA!, contra los intereses de Venezuela. Al utilizar como ejemplo a Ravell desenmascaramos a este ejército, que siembra en la opinión pública las semillas de la mentira, el odio y el cinismo. Ellos realizan sus maquinaciones a espaldas del pueblo, y se esconden tras del pueblo cuando los atrapan. ¡Que sofistas miserables! Hay que detener la hostilidad de estos racistas degenerados que atentan contra el mejoramiento y la tranquilidad de todos los venezolanos.

Estos pequeños rateros de la política creen que un gran problema histórico se puede resolver con charlatanería barata, con astucia, intrigas ocultas, o engañando al pueblo. Esos rateros pululan en las filas de la oposición. Y he aquí la razón de no poco de la sorda desesperación que se va apoderando de no pocos venezolanos que vislumbran que en realidad, y por lo poco que hacen al beneficio social, están dando a los que esperan la solución de los problemas que los aquejan. Sin embargo, creemos que sólo el pueblo que conoce la verdad podrá resolver sus problemas sociales.

En nuestros días, es tonto pensar siquiera en una burguesía progresista, en un movimiento burgués progresivo. Toda la democracia burguesa se ha vuelto reaccionaria. La burguesía está empeñada en la lucha por el saqueo de las riquezas del país y el acaparamiento de los productos de primera necesidad, la avidez por descabezar al movimiento revolucionario, asesinar al Presidente Chávez, y pisotear al pueblo; la necesidad de engañar, dividir y aplastar a los venezolanos en beneficio de sus interese y del imperialismo.

La burguesía criolla, estrechamente ligada al imperialismo, le teme al pueblo y a la revolución y pelea en defensa de sus propiedades. En vez de apoyar y luchar por la defensa de Venezuela, estos cipayos constantemente llaman a la insurrección, contra el Gobierno Bolivariano, e intentan por todos los medios frenar el movimiento revolucionario del pueblo contra su enemigo inmediato, el imperialismo.

En nuestro país la burguesía fascista es la expresión de la dependencia más servil del imperialismo extranjero. Tenemos que ser capaces de descubrir bajo la forma política, el contenido disociativo, económico y social.

El socialismo consiste en decir la verdad al pueblo. La verdad a veces tiene sabor amargo, y a los “amigos de la burguesía les gustan los dulces.” Pero representan la reacción y no al progreso. Tenemos que estar alerta y prepararnos para el futuro, y la política revolucionaria es una política de largo alcance. La tarea del PSUV consiste en promover la revolución socialista y de la necesidad de dirigir los ataques contra la burguesía y sus partidos reaccionarios.

¡Jaque mate al palangrista Ravell!

Salud Camaradas.
Hasta la Victoria Siempre.
Patria. Socialismo o Muerte.
¡Venceremos!
manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1511 veces.



Manuel Taibo.


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a79610.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO