Mi palabra

María Corina la modelo del fascismo

"El que guarda silencio no declara contra sí mismo"

Aldous Huxley

No esconde la cara, pero guarda silencio, cuando le conviene. La infló el imperialismo, después de haber hecho su trabajo, con la aplicación de medidas criminales contra el gobierno y el pueblo venezolano, por no haberse arrastrado al nivel de esta dama. El parapeto de primarias arrojó el resultado esperado por todo el mundo, porque la estrategia era realizarlo en medio de todas las contradicciones y palabrerío habidas y por haber entre todos los candidatos participantes ¡haz bulla para que te oigan, así, sean disparates! Además se sabía la reacción del verdadero interesado de unos comicios totalmente monitoreado por el gobierno de los Estados Unidos y el que no se amoldara a los lineamientos previamente establecidos, sencillamente quedaba marcado por el gobierno de Biden, por lo tanto podía dar por perdidas sus propiedades en el norte estadounidense y tirar al cesto de la basura su visa y pasaporte, utilizado exclusivamente para vacacionar en USA.

El giro de la política en Venezuela, viene produciendo sobresaltos y sorpresas nunca esperados. Ahora, el reclamo del Esequibo, ha despertado una ola gigantesca del patriotismo sembrado por nuestros libertadores y reafirmado por el comandante Chávez y el valiente estratega presidente Nicolás Maduro. A la par de esto, el gobierno de los Estados Unidos, se está enredando en sus propias contradicciones en medio de la desesperación de ver, como aparecen otras naciones marcando la pauta, tanto en el plano económico, como militar; lo que se conoce, como el nuevo orden multipolar, quedando a un lado la hegemonía mantenida por años a expensas de la rapiña implementada hacia otros países a través de la moneda estadounidense, como el anzuelo para pescar incautos. No es simple casualidad, que en el momento de una pandemia mortal, arreciaron la dolarización en nuestro país y para esto se prestó la oposición y su ficha principal la terca inhabilitada.

En los momentos, cuando el autoproclamado e interino se paseaba con sus ínfulas de grandezas de niño mimado del imperialismo, la modelo fascista se mantenía en un silencio estratégico, ya que, sabía del futuro fracaso del pomposo Guaidó y nadie más que ella, podía agarrar el relevo por sus antecedentes mostrados en cada presentación, casi emulando al nuevo sucesor de Hitler, Javier Milei en Argentina, con la diferencia, que la dama del circo por momentos sabe sonreír y este trata por todos los medios de imponer miedo con un rostro, que, si es como estrategia electoral, parece una estrategia muy equivocada, pero parece, que no hay otra manera de promocionarlo por el saco de contradicciones, desde niño –rompió relación con sus progenitores– el cual alberga en su alborotada cabeza y cualquiera al verlo se da cuenta, que está en presencia de un ser anormal.

En los actuales momentos, cuando el gobierno de Guyana ha venido atizando la hoguera, encendida estratégicamente por el gobierno estadounidense y se necesita la presencia en alma, corazón y raciocinio de todos los habitantes de nuestra amada tierra, porque ¡el Esequibo es nuestro! La dama, empieza a irse por las ramas al no conseguir los argumentos suficientes para evadir la responsabilidad, más allá, que su aspiración sea llegar, hasta donde los gringos le ofrecieron llevarla cargada, como una reina de carnaval. Qué se puede esperar de un opositor de esa calaña, que abiertamente haya expresado admiración por Luis Almagro, secretario de la OEA, el mismo, que recientemente le brindó su apoyo a Guyana, en sus intentos por arrebatarle el Esequibo a Venezuela y de paso de la manera más descarada está en contra del referéndum consultivo impulsado por el gobierno venezolano.

Todo esto nos orienta y nos ilustra de la clase de marioneta puesta en función por el imperialismo en sus aspiraciones por acabar con el proceso bolivariano dirigido por el presidente Nicolás Maduro. Todas las picadas lanzadas por la Corina Machado, llevan el veneno producido en los laboratorios de la CIA en los Estados Unidos. Lo que ayer pedía con incontenibles alaridos: una invasión, hoy lo desmiente y esconde en un falso silencio, ya que, no puede seguir alimentando esperanzas, el cual van quedando en el olvido, aunque en boca de una auténtica fascista todo es posible, porque ha sido probada en la realidad por sus arrebatos histéricos desesperados propios de los que son seleccionados para cumplir una tarea encomendada y de pronto es rechazada sin haber despertado de su propia maraña.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1465 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: