Qué fácil es que ahora algunos critiquen a DiMartino

Había por el occidente del País una ciudad que no tenía gran infraestructura deportiva y nadie decía nada. Había una ciudad sucia, pero eso si con muchas aceras que destruían todos los días las antiguas contratistas, y nada de asfalto y nadie criticaba nada.

Ya vienen los come huevos con sus discursos y discursillos vacíos y preelaborados por empresas de publicidad e imagen. Ya vienen los agoreros profesionales que solo viven del odio a los logros del gobierno bolivariano

Vino un Alcalde joven, con sangre y furia futbolista y comenzó a preocuparse por todas las grandes instalaciones deportivas de la ciudad y a muchos molestó, porque así es la realidad de algunas personas que se dejan llevar por los caminos de la sin razón, y del odio ciego, son envidiosos.

Se levantan los come huevos y comienzan a criticar las pancartas, los avisos y hasta a la mascota de la Copa América, de la cual nuestra ciudad es una de las más importantes sedes.

Los come huevos son una especie de raza de disociados que están creídos que en un evento como la copa América, no merece que se le dedique a nuestra ciudad un cariño en el marco de este evento de tanta trascendencia histórica y deportiva. Ahora la excusa es el ornato de la ciudad que acoge a deportistas de toda América, para ellos y ellas cualquier excusa es apropiada, pero seguirán haciendo el ridículo, una vez más serán derrotados.

Muchos y muchas siguen creyendo que Maracaibo es una ciudad de tercera o cuarta categoría y por lo tanto desearían que siguiera siendo algo más que un pueblo grande con ínfulas de capital de segunda, es así como nos ven los disociados mediáticos palangristas.

Hay que ser bien come huevo, para seguir creyendo que los marabinos y marabinas somos como una especie de subciudadanos sin derecho a tener una ciudad digna como ahora es la nuestra.

Estos come huevos viven su disociación aspirando a ver a Maracaibo, como se acostumbraron algunos en la capital, como una ciudad de tercera categoría y a sus habitantes como una especie de semisalvajes domesticados.

Tenemos el mejor Alcalde de toda la bolita del mundo y de Venezuela, y la apariencia de nuestra ciudad se hace evidente. Tenemos las mejores instalaciones deportivas del país, porque tenemos en la alcaldía a un verdadero gerente municipal y no a un guarimbero al más puro estilo de los Chacao y Baruta, que están más preocupados en tumbar a un gobierno electo por el pueblo de manera contundente, que atender a la necesidad del pueblo.

Una pancarta es la nueva excusa de los come huevos, para pretender crear una olla mediática que caliente las calles de Maracaibo. Sepan ustedes señores olleteros advenedizos y tarifados, que las calles de Maracaibo se van a calentar al Rojo Vivo, pero con la alegría de un pueblo que saldrá a disfrutar esta gran fiesta deportiva que por primera vez se celebra en nuestro país.

Quedaran los come huevos, con las ganas de mover al pueblo de Maracaibo a defender los intereses de los Marcel Granier y de RCTV, el pueblo quiere Paz y tranquilidad.

No podrán dañar la imagen de nuestro Alcalde, no podrán ensangrentar las festividades deportivas que hoy comienzan a nivel nacional, porque aquí hay un Pueblo Alerta que sabrá responder a todo intento terrorista de sabotear esta nuestra fiesta deportiva que por primera vez se celebramos en nuestro país, que nos coloca al nivel de las mejores naciones futbolistas de América latina y del mundo.

El pueblo de Maracaibo, de todo el estado Zulia, está con Giancarlo DiMartino y sabrá defender el disfrute en Paz, de la fiesta del deporte Rey. Las maniobras financiadas y propiciada desde sectores zulianos vendidos a la oligarquía nacional y a los intereses imperiales, serán derrotadas por un Pueblo digno y conciente.

¡Vayan a comer Huevos!

obedvizcaino@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2579 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor