Predicciones de 2009

¿Por qué los adivinadores solo predicen catástrofes, guerras, desgracias? Jamás auguran una bonanza económica, un matrimonio feliz, un período de paz, el descubrimiento de la cura de una enfermedad. Eso no vende. No llama la atención, como aquel que proponía un periódico que diera noticias como: “Ayer no hubo un terremoto en Consoplonia y no murieron 15.000 personas”. O: “No hubo incendio en la Torre del Eterno Renacer y no se achicharraron obras de arte invalorables”.

Así, me permito predecir algunas cosas de la oposición, que es precisamente tan predecible. Por eso me atrevo a adelantarme incluso al año 2009. Así cualquiera adivina. Por ejemplo, uno de los jefes de nuestra oposición, Álvaro Uribe, cometió la pifia de Rodrigo Granda, tan ridícula que parecía que se la hubiesen mandado a hacer. Al principio respondió con su arrogancia de siempre, pero a poco que la frontera se cerró porque el gobierno venezolano decidió pedir la cédula y la cola llegaba a Bogotá; apenas se retardó un suministro de electricidad; una vez suspendidos los acuerdos comerciales; inmediatamente que se detuvo el contrabando gasolinero de extracción, Colombia se le alzó a Uribe en un monopalpitar de sus corazones. Tuvo don Álvaro que venir a arrastrarse, una ultrapetita patética. Ahora suspenden la negociación humanitaria, otra acción que parece mandada a hacer por el genio de Washington. Uno de los peores errores de la vida es subestimar a los demás. Ahora no pueden evitar la jugada maestra de Chávez. Apenas algunos sicarios del periodismo intentan conmovedoramente disminuir el mérito.

Contarán con bobos que crean cosas como la del maletín de dólares. Si el gobierno venezolano hubiese querido enviar dólares, había muchos otros modos en lugar de encomendarlo a un empresario ligado a Pedro Carmona y que, apenas lo agarraron, se declaró enviado del gobierno venezolano. Lo creen los mismos cándidos que no fueron a votar porque les iban a quitar la casa, el tostiarepas y los chamos. Se ha dicho: todos los días sale un pendejo para la calle, el primero que lo agarre es de él.

Quemarán chaguaramos. Es más, seguro que ganaron el Referendo por los chaguaramos que quemaron. Uno no sabe, como decía Cuto Lamache.

Ya, paro. Como ves, es fácil ser pitoniso.

roberto@analitica.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6173 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a48124.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO