¿De qué lado están las bestias?

Hace unos meses escribimos una nota titulada: “En el comando de manuelito
cunde la bobera”.

En ella concluimos que “los continuos errores y la estrategia simplona de
su campaña eran evidencia irrebatible de que la falta de cerebro es el
común denominador en el equipo del hombre que no le pide peras al horno”

Hoy, tal y como están las cosas, pareciera que la ausencia de neuronas ya
no es una característica sólo de quienes están cerca de Rosales. Cual
epidemia, el mal se ha extendido entre una buena parte de quienes militan
en eso que llaman oposición.

Quién iba a creerlo, unos prepotentes y autosuficientes ciudadanos que
ayer nada más afirmaban que los chavistas, a quienes aluden como
chabestias, eran unos ignorantes; reconozcan hoy, que no tienen cerebro
suficiente para evaluar y entender, en tres meses, los cambios
realizados a 69 artículos de la constitución vigente.

El pueblo llano, mientras tanto, discute, argumenta, se muestra
conocedor de los cambios y se declara presto para aprobar la reforma.

¿De qué lado están entonces las bestias? ¿entiende usted, amigo lector,
por qué afirmamos que lo del filósofo del Zulia es contagioso?

¿Dónde quedan los aires de autosuficiencia, los títulos de doctor y la
inteligencia de ese sector de la sociedad que siempre se ha creído
superior al vulgo?

¿Qué tanto de difícil tienen los 69 artículos modificados, que los
“cerebros” del país requieren más tiempo para entenderlos? ¿No les dan
las neuronas para entender dos artículos por día?

Esa oposición que mas bien pareciera una fuente inagotable de idioteces,
pretende decirnos que si mentes tan lúcidas como las del filósofo del
Zulia y John Goicochea no han tenido tiempo de entender el contenido de
la reforma, necesario es posponer el referendo.

Sin embargo, dedican horas y horas a argumentar que los cambios
propuestos atentan contra la propiedad privada, son moralmente
inaceptables, son de corte dictatorial y centralista, eternizan a Chávez
en el poder y cuanta pendejada se les ocurre.

¿En que quedamos entonces? ¿la conocen o no? ¿no será que por conocerla y
entenderla perfectamente es que se oponen?

Nunca lo dirán, porque así actúan con su gente, pero ya sacaron las
cuentas y saben que el pueblo les va a acomodar otra felpa; por ello
juegan a la desestabilización, a la violencia y a la abstención pensando
que con ello deslegitimarán la constitución.

Una imbecilidad que amenaza con convertirse en epidemia, les impide ver
que ya transitaron ese camino y aún hoy pagan las consecuencias.

Sueñan con volver a aquellos tiempos en los que desconocieron la
constitución vigente y arrinconaron a un gobierno que para defenderla
apeló a la frase: “dentro de la constitución todo, fuera de la
constitución nada”.

Su plan es un fracaso anunciado y la bobera de la que están contagiados,
les impide ver que los tiempos son diferentes: Hoy el gobierno es mucho
más fuerte, ellos no tienen a PDVSA, Fedecámaras y la CTV son una
entelequia, ya no quedan Pinochet dentro de las Fuerzas Armadas, los
obispos carecen de credibilidad y los medios perdieron su capacidad de
manipulación.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2567 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor