¡Ahora sí se enredó Chávez!

¡Ahora sí se enredó Chávez!

Alberto Morán / Periodista

albemor60@hotmail.com

¡Uyyy que miedo!, el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, pidió a la Interpol las pruebas de las supercomputadoras de Raúl Reyes, segundo al mando de las Farc, abatido por el Ejército colombiano en territorio ecuatoriano.

El requerimiento, auque no tiene lógica y menos asidero en la opinión pública, formulado por un dirigente político serio, responsable y con credibilidad, quizás despierte alguna inquietud, pero en boca de Rosales sólo es una cantinflada más, con el respeto del extinto cómico mexicano, cuyos magistrales discursos políticos en algunas películas, destacan por sus conocimientos en la materia y por su carga de sensibilidad humana y justicia social, todo de lo que carece el actual candidato a la Alcaldía marabina.

El gobernador hizo la petición durante un recorrido por El Samide, barrio ubicado al noroeste de la ciudad, una de las zonas de mayor pobreza de la región y basado en esa condición, el candidato precisamente efectuó el pedido en público, creyendo que la gente necesitada no tiene capacidad de raciocinio.

Rosales acude a las comunidades más desasistidas a exigirles el voto, con discursos demagogos, sin darse cuenta que las personas saben que siente desprecio por ellos. Imágenes de televisión en su momento lo mostraron limpiándose la boca porque besó a una señora pretendiendo demostrar un amor por los pobres, pero se delató al no poder contener el asco.

En El Samide se preguntó refiriéndose al presidente Hugo Chávez: “¿Le entregó acaso dólares a la guerrilla para comprar armas? ¿Cuál es su relación con la guerrilla?

Que se creerá un político de estos, que ha sido capaz de pretender separar al Zulia siguiendo una receta del imperio. Hace tiempo lo intentaron mediante una organización denominada Rumbo Propio, pero recibieron el rechazo de la población. Recientemente volvieron al ataque luego del referendo del departamento Santa Cruz en Bolivia, e igualmente se encontraron con el muro infranqueable de una población unida en función de los intereses de una Venezuela bolivariana y revolucionaria.

Aunque a mí no me quitan el sueño con esa tal separación, porque para coronar esta pretensión hacen falta testículos y eso los EEUU no pueden enviarlo ni por correos ni a través de sus lacayos.

Pero retomando las interrogantes del gobernador, debo decir que para Manuel Rosales los zulianos son incapaces de analizar que él es un político en apariencia preocupado por la guerrilla, mas se reúne con el presidente de Colombia Alvaro Uribe, cuestionado por sus presuntos nexos con los paramilitares y el narcotráfico.

Imposible de confiar en un hombre así, que para colmo, secunda las argucias del imperio tendentes a derrocar a Chávez, en complicidad con los medios de comunicación golpistas.

Con las laptops de Raúl Reyes echan el resto, pero de la misma forma la cuestión no pasará de ser una campaña mediática para desprestigiar al líder revolucionario.

El caso no aguanta el más mínimo análisis de un especialista. Así se corroboró con Claudia León, docente de la Escuela de Computación de la UCV y la UBV, entre otros expertos, al explicar que estos equipos debieron certificarse con la presencia de observadores internacionales, que garantizaran que las computadoras encontradas fueran los mismos entregados unas horas después a la Fiscalía colombiana y luego a la Interpol.

En opinión de la profesora, los estudios forenses también están sujetos a reglas estrictas como garantizar la cadena de custodia, que va desde que se colecta la prueba hasta que se presente en el organismo, instancia o corte nacional o internacional.

Además, según Interpol, había 37.872 documentos de texto, 210.888 imágenes y 10.537 archivos multimedia con 7.989 correos electrónicos y 22.481 páginas de internet, lo que debe requerir una vida para investigarlos, pero el Gobierno colombiano enseguida dijo que los PC contenían pruebas que vinculan a Chávez con las Farc. ¿Cómo procede así una investigación seria? Imposible.

No hay duda de que como en otros casos, este es un ardid en contra del comandante, sin embargo, un acreditado político exige las supuestas pruebas y cualquiera podría dudar: ¡Ahora si se enredó Chávez!, pero Rosales, ¡por Dios! ¿Con qué moral?

(*)Periodista

albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3810 veces.



Alberto Morán(*)


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a57601.htmlCd0NV CAC = Y co = US