Mi palabra

La loba disfrazada de caperucita

"Las únicas copias buenas son aquellas

que nos permiten apreciar el ridículo de los originales"

La Rochefoucauld

"Los hechos no dejan de

existir, aunque se los ignore"

Aldous Huxley

A medida que nos acercamos al 28 de julio, las falsedades y ridiculeces de la inhabilitada totalmente desesperada se están presentando una detrás de la otra y, cuidadito si no se le ocurre dormir en un barrio de nuestra Venezuela, como lo hizo en una oportunidad en plena campaña electoral "El tigre" Eduardo Fernández, cuando se sintió derrotado en las encuestas, aunque las coincidencias son bastantes entre estos dos personajes de la derecha. Lo de María Corina, parece un copia al carbón al ver su muñequito de cuerda, esperando que lo carguen, ya que, no sube en los números, porque es sumamente difícil levantar un fósil de estos y, por eso no le queda otra, si no seguir inventando tantas mentiras en su loca travesía al país, el cual van apareciendo a través de los medios apoyadas por el aparato mediático, hasta presentar a la mentirosa, como una todopoderosa confidente capaz de enfrentar todos los obstáculos al mejor estilo de la mujer maravilla, a quien solamente le falta el disfraz.

Si, se desayuna con una empañada, algo bastante raro en una mujer tan refinada y, de una clase privilegiada, a quien no le falta su cocinero especializado para las comidas, pero en campaña le echa mano a cualquier bocado y es raro, que no haya aparecido un vendedor de perros calientes en los cuentos de último momento, porque cualquier movimiento de inmediato aparece a grandes titulares ¡Cerraron el negocio, donde desayuno María Corina! por supuesto, todo está preparado, desde los desconocidos dueños, hasta las sonrisas ensayadas, de quienes se prestan para presentar la fotografía, como un testimonio del hecho. Si, se hospeda en algún hotel de ciudad o pueblo, aparece primero la nota del cierre del local, que las verdaderas tomas de las concentraciones, porque eso no es lo que interesa. Quedó de lado la fulana dictadura, porque no es fácil seguir metiendo ese mojón; pero se buscaron uno más asequible para seguir presentar al gobierno, como un persecutor de la niñera y su muñeco de cuerda, quien parece escogido para dar una misa y, no para una campaña electoral, donde su representante se juega, hasta los arrebatos de histeria.

Es una nueva versión del "tigre" Eduardo Fernández, pero más agresiva y comprometida con el imperialismo, la diferencia la época y la responsabilidad adquirió de antemano, con el gran protagonista del momento: el gobierno de los Estados Unidos, que echan mano de cualquier títere, que les sirva para mantener su hegemonía sin importarles el sufrimiento de nadie en el mundo, ya que, cambian de color de acuerdo al momento y las circunstancias. El caso de Palestina y el genocidio perpetrado por Israel, para el gobierno de Biden, es un capítulo propio del que está acostumbrado a crearlos, pero sirve de ejemplo de cómo callan, cuando les conviene y de esto no dice absolutamente nada la nueva caperucita –pero de cualquier color menos roja, porque le da vómitos–y su muñeco de cuerda. Todo está diseñado para echarle tierra, como los gatos a las barbaridades cometidas por la plana mayor de la oposición, cuando las guarimbas y en ese macabro episodio la inhabilitada fue protagonista principal.

La María Corina, en cada salida se está encomendado a todos los santos habidos y por haber, aunque no cree en ninguno, porque para ella existe solamente uno todopoderoso, el cual representa su verdadero apoyo y patrón de su devoción: el gobierno de EE. UU. Por momentos su jefe supremo se mantiene callado, sin dejar de mover los hilos sabiendo perfectamente la marioneta, que tienen totalmente entregada a sus planes perversos. No es simple casualidad, que todas las triquiñuelas están preparadas para presentarla, como una víctima del gobierno, después de la cantidad de atropellos contra el pueblo venezolano, sobre todo en un momento bastante lamentable para el mundo y, del cual no escapaba Venezuela, como fue la pandemia del Covid-19, donde el gobierno del presidente Nicolás Maduro, demostró el temple suficiente para atender al pueblo y enfrentar una verdadera jauría, comandada por Donald Trump y compañía, con venezolanos arrastrados a sus pies en perjuicio de su propio pueblo.

Nadie puede olvidar los episodios amargos creados por la oposición, desde el mismo momento de llegar el comandante Chávez al poder, ni caer en la red, que están lanzando para capturar y embelesar incautos. Después de los actos, con o sin el muñeco de cuerda, presentan parte del libreto, con el cual vienen recorriendo el país, pero precisamente han hecho más énfasis en los estados menos poblados y, donde el atraso ha sido un problema por años. Da la ligera impresión, que los encargados de montar los actos toman en cuentas estos indicadores: poca población en medio de la vulnerabilidad por el atraso.

Es tan desarrollada la habilidad del imperialismo para transformar de la noche a la mañana a cualquier personaje, que le sirva en sus macabros planes, que, a Carlos Andrés Pérez, cuando fue ministro de Rómulo Betancourt, al cumplir con la "famosa" orden ¡Disparen primero y averigüen después! con el resultado de un incontable número de muertos de un perfecto matón, para después limpiarle la cara con la urgente tarea de recorrer al país brincando charcos, para presentarlo, como candidato. Ahora, nuevamente le quieren meter al pueblo, como dicen en el argot popular ¡gato por libre!: la María Corina, con su monigote a cuesta, después de pedir invasión, sanciones y todo lo que se le antojaba, pero ahora el pueblo ha aprendido a rechazar todos estos personajes tan bien preparados, que, al final parecen unos verdaderos angelitos repartiendo golosinas. La propia loba, disfrazada de Caperucita Roja.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2476 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: