Tiempo de cambios

Las confesiones de Luis Vicente de León

Luis Vicente de León, que de chavista tiene lo que yo de magallanero, le ha cantado, en larga entrevista concedida a un matutino, unas cuantas verdades a los numerólogos que manipulan cifras para hacer creer que la mayoría de los venezolanos y las venezolanas rechazan la reforma constitucional.

Y aunque advierte que ya en otras ocasiones ha sido víctima de jaurías opositoras que incluso han tratado de segregarlo, no tiene resquemores para adelantar de una buena vez que el presidente Chávez se encamina a otra victoria , y que “sería realmente muy sorprendente si Chávez no gana el referendo de la reforma constitucional con una proporción muy parecida a la de diciembre de 2006, es decir de 6 a 4”.

El director de la firma Datanálisis hizo un análisis también sobre la errática estrategia política de la oposición venezolana, sobre todo en lo que se refiere a la abstención como arma de doble filo. “La oposición acostumbró a una parte de la población a no votar y ahora, cuando ellos necesitan esos votos, no los tienen”. Pero no se detuvo en este aspecto del problema y siguió analizando otros temas que se refieren a la manera equivocada y hasta despectiva con la cual la oposición, o, para ser justos, su liderazgo, asume las políticas sociales que le han dado al gobierno bolivariano una solidez indiscutible en los sectores populares. Y de seguidas admite en su declaración que hasta la clase media se ha beneficiado del acceso a divisas, de la compra de vehículos y de créditos baratos.

La lectura de esta entrevista dominical arroja luces muy claras sobre el escenario electoral que se avecina de cara al referendo constitucional de diciembre, y en general sobre la consolidación del pensamiento socialista como lo que èl denomina “primera fuerza ideológica de la población venezolana”.

Esta realidad electoral, muy adversa de nuevo a los factores opositores que siguen sin presentar alternativas y liderazgos creíbles, es tal vez la mejor explicación del empeño que tienen algunos medios impresos y audiovisuales por ocupar nuevamente el rol opositor que aparece cada vez más diluido en la falta de estrategia y en las pugnas silenciosas y a veces públicas que envuelven a los dirigentes de los grupos y partidos que se oponen al proyecto bolivariano. Pero el propio León advierte sobre la pérdida de impacto que tienen los medios sobre la opinión pública, y pone como ejemplo el caso del maletín con los 800 mil dólares decomisados en Argentina al empresario Antonini. Se sorprende de que, a pesar de los grandes y repetidos titulares y del tiempo que se le dedicó y se le sigue dedicando a ese extraño caso, tratando de vincularlo con los más altos niveles del Ejecutivo, el efecto sobre la popularidad del presidente Chávez y de su gobierno ha sido nulo.

Estas aseveraciones de Luis Vicente de León, quien sigue siendo, como el mismo afirma, militante del campo opositor, no tienen desperdicio, en cuanto a lo que implican como radiografía del momento político actual. Y revelan que, a la oposición le sigue esperando un amplio desierto que se niega a atravesar, y cuya primera etapa debe ser, sin duda alguna, el reconocimiento sin disimulos de que se trata de una fuerza minoritaria y de que la seguidilla de victorias del chavismo no es producto de fraude o de ventajismo sino de su condición de factor mayoritario en la sociedad venezolana. Con los ojos cerrados no se va a ninguna parte.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4426 veces.



Vladimir Villegas

Periodista. Ex-presidente de VTV, ex-viceministro de Relaciones Exteriores para Asia.

 vvillegas45@gmail.com      @VladiVillegas

Visite el perfil de Vladimir Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: