Los obispos olvidaron el evangelio

Sólo Dios sabe cuánto respeto y quiero a muchos de los que hoy son obispos, ya que con algunos de ellos he tenido la oportunidad de compartir una buena parte de mi vida de fe. Sin embargo, no podría considerarme cristiana, me daría vergüenza proclamar el Evangelio, si con un silencio cómplice dejara de denunciar el abuso y la falsedad que están contenidos en el último documento de la Conferencia Episcopal, titulado “Llamados a Vivir en Libertad”.

Comienzan el mismo indicando que su propósito es “iluminar, (…) el juicio y la decisión sobre el proyecto de Reforma”, cuando la realidad es que cualquier persona se da cuenta que el propósito real es condenar irracionalmente la propuesta, sin mencionar un solo elemento positivo de la misma, ni uno, y ofreciendo argumentos falsos y superficiales.

Dicen, por ejemplo, que la Constitución “no puede ser la consagración de las ideas o propósitos políticos de un determinado grupo partidista”, por lo que “una modificación de la Carta Magna debe apoyarse en el mayor consenso posible”.¿Será que los obispos no saben que la Reforma debe ser aprobada por Referéndum nacional, y que si el pueblo está de acuerdo con ella votará “sí”, y en caso contrario votará “no”?

En un acto de manipulación increíble, ponen al Proyecto de Reforma a decir cosas que no son ciertas. “El gobierno estaría dirigido por un Presidente que puede ser reelecto- sólo él- continuamente”. ¿En qué parte de la Reforma dice que el único que se puede postular es Chávez? ¿De dónde sacaron los obispos semejante mentira?

Insisten, tal y como lo afirmaron en el documento de Julio, que la Reforma propone un modelo “marxista-leninista”, cuando la realidad es que estos conceptos no son mencionados ni una vez en el proyecto. ¿Será que los obispos no saben que una de las banderas del marxismo-leninismo es la estatización de los medios de producción y que la Reforma, en su artículo 115 dice, taxativamente, que se reconoce y garantiza la propiedad privada “sobre los bienes de uso y consumo y sobre los medios de producción”? ¿Será que los obispos no se enteraron que las diferencias entre la ortodoxia del Partido Comunista y Chávez se produjeron exactamente porque el Presidente ha declarado no una, sino varias veces, que él no es marxista-leninista? ¿Será que no escucharon el discurso que fue transmitido en televisión nacional el 24 de Marzo de 2007, cuando Chávez, hablándole a los aspirantes a militantes del PSUV criticó las posturas dogmáticas de algunos revolucionarios y dijo “nosotros no estamos planteando aquí el esquema dogmático de la Rusia soviética de los años 20 ó 30, no es este un proyecto estalinista, no lo es, ni es un proyecto marxista-leninista, porque si Carlos Marx y Vladimir Lenin resucitaran e hicieran un estudio sobre las circunstancias mundiales, seguro harían unas tesis (…) bastante diferentes a las que ellos desarrollaron”?

Afirman que el establecimiento del Poder Popular “vulnera la libertad de asociación”, porque dicho poder no nace del sufragio ni de elecciones, cuando es todo lo contrario, es decir, que uno no tiene que ser electo por nadie para ejercer libremente sus derechos políticos. ¿Será que los obispos no entendieron?

No tengo espacio para seguir enumerando las mentiras contenidas en el documento, sólo culmino indicando que la guinda del helado es que al final del mismo, hacen una cita del Evangelio (Mt 5,12) que es incorrecta. Inaceptable para hombres que tienen toda su vida estudiando la Biblia. ¿Será que este documento no lo redactaron ellos?

columnasinduda@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2791 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas