¿Quiénes serán los próximos pendejos?

Carmona, aquel a quien apodan el breve, parece ser el único involucrado
en el golpe de Estado de abril de 2002. Hasta Manuel Rosales que según
dice su esposa, es de los que no huyen y no evaden las consecuencias de
sus actos, le “sacó el rabo” y afirmó que no sabía lo que había firmado.
Los pendejos saboteadores de PDVSA, aquellos que se comieron el cuento de
que sin ellos no podía funcionar la industria petrolera; aquellos a
quienes les hicieron creer que estaban llamados a acabar con una
dictadura terrible; andan por esos mundos de Dios con una cruz acuesta
sin que ninguno de los que le envenenaron el alma y el espíritu haga algo
por remediar una situación que para algunos es crítica.

Los militares que se fueron a Altamira a firmar autógrafos en los senos
de damitas que suspiraban ante “los salvadores de la patria” están en
fuga. Acabaron con su carrera y muchos de ellos están “comiéndose un
cable”.
¿Y los que diseñaron el infalible plan? ¿Y los que los convencieron de
hacer el sacrificio “por el bien de la patria”? Bien, gracias.
Los comisarios y los policías de la Metropolitana que salieron a
“preparar el terreno” para justificar un golpe de Estado y asesinaron a
unos inocentes sin que se les arrugara el alma. Hoy están condenados a
treinta años de prisión, mientras que sus jefes y los dueños de medios
que los hicieron creer héroes, siguen dándose la gran vida y buscando
nuevos pendejos que hagan el trabajo sucio contra la Revolución
Bolivariana.

Chávez, mientras tanto, sigue en el poder; sigue ganado elecciones;
sigue fortaleciendo la revolución y sigue inspirando a los pueblos de
América.
¿Qué hacer es la pregunta que da vuelta en la mente de los oligarcas
criollos y de esa oposición enferma que manejan a su antojo?
¡Hacen falta nuevos pendejos! pareciera ser la respuesta en la que
coinciden los protectores de violadores, los dueños de medios, los
partidos de la reacción, la embajada gringa y algunos empresarios
devenidos en políticos.
¿Dónde están los nuevos pendejos? ¿Quiénes arriesgarán su pellejo y su
futuro? .

Los trabajadores no cayeron en la trampa de guarimbear para reclamar sus
beneficios y la huelga de educadores fue un rotundo fracaso; pero no por
ello dejarán de buscar pendejos.
Ya tienen montados en la olla a los sifirnitos universitarios. Escuche
hablar a Ricardo Sánchez o a cualquiera de los dirigentes estudiantiles
de la derecha y se dará cuenta que ya se creen oligarcas, que ya se
sienten próceres de la patria... igualitos a los pendejos anteriores.
Ya un grupo de estos estudiantes está preso por el asesinato de un
estudiante en la Universidad de Carabobo, pero de seguro algunos otros
correrán la misma suerte, cuando sean capturados in fraganti cometiendo
un delito.
La oligarquía sabe que el gobierno no va a permitir que un grupo de
muchachos, manipulados por ella, desestabilicen el gobierno y nos
devuelvan al escenario de 2002 y 2003; pero qué le importa a ellos el
futuro de esos jóvenes.

arellanoa@pdvsa.com
Marzo 2009


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1870 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor