Los herederos de CAP

Ya es normal ver a las cabezas políticas de la acéfala oposición, derramar con desparpajo su filosofía “Capsiana”, en sus acertadas y específicas opiniones donde nada es como dicen sino todo lo contrario. Lo que sigue no es descabellado:

Está declarando Don Manuel de de los Rosales de la Zarzuela, el “encandilao del catatumbo”. La pregunta: Señor Don, parece que no se cansa de tantos oxímoros ¿Cómo hace?

Con su acostumbrada pose de estatua cagada de palomas, nos ilustra: Eso para mí no es nada exógeno. Yo siempre cargo mi bombonita de oxímoros con mi mascarilla porque la contaminación política pulula en el país. Yo prefiero permanecer impoluto al margen de la ley.

Pero como la realidad supera a la ficción, hace poco nos salpicó con esta: Chávez ha traicionado la Patria, pues ha mandado soldados a la frontera para defenderla.

Solo un iniciado zen como Baduel, puede entender esa vaina.

Pero como la ficción no se queda atrás, le preguntan: ¿Chávez quiere la paz o quiere la guerra? Contesta: Chávez no quiere la paz ni la guerra sino todo lo contrario, Pero como Evo es su cachorro, seguramente le entregará La Paz.

--------------

Ahora es la hora de Ismael. Así declara: Yo soy venezolano pero este es el momento de pensar en el pueblo hermano de Colombia, en nuestra historia común, en la integración. Ese problema es de Ecuador. Nuestra integridad territorial depende de mantener las divisiones.

¿Cómo es eso?

¡Claro, hay que mantener las divisiones de tanques donde están, no enviarlas a la frontera! El presidente piensa que fortaleciendo la integración acabará con la desunión ¡Eso es un exabrupto!

Continúa: Julio César Pineda, cuya luz geopolítica opaca las pantallas, me ha enseñado a tener una Globovisión profunda de una realidad que no puede salir a flote.

¿Y hacia donde apuntan todas esas divisiones?

Su dedo índice incide en sus lentes y dice con rabia: ¡Bueno mijita, hacia Colombia!

----------------

Mientras medita, Baduel escucha un famoso bolero junto a Ravel. Sale de su letargo mental y creyendo haber encontrado la iluminación, dice: ¡aah, ese bolero lo compusiste tú!

¡Que bolas! Deja ya la meditadera que ya esto es como un silencio mediático.

Calma Alberto, recuerda al maestro: “El que sabe, no se apura”

¡Cual calma, chico! ¡Hago de todo para retar a Chávez, para desestabilizar el país y nada! Ese tipo no pierde la calma, siempre está “cabeza fría”

Porque tiene sus movimientos fríamente calculados, Alberto. No debe cundir el pánico sino al revés ¿CAP- taste el mensaje subliminal?

¡Estoy frito! No se quien es peor, tu con esa pose de desagregado militar mezclado con sacerdote budista, o tu mentor Heinz, el monje ético de la verdad científica. ¡Que galimatías!

Mira, Hugo ha fortalecido la frontera para prevenir una guerra preventiva. La debilidad está aquí entre nosotros.

¿O sea que ahora es el momento de atacar Caracas?

¡La debilidad está en la oposición, pequeño saltamontes! Si no fuera por Globovisión nadie sabría que existimos.

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1980 veces.



Plácido R. Delgado.


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor