(Palmar, Nixon Moreno, Mendoza)

El camino de las Ratas

No es el Camino de San Diego (de España) para la reflexión espiritual, es el camino de las Ratas de Venezuela para salvarse de sus propias inmundicias.
Cuando un barco se les hunde, las Ratas -por instinto natural- siempre conocen las vías alternativas de escape. Es su naturaleza; robar, infectar de rabia y reproducirse, luego huir del peligro, para después morir en el olvido.

Quien ha dicho que las Ratas no son “religiosas”se equivoca. Ellas también tienen su Dios y practican la religión. Parafraseando a Marx: “las Ratas hacen la religión; la religión no hace a las Ratas... una Rata “religiosa” es la expresión de la miseria real... La religión es la salvación de las Ratas agobiadas por una “sociedad”, o mejor dicho, una suciedad que se derrumba. La religión es el opio y el disfraz de las Ratas". Hoy en día, aquel viejo dicho romano que dice: “todos los caminos conducen a Roma” quedó para la historia, pues solo las Ratas conocen la ruta.

Estas Ratas en su huida; esa mal llamada oposición “venezolana”, verdaderos lacayos del imperialismo norteamericano, han optado, esta vez, por una ruta distinta a la de la gusanera cubana y venezolana de siempre; por el mismo el camino de los Pederastas, a Roma, la capital de la inquisición, en busca de bendiciones y perdones “divinos” que solo Joseph Ratzinger (alias Benedicto XVI) les puede dar -como sucedió con los “Curas y Padres” Pederastas de este continente que desprecia-.

Ratas sin nacionalidad, apátridas. Ahora se auto proclaman como hijos de Roma y el Vaticano, violentando así, de manera descarada, nuestra soberanía. En esa misma inmundicia vemos revolcarse juntos como puercos a los tarifados: al clérigo del Zulia, José Palmar (corrupto y chantajista y extorsionador) y director del panfleto Diario “Reporte de la Economía”; y el “monaguillo” Nixon Moreno (acusado por intento de asesinato y violación de una funcionaria policial), entre otras Ratas que, luego de haber ultrajado, infectado de rabia a otros y reproducirse, hoy intentan huir de la justicia venezolana, para morir después en el olvido. No es de extrañar que Mendoza y otras Ratas, intenten buscar “bendiciones divinas” por la misma ruta inquisidora.

Sin lugar a duda, la revolución a removido los cimientos de la vieja sociedad (suciedad) venezolana, y muchas son caretas han caído estrepitosamente dejando ver los espantosos rostros (ratas) que se escondían y siguen escondiéndose detrás de muchos que visten sotana; detrás de la clase política burguesa y de su lumpen. Incluso, los hay dentro de la revolución, y ya es tiempo de salir de ellos.
¿Hasta cuando permitir que estos funcionarios del imperio y del Vaticano sigan violentando nuestra soberanía? ¿Hasta cuando permitir que sus plantas insolentes sigan hollando nuestra sagrada patria?

basemtch@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3631 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: